• El organismo estima que los inventarios de crudo de los países desarrollados disminuirán en promedio unos dos millones de barriles diarios para el cierre de 2021

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ajustó sus proyecciones de consumo energético para la segunda mitad de 2021. La medida ocurre a tan solo horas de que se produzca la reunión de los ministros de los Estados miembros del bloque.

Desde el organismo estiman que, de mantenerse los actuales niveles de producción, se registrará una caída de los inventarios de crudo cercana a dos millones de barriles por día (bpd). Esta situación se contrapone a lo experimentado al principio de la pandemia de covid-19 cuando las reservas de petróleo de gran parte de los países registraron un alza histórica, debido a la paralización de la economía, que obligó a disminuir el bombeo del hidrocarburo en un intento por estabilizar los precios.

Venezuela

Si bien es factible que se produzca un acuerdo en el seno de la OPEP para elevar la producción de sus miembros es poco probable que esta medida tenga un impacto en la industria petrolera nacional.

Pese a contar con una de las mayores reservas de petróleo del mundo, el bombeo de crudo nacional es cuando menos insignificante pues la caída de la producción ha ocasionado que los volúmenes de extracción de Petróleos de Venezuela (445.000 bpd) sean menores que los de otros países de la región como Colombia, que en marzo produjo casi 750.000 bpd.

A esto se suman las sanciones impuestas por el gobierno de Estados Unidos que dificultan al régimen de Nicolás Maduro poder encontrar comprador para el crudo venezolano.

El cambio en la postura de los países productores de crudo se produce a raíz del aumento en el consumo luego de que las principales economías del mundo han comenzado a operar con normalidad gracias a las campañas de vacunación.

De acuerdo con una evaluación realizada por el Comité Técnico Conjunto de la OPEP, a la cual tuvo acceso Bloomberg, es factible que para finales de julio los inventarios en los países desarrollados regresen a niveles similares a los vistos entre 2015 y 2019.

Esto ha permitido un incremento, en lo que va de año, del 36% del precio del barril WTI Texas, que sirve como referencia del mercado americano. Lo propio tan bien ha sucedido con la cotización del crudo Brent que ha registrado un alza de 35,6% este año. 

“Hay muchas partes móviles cuando se trata de factores que afectan el mercado mundial del petróleo, como el ritmo del cambio durante la pandemia”, comentó el secretario general de la OPEP, Mohammad Barkindo.

El funcionario destacó a su vez la importancia de la labor realizada por el denominado OPEP+, que está conformado por los miembros de la OPEP y los 10 mayores productores de crudo no alineados entre los que se incluye Rusia.

Afirmó que gracias a los acuerdos alcanzados por la OPEP+ ha sido posible mantener la estabilidad del precio del petróleo en vista de que esta ha brindado confianza a los mercados.

Aumento de la producción

La creciente demanda de petróleo por parte de las principales economía supone una oportunidad para que la OPEP, de forma conjunta, incremente el flujo de petróleo. Sin embargo, esto también plantea un nuevo reto ya que el organismo debe medir con precisión el alza de la producción debido a que en caso de inundar el mercado podría provocar un nuevo desplome de los precios lo que sería contrario a sus propios intereses.

De acuerdo con proyecciones realizadas por la organización, actualmente la demanda de hidrocarburos se ubica en unos 96,5 millones de bpd, cifra sobrepasa la producción de los países no alineados (63,5 bpd) y los miembros de la OPEP (25,08 bpd).

Mayores productores. Rusia y Arabia Saudita son dos de los países que concentran niveles de producción de petróleo más altos en el mundo.

Esto representa una brecha de casi 7 millones de barriles de crudo al día, que podrían ser inyectados por ambos actores.

El aumento de la producción representaría una revisión de los acuerdos alcanzados por los miembros de la OPEP+ en abril de 2020 cuando se logró una reducción de 10 millones de bpd para frenar el excesivo aumento de los inventarios y la caída del precio del crudo.

Como parte de dicho acuerdo los distintos Estados se comprometieron a mantener relativamente estable su producción hasta abril de 2022, momento en el que el acuerdo sería sometido a revisión dependiendo de las condiciones del mercado.

Irán

Un actor que podría ejercer un peso significativo en el mercado petrolero mundial es Irán debido a que el gobierno de ese país se encuentra en negociaciones para detener sus planes de enriquecimiento de uranio y a cambio de que les sean levantadas las sanciones económicas que pesan en su contra.

Esto representaría la puesta en marcha del acuerdo firmado en el año 2015 por Irán con el denominado P5 + 1 compuesto por Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania que tenía como objetivo una desescalada de las tensiones diplomáticas con Occidente, causadas por sus investigaciones nucleares. Dicho pacto llegó a su fin en el año 2018 luego de que el entonces presidente de EE UU, Donald Trump, expresase su intención de abandonarlo por considerarlo tan terrible que “podría causar un holocausto nuclear”.

De concretarse un levantamiento de las sanciones económicas que pesan sobre el régimen iraní, esto podría permitir que la nación persa pueda elevar sus exportaciones.

Este escenario ha sido comentado por el propio ministro de petróleo de ese país, el cual señaló que no tendrían ningún inconveniente en incrementar rápidamente su producción. Se estima que esto podría traducirse en un flujo de crudo de unos 4 millones de bpd, lo que pondría más petróleo en el mercado.

Desde la OPEP ven como un hecho este escenario y aseguran que no afectaría la estabilidad de los precios registrada en lo que va de 2021.

“Anticipamos que el retorno de la producción y las exportaciones iraníes al mercado global, ocurrirá de manera ordenada y transparente, manteniendo así la relativa estabilidad que hemos trabajado arduamente para lograr desde abril del año pasado”, expresó Barkindo este 31 de mayo.

La reunión de los ministros de petróleo de la OPEP podría significar el primer paso del proceso de recuperación de la producción que permita retornar a las cifras de exportaciones registradas previo a la pandemia.

Noticias relacionadas