• El entrenador portugués aclaró para El Diario que la información que se generó en las redes sociales es falsa

Es falso. En las redes sociales se generó un rumor sobre la renuncia del portugués José Peseiro como director técnico de la Vinotinto, en vista de que Jesús Berardinelli, presidente de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF), habría sido detenido en el estado Yaracuy.

En El Diario consultamos, este lunes 20 de julio, al seleccionador de la Vinotinto y este desmintió el rumor. Aclaró que dirigirá a la selección nacional en las Eliminatorias Mundialistas.

“No es verdad, no entiendo porque essa question (por qué esta pregunta)” José Peseiro – DT de la Vinotinto

Presunta detención de Berardinelli

Berardinelli habría sido arrestado en la ciudad de San Felipe, en Yaracuy, y estaría siendo trasladado a Caracas (según informó el periodista Alfredo Coronis) luego de ser acusado por manejo irregular de los fondos que entregó el Estado venezolano a la FVF.

De acuerdo con Coronis, es falso que las autoridades del Estado ordenaron desalojar la sede de la FVF. En la misma estaba prevista una reunión de trabajo, pero la dirigencia recomendó enviar al personal a sus casas.

Elvis Amoroso, contralor del régimen de Nicolás Maduro, solicitó el pasado 17 de julio a la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario de Venezuela (Sudeban) suspender las transacciones bancarias relacionadas con Berardinelli, con el propósito de proteger los recursos otorgados por el Estado al ente federativo.

La medida es de carácter preventiva e impide al directivo gestionar sus recursos en cualquiera de sus cuentas bancarias en territorio nacional. Según Amoroso, este procedimiento legal no es en contra de la FVF, sino en particular contra Berardinelli. 

La FVF anunció que el organismo federativo no es una entidad pública para estar recibiendo dinero de cualquier institución estatal o ministerio, en forma de aportes, transferencias, donaciones o incentivos fiscales.

Advirtió que la FVF corre el riesgo de ser desafiliada por la FIFA debido a injerencia de terceros, en vista de que los estatutos de la misma tienen prohibido que la política intervenga en asuntos federativos.