Es verdadero. La Universidad de Reading (Berkshire) decidió eliminar parte de un poema griego de Semónides de Amorgos, debido a que el fragmento del texto podía disgustar a los estudiantes por la imagen que da sobre las mujeres.

La decisión se produjo pese a que no hubo ninguna queja previa por parte de la comunidad estudiantil con respecto al texto, de 118 líneas y 2.000 años de antigüedad.

La obra explica que el dios griego Zeus creó diez tipos de mujeres, cada una representada por un animal o un elemento. Las que provienen del cerdo, el zorro, el perro, la tierra, el mar, el burro, el hurón, la yegua y el mono son consideradas negativas, mientras que las que provienen de las abejas serían buenas esposas, debido a que son trabajadoras y entregadas a las tareas domésticas.

Una parte del poema, escrito en el siglo VII a. C., también hace referencia a romperle los dientes a una esposa incontrolable. 

¿Una universidad británica censuró un poema griego de 2.000 años de antigüedad al considerar que denigra a las mujeres?

Los detalles del cambio

El portal de noticias español ABC reseñó que antes de que se eliminara esa parte del poema, los estudiantes de la universidad tenían acceso a él con una alerta previa en la que se advertía que es un ejemplo de “misoginia extrema en la antigua Grecia”. 

Esta práctica se emplea en otras instituciones académicas para contextualizar la historia sin censurarla. Sin embargo, después se decidió editar el texto en lugar de dejar solo la advertencia.

La obra, que se enseña a estudiantes de primer año de Estudios Clásicos de la Universidad de Reading, se modificó  luego de que el profesor que dirigía el curso decidiera cambiar el extracto enseñado, eliminando las referencias “más molestas”, de acuerdo con el medio informativo britanico The Times

Reacciones

Ewen Bowie, miembro emérito del Corpus Christi College y profesor emérito de lenguas y literatura clásicas en la Universidad de Oxford, puntualizó que las obras antiguas deben entenderse en su contexto. 

“Cuando comienzas a censurar las listas de lectura, estás poniendo un pie en la pendiente resbaladiza hacia la censura”, afirmó.

El profesor emérito de historia en la Universidad de Exeter, Jeremy Black, también se pronunció al respecto. Declaró al Daily Mail que lo sucedido es “ridículo y no tiene cabida en la academia”.

“Si aplicamos este mismo tipo de censura a las noticias terminaríamos con una visión del mundo limitada e ignorante”, agregó.