• La hiperinflación acumula 38 meses consecutivos y el efectivo representa el 2.2% de la liquidez. Analistas de mercado informaron para El Diario que, sin un cambio de fondo en las políticas públicas, la economía venezolana seguirá presentando los peores indicadores del mundo. Foto: Javier Cedeño

Nicolás Maduro anunció que trabaja en la digitalización total de la economía y de los medios de pago para así “fortalecer” el bolívar, sin embargo, analistas consultados por El Diario enfatizaron que a través de la banca no se detendrá la depreciación de la moneda nacional y se frenará la hiperinflación, sino a través de un plan de disciplina fiscal y monetaria.

“El bolívar no se puede fortalecer sin una acción del gobierno”, afirmó el economista Alexander Guerrero. 

Explicó que el problema es el insostenible déficit fiscal que arrastra el país, el cual mantiene una relación firme con la hiperinflación y bajo este esquema no hay forma de que el Banco Central de Venezuela (BCV) pueda detener la depreciación de la moneda.

“Hay un déficit fiscal entre 58% a 65% que el gobierno monetiza en el BCV. Ese déficit en términos del PIB es algo inmenso y la razón por la que tenemos hiperinflación”, apuntó Guerrero. 

Banco dolarización

El economista manifestó que ante las dificultades para acceder al papel moneda, no hay forma de detener el proceso de digitalización de los medios de pago; pero la banca no tiene ningún mecanismo que permita cerrar la brecha fiscal, y reprimir la liquidez no va a hacer retroceder la hiperinflación y la destrucción del bolívar. 

Por su parte, el economista Jesús Casique, director de la firma Capital Market Finance, dijo para El Diario que la monetización del déficit y la entrega de dinero a través de bonos mantienen en alza a la hiperinflación y a la baja el poder de compra del bolívar. 

La liquidez monetaria está conformada por el efectivo, la cuenta corriente y la cuenta de ahorro. Casique detalló que en Venezuela el efectivo representa el 2.2% de la liquidez.  

“Si comparamos con Colombia y México, el efectivo es el 12% y el 8% de la liquidez, respectivamente”, detalló el economista.  

Destrucción del bolívar

La moneda cumple tres funciones: servir de medio de intercambio; como unidad de cuenta, es decir para imputar los precios a bienes y servicios; y como reserva de valor, para preservar el poder adquisitivo en el tiempo.

Actualmente el bolívar no cumple ninguna de esas funciones, explicó el economista José Guerra, porque como ha sucedido en otros países, la hiperinflación destruyó al signo monetario local (sol en Perú, peso en Argentina, real en Brasil).

“Asociada a la hiperinflación está la depreciación del bolívar y ese movimiento conjunto de alzas de precios y depreciación de la moneda no parece tener solución inmediata, debido al hecho de que el gobierno no cuenta con fuentes genuinas de financiamiento y por tanto acude al BCV para que lo financie”, reafirmó el presidente del Observatorio Venezolano de Finanzas en un documento enviado a la redacción de El Diario

La firma Ecoanalítica indicó que en noviembre de 2020 el uso del dólar como medio de pago alcanzó 65% de las transacciones, mientras Consecomercio informó que al cierre del año los pagos en dólares llegaron a representar el 80%. El régimen contradijo las cifras e indicó que representaron 20%.

Alexander Guerrero explicó que un 75% de la población venezolana no tiene acceso al dólar porque el salario mínimo no le da posibilidad de acceder a la divisa

“Ahora si el 80% de las transacciones comerciales se hicieron en dólares, eso quiere decir que el 20% de la población hizo el 80% de las transacciones comerciales, entonces el número no cuadra. Pero es obvio que lo manifestado por Consecomercio es una presión política en la que le manifiesta al gobierno el creciente volumen en transacciones en dólares”, refirió Guerrero.   

Dólar vs bolívar digital

El Observatorio Venezolano de Finanzas estimó que la tendencia a dolarizar los pagos se va a acentuar en la medida que siga activa la espiral inflacionaria, la cual en enero parece ha tomando ímpetu.

Para Guerra el bolívar es irrecuperable porque “el venezolano le perdió confianza, lo cual es mortal para una moneda”.

Afirmó que el régimen conservará al bolívar como signo monetario, pero al mismo tiempo se va a entender con la banca para la digitalización de los pagos, basándose en el dólar. 

“Eso es: las personas compran un bien y lo pagarían en dólares al tipo de cambio correspondiente, de forma tal que el fisco pueda recaudar en bolívares el impuesto a las ventas. Entre tanto, la dolarización ha provocado una exclusión social y evidenciado un nivel de desigualdad como no se había visto en Venezuela”, dijo José Guerra.  

Digitalización incierta

El economista Jesús Casique apuntó que, con la digitalización de la economía, el régimen busca reducir costos y minimizar el transporte y distribución de billetes y monedas. “Pero antes de este proceso se deben restar nuevamente ceros al bolívar, hay que hacer una nueva reconversión monetaria”.

En relación con la apertura de cuentas bancarias en dólares en “todos los niveles”, Jesús Casique recordó que no es una novedad y que el gobierno espera que, con el apoyo de las instituciones bancarias, agarre fuerza la dolarización financiera, por lo que al cierre de 2021 podría llegar a un porcentaje representativo en la medida en que los venezolanos abran cuentas en dólares.

“En tanto, el objetivo de la banca es que los actores recuperen confianza”, dijo Casique.

 “Multimetalismo”

El economista Alexander Guerrero expuso que establecer un sistema en el que se elimine el BCV y operen todas las monedas de reserva, sin que exista moneda local, puede revertir los desajustes monetarios e hiperinflación. 

“Para llegar a ese punto se requieren grandes reformas económicas, financieras e institucionales (….),  recuperar el estado de derecho que proteja la propiedad privada y que el gobierno no se inmiscuya en la producción de bienes y servicios”, aseveró Guerrero. 

De igual forma explicó que hay que resolver todos los problemas fiscales del gobierno, privatizar todas las empresas del Estado, incluyendo Pdvsa, y sacar a subasta los activos con valor intrínseco para pagar deuda y tener acceso a los mercados.

“Pero hay que tener voluntad política y no la hay en el gobierno y tampoco en los partidos de oposición, que en estas cosas son similares, no hay mucha diferencia. Su visión de la economía es la misma”, argumentó el economista.   

Noticias relacionadas