• Los paquetes de la cableoperadora se ofertan a través de redes sociales y en Mercado Libre con precios en dólares. En Caracas ya algunos usuarios han adquirido el servicio pese a la ilegalidad de la compra

Cuando a Víctor González* le comentaron vía WhatsApp que había opciones para activar de nuevo la señal de Directv en su hogar, no podía creerlo. Apenas terminaba de asimilar que el servicio que contrató hace ocho años dejó de funcionar abruptamente en Venezuela hace poco menos de un mes, justo en medio del decreto de cuarentena. 

Quienes le hablaron de la posibilidad de tener de nuevo el servicio fueron unos socios de trabajo que residen en el estado fronterizo de Táchira, una entidad que —desde hace años— ha adoptado como método de supervivencia a la crisis la adquisición de productos y servicios de telecomunicaciones colombianos para garantizar así una mejor calidad, y a mejor precio. Directv está incluido en esa lista. 

Es por ello que luego de la suspensión en Venezuela, las solicitudes de codificadores colombianos de Directv aumentaron, no solo en el estado andino. La venta en el mercado negro de estos equipos se propagó fácilmente y llegó hasta Caracas. A la puerta de Víctor específicamente.  

Estimaciones del número de usuarios de Directv en Venezuela

2.300.000

de suscriptores

10.000.000

de usuarios

Fue una semana después de aquella conversación por mensajería instantánea con sus socios cuando González recibió el kit de Directv Prepago en su casa, ubicada en el municipio Baruta. 

El proceso de compra fue sencillo, según comenta en entrevista para El Diario. El equipo lo pidieron en Cúcuta, un amigo con cuenta bancaria en Colombia lo pagó en pesos y lo llevó hasta Táchira, donde fue enviado a la capital.

Su instalación tampoco fue complicada, siguió todos los pasos que señalaban las indicaciones y no se vio en la necesidad de cambiar su antigua antena de Directv Venezuela, ya que esta funciona para captar la señal colombiana. 

Para Víctor la adquisición del servicio de telecomunicación es un alivio, sí, pero uno mucho más costoso que el que tenía anteriormente. Por el kit (incluye decodificador, antena y control) pagó 50 dólares, se los canceló a su amigo a través de la aplicación Zelle. Otros 30 dólares se los envió para costear tres meses del servicio.

Un pago que se ahorró fue el de cancelar a los revendedores de estos equipos un adicional por recargar el saldo del codificador. En su caso pudo hacerlo gracias a un allegado que vive en Colombia.

Foto: Cortesía

Victor cancela 10 dólares mensuales por todos los canales que disfrutaba anteriormente más lo que él considera un “plus”: los 22 canales colombianos que están integrados a la programación. 

Foto: Cortesía

González ve con incredulidad que le puedan quitar nuevamente la señal, esta vez por usar un servicio de telecomunicación colombiano. No cree que sea posible pese a la reciente sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) donde se prohíbe la importación y comercialización de equipos tecnológicos “y de cualquier índole” relacionados con Directv.

“Yo he hablado con técnicos y me dicen que es difícil que la quiten la señal. La verdad este (codificador) me gusta más porque trae los canales colombianos que son mejor opción (…) Si me lo quitan pues perderé los reales pero mientras tanto las niñas están entretenidas, la de 9 años está feliz con su Disney Channel”, afirma el hombre. 

Foto: Cortesía

Un mercado difícil de parar 

Aunque la sentencia del TSJ detalla la prohibición de comercializar estos equipos, algunos expertos en el área ven poco factible que pueda impedirse que sigan llegando codificadores colombianos para activarse en Venezuela. Pues no existen mecanismos para identificar si se produce un cambio de ubicación geográfica. 

Un experto en Telecomunicaciones, que prefirió resguardar su identidad, dijo para El Diario que, desde el punto de vista técnico, Directv no tiene información de cuál es la dirección física en donde el equipo está siendo instalado.

“Si una persona compra un decodificador en Cúcuta y se lo lleva a San Cristóbal la diferencia no es ninguna (…)  mientras tengas la antena conectada y apuntando al satélite y el equipo conectado, digamos, para los efectos es lo mismo”, dijo. 

En este punto coincide Fran Morroy, periodista especializado en informática y telecomunicaciones, que asegura en entrevista para El Diario que la sentencia del TSJ contra Directv aumentará la venta y compra en el mercado negro de codificadores y antenas de la cableoperadora. 

Esta medida no va a servir para frenar la importación de decodificadores y tarjetas provenientes de Colombia. Otra consecuencia que se va a producir es que se creará un torniquete el cual el mercado lo va a intentar solventar por otras vías, lo que es algo totalmente terrible”, detalla.

Morroy también agrega que para hacer frente a esta situación Directv panamericana y Directv Colombia están haciendo pruebas para ver cómo restringen la señal para Venezuela. Aún no han logrado hacerlo. 

Ante esto la venta de estos equipos provenientes de Colombia ha aumentado, no solo a través de la mensajería instantánea donde se ofrecen diversos paquetes y promociones por medio de cadenas, también en plataformas como Mercado Libre. Allí el kit de Directv se ofrece en varios estados del país: Táchira, Trujillo, Carabobo y Caracas.

Justo a través de la mensajería instantánea fue que Lucía Calderón* también obtuvo el servicio que vio perdido cuando Directv Venezuela cerró sus operaciones. Solicitó un kit completo con paquete básico, gastó alrededor de 150 dólares. Una cantidad mucho mayor a la que canceló Víctor y también al precio real del servicio en Colombia.

En el país vecino Directv con un plan básico se oferta en 49.900 pesos, lo cual equivale a 13,4 dólares de acuerdo al tasa oficial del Banco Central de Venezuela (BCV). Lo que quiere decir que un revendedor venezolano obtiene ganancias mayores a 80% por la venta de un solo kit. 

Foto: Cortesía

La reventa de estos equipos es bien conocida en la región andina, pero ahora también se expande por el resto del país. La demanda de kits se muestra como solución a la suspensión de la señal de Directv en Venezuela, pero en el marco de ilegalidad y con precios exorbitantes que muchos usuarios acceden a cancelar. 

*El nombre de las entrevistadas fue modificado para proteger su identidad 

Noticias relacionadas