• Guti, como es conocido, forma parte del cuerpo técnico de Kike García en el Tauro FC, en la Liga Panameña de Fútbol. Previamente, estuvo en las selecciones sub-17 y sub-20 de ese país. En una entrevista para El Diario, el exportero habló de su trayectoria y explicó en qué consiste su metodología de trabajo

Trascender es el verbo que usa Carlos Gutiérrez para definir el momento de su vida en el que decide fundar la primera academia de porteros en Panamá: la Escuela Especializada en Arquero (EEA). Durante 15 años como futbolista profesional defendió el arco de varios equipos. Ahora el venezolano destaca por la formación y el desarrollo de guardavallas en el exterior.

Guti, como es conocido en el fútbol, trabaja como preparador de arqueros del Tauro FC — dirigido por el también venezolano Enrique “Kike” García— en la Liga Panameña de Fútbol. Previamente, el exportero desempeñó este cargo en CAI de La Chorrera, Costa del Este FC y las selecciones sub-17 y sub-20 de Panamá.

“Mi metodología de trabajo se diferencia mucho en cuándo o cómo hacer cosas diferentes con el arquero, para que este viva diferentes situaciones del juego. Eso implica que tenemos que hacer muchas simulaciones, con objetivos precisos, de manera que cuando le suceda en la competición note la diferencia”, dice el venezolano en exclusiva para El Diario.

Carlos Gutiérrez

Esta metodología, explica, se basa en toda la experiencia que ha adquirido en el extranjero, principalmente en España. En marzo de 2020 hizo una capacitación especializada en el Atlético de Madrid. Asimismo, realizó unas pasantías en el Espanyol de Barcelona, Rayo Vallecano y UE Castelldefels.

Inicios bajo los tres palos

Antes de custodiar las vallas, Carlos Gutiérrez fue jugador de campo y practicó varios deportes, como baloncesto, voleibol y artes marciales. En 1998, a los 16 años de edad, debutó como portero profesional con Real Sociedad Cabriales. En un principio, representó a la selección de fútbol del estado Carabobo.

Muchos de los entrenadores que tuve eran empíricos: repartían sus conocimientos, pero no estaban fundamentados en la metodología, para optimizar o mejorar al principio la formación y después el rendimiento del juego. Entonces, uno jugaba mucho con las virtudes y las capacidades de cada uno. Actualmente sigue pasando”, opina Gutiérrez.

Su primera experiencia internacional duró seis meses en España, con el Deportivo Ourense. Después vistió la camiseta de Unión Lara y Aragua FC. De allí tuvo una pasantía con The Strongest (Bolivia) y Charleston Battery (EE UU). En su regreso a Venezuela jugó con Portuguesa FC, Carabobo FC y Estudiantes de Mérida. Posteriormente, continuó su carrera en Guaraní (Paraguay) y Gran Valencia.

“Cuando se acercaba mi retiro, empecé a trabajar en las capacitaciones como entrenador de arqueros; un poco más la parte académica, porque yo sentí que, durante mi carrera, tuve poca suerte en ese ámbito”, considera el valenciano, quien también se graduó de abogado en la Universidad de Carabobo.

Guti se retiró en 2014 con Costa del Este, donde se consolidó como el arquero menos vencido de aquella temporada en Panamá. En cuanto a sus grandes hazañas como portero, recuerda que marcó tres goles: uno de penal y dos tiros libres. Eso demuestra su habilidad para jugar y golpear el balón.

Un formador de arqueros

Previo a su retiro como futbolista profesional, Carlos Gutiérrez tuvo la oportunidad de ser entrenador de porteros en las categoría infantiles de Hermandad Gallega de Valencia, Club Palestino de Valencia y la Asociación de futbol del Estado Carabobo. Una vez residenciado en Panamá, en junio de 2017 fundó la EEA, la primera escuela de porteros en ese país.

“Luego de mis pasos en equipos profesionales y en las selecciones nacionales de Panamá sentí un vacío. A veces, al trabajar con uno, dos o tres porteros en clubes o en selecciones pensé que podía tener más arqueros, para brindarles mis conocimientos y, a su vez, tener mayor información de las edades formativas”, expresa.

Esta academia, ubicada en la capital panameña, cuenta con varias categorías para porteros, desde la infantil hasta la profesional. Antes de la pandemia por covid-19, asegura Carlos, el complejo tenía 65 estudiantes. “Actualmente, ya estamos pisando los 44 niños”, comenta.

Desde que empezó la pandemia, a Carlos Gutiérrez le surgió otra necesidad: tratar de mantener el nivel competitivo de sus dirigidos desde casa. En este sentido, la EEA diseñó un programa online en el que diversos arqueros de Costa Rica, México, Colombia, España, Venezuela y Panamá impartieron sus lecciones a través de la plataforma Zoom.

Después de trabajar la parte física, que era la inicial, hacíamos movimientos técnicos en el suelo, sin exagerar la caída ni nada de eso. Al final, queríamos respetar posiciones básicas de bloqueo, agarre y toma de pelotas altas. “Luego teníamos una parte final en la que tratábamos de incluir la velocidad y agilidad del arquero”, detalla Carlos Gutiérrez.

En la EEA, afirma el venezolano, se trabajan todos los ámbitos: el físico, el técnico; la parte táctica, que va integrada con el entrenamiento, y el aspecto psicológico. Recientemente sacó guardametas para las selecciones sub-20, sub-17 y sub-15 de Panamá y otros fueron becados en Estados Unidos.

“Nos sentimos felices, porque estamos hablando de cuatro arqueros en menos de un año. Eso nos respalda a nosotros como marca, como escuela formativa; porque estamos haciendo las cosas bien y vamos en el camino correcto”, enfatiza el preparador de arqueros, quien se fundamenta en la metodología ELIT.

¿Regreso a Venezuela?

Carlos Gutiérrez reside en Panamá desde 2014, cuando se incorporó a Costa del Este. En los últimos cuatro años solo ha viajado en dos oportunidades a Venezuela. Para diciembre de 2021 espera realizar una capacitación en Valencia, donde se reúnen entre 200 y 250 arqueros.

“Lo que más extraño de Venezuela es, sin duda, el calor de venezolano, de la familia, de cómo ha crecido el fútbol; la fanaticada de tu equipo. Todo eso causa un poco de nostalgia. No obstante, estoy muy pendiente de la liga local, tengo muchos amigos metidos en ese medio”, admite el exportero.

Carlos Gutiérrez

En su trayectoria, Guti ha entrenado a porteros como Wuilker Fariñez y Rafael Romo, quienes forman parte de la Vinotinto. En estos momentos, el valenciano se enfoca en expandir la EEA en Venezuela, Colombia y Estados Unidos, para seguir promoviendo la formación de arqueros en el extranjero.

“Esta migración de talento venezolano ha causado que el fútbol panameño dé un paso hacia adelante. Seis de los 12 equipos de primera división son dirigidos por venezolanos. Todos estos entrenadores han llegado con mucha capacitación y experiencia”, concluye Carlos Gutiérrez, primer venezolano en estar en una selección de Panamá.

Noticias relacionadas