Dinero rápido y fácil. Eso es lo que muchos quieren en el mundo. ¿Y quién no?

¿Pero cómo obtienes ese dinero que llega en cualquier momento y sin esfuerzo? El primer paso es a través de las inversiones.

Cada vez son más las personas que llegan preguntándome sobre proyectos de inversión donde alguien (generalmente un completo desconocido) les ofrece invertir en “criptomonedas” para recibir un 100 % de ganancias, o sea, el doble de lo que invirtió, en cuatro días.

En pocas palabras, si inviertes 100$ hoy, ya vas a tener 200$ en cuatro días sin tener que hacer nada. Solo confiar en esta promesa.

¿Pero realmente se pueden tener estos resultados en una inversión? Es probable. 

Lo que debería importarte realmente es cómo hacen eso y por qué deberías poner tu dinero en esta oportunidad. Aplicar el sentido común en cualquier oferta rimbombante es tu mayor salvación. Cuestiona todo. Sí, todo.

Invierte en criptomonedas con sentido común

Antes de deslumbrarte por los números e ir a las primeras de cambio a comprometer tu plata, te invito a que te hagas varias preguntas:

¿Quién es esta persona que me está ofreciendo esta oportunidad?

¿Qué empresa o proyecto está detrás de ella?

¿Cómo hace dinero?

¿A qué se dedica?

¿En cuál mercado opera?

¿Cuáles son los riesgos de esa inversión?

¿Cuáles son las condiciones para invertir con ella?

¿Cuál es la reputación que tiene ella o su empresa? 

¿Suena demasiado bueno para ser verdad?

Podría dedicarle un artículo entero a la importancia de hacerte cada una de estas preguntas en cualquier análisis básico de inversión. Pero, por ahora, no me explayaré en este punto.

Quizás más importante que responder una por una estas preguntas es cuestionarte si estás familiarizado con las respuestas que te dé quien está haciendo la oferta.

“Tenemos un panel de expertos que operan con trading de criptomonedas y que te permiten ganar ingresos pasivos mensuales entre 500 y 1.000 dólares” / ¿Y tú sabes qué es el trading?

Leer más  Cómo diferenciar una distracción habitual del trastorno por déficit de atención e hiperactividad

“Somos una empresa virtual presente en más de 100 países que se dedica al cloud mining o minería de criptomonedas, y que le genera a sus usuarios rendimientos mensuales sobre el 100 %” / ¿Pero qué es eso del cloud mining o la minería cripto?

“Tenemos un token que va a revolucionar el mercado de las criptomonedas y esperamos retornos de más de 1.000 % solo el primer mes” / ¿Qué es un token y por qué podría generar tanto dinero?

Fíjate que la mayoría de estas promesas extravagantes tienen dos elementos comunes: 

  1. Te hablan de algo que probablemente desconoces (criptomonedas, mining, token…).
  2. Te prometen rendimientos fantásticos en poco tiempo.

Y es que la mayoría de las estafas (que abundan en el criptomundo) suelen envolver a los más ignorantes haciendo precisamente dos cosas: hablar con términos que suenan profesionales, pero que no entiendes y prometer ganancias extraordinarias.

A varios les basta con leer o escuchar estos tecnicismos y las cifras que supuestamente recibirán para ir a ciegas a depositar su dinero. 

No hay garantías

En las inversiones de renta variable (que su monto de ganancia no es fijo), como la compra y venta de criptomonedas, no hay manera de garantizar un rendimiento futuro. 

Aunque hayan indicadores del pasado que muestren un patrón que se esté repitiendo en el presente, el futuro sigue siendo incierto.

Por eso, ningún inversionista serio de criptomonedas puede poner las manos en el fuego con un porcentaje exacto de ganancias en cierto plazo. Punto.

Esto es una máxima que debes tener siempre entre ceja y ceja. Y es tan cierto como que invertir es la única forma de hacer que tu dinero (y no tú) te genere más dinero. 

Leer más  La revista Time nombró a Volodímir Zelenski como persona del año

A estas nuevas entradas de dinero que se generan sin necesidad de involucrar tu tiempo o energía (como en un empleo) se le llaman ingresos pasivos.

Ingresos pasivos

Un inversionista es quien precisamente genera estos ingresos pasivos. Hacen una compra de algún activo con la intención de que les genere un rendimiento: que ese dinero invertido haga más dinero solito.

Dependiendo de la forma como se obtenga este rendimiento, hay dos clases de estos ingresos.

Los primeros son los ingresos de ganancia de capital. Aquí compras un activo (una criptomoneda, por ejemplo) y esperas que su precio aumente para luego venderla. Finalmente dejas de tener el activo, pero a cambio te llevas una ganancia por diferencia de precio.

Los segundos son los ingresos de flujo de caja. Aquí inviertes en un activo (un apartamento que pones en arriendo, por ejemplo) para que periódicamente te genere ingresos sin necesidad de venderlo.

¿Y cuáles se pueden obtener con criptomonedas? Principalmente los de ganancia de capital (compra y venta de criptos). Tú compras bitcoin hoy y lo vendes en cinco años, esperando que esa operación te deje una ganancia. 

O también puedes hacer una predicción sobre el precio al que llegará alguna criptomoneda en un par de horas, “apostarle” mucho dinero y multiplicar ese dinero invertido en ese tiempo (solo si acertaste tu predicción, claro).

Esto último es hacer trading: predecir precios de activos para ganar dinero en tiempos más cortos. Haciendo esto, puedes ganar (y perder) independientemente de que el activo suba o baje su precio. Lo que importa es tu predicción sobre hacia dónde va el mismo.

Pero ser trader requiere de mucha educación y un trabajo diario. Demanda tiempo y energía constante. Por eso sus resultados no califican como ingresos pasivos.

Leer más  Conindustria espera que el sector industrial crezca entre 5 % y 7 % en 2023

La libertad financiera

Los ingresos pasivos son los que eventualmente te pueden llevar a la popular “libertad financiera”, que no es más que el estado financiero en el cual tienes la opción de dejar de trabajar solo por dinero porque ya tienes ingresos automáticos que pagan tu estilo de vida actual. 

En este estado, tú dejas de ser esclavo del dinero, porque ya no trabajas por él (como un empleado que vende sus horas) y empieza tu propio dinero a trabajar para ti.

¿Esto suena hermoso, no? 

Yo estoy convencido de que la libertad financiera es perfectamente alcanzable. De hecho, los ricos (financieramente hablando) la disfrutan y tienen tiempo libre por ella.

La libertad financiera se puede ver como una meta en número. Para hacerlo, pregúntate cuánto dinero necesitas al mes para cubrir todos tus gastos. Y ese número total es al que debes aspirar y generar con tus ingresos pasivos.

Por eso la invitación de los más sabios financieros es concentrarte en la creación de varios activos que te generen ingresos pasivos de flujo de caja. Solo así puedes garantizar el pago automático mes a mes de tu estilo de vida.

Como ves, que la libertad financiera sea posible no significa que sea fácil de alcanzar. Por eso muchos terminan estrellándose cuando quieren hacer las cosas más fáciles y saltarse el proceso natural de la creación de riqueza financiera. 

Y son estos mismos los que terminan perdiendo dinero y condenando a las criptomonedas como estafas. Todo por no asumir que a su decisión le faltó sentido común, cualidad esencial para todo el que quiera llamarse inversionista.

¿Quieres aprender más sobre el criptomundo? Te invito a ver todos mis contenidos, cursos y clases en mi cuenta de Instagram @ellobofelix o en mi sitio web www.ellobofelix.com

Artículos relacionados del autor