• El artefacto fue identificado erróneamente dos veces, pero las empresas espaciales señaladas no han asumido la responsabilidad 

Astrónomos afirman que un cohete aún no identificado podría impactar contra la Luna el viernes 4 de marzo. Hasta la fecha ninguna empresa espacial se ha hecho responsable por el artefacto. 

Bill Gray, astrónomo independiente y creador de un software para monitorear objetos cercanos a la Tierra, rastreó la ruta de una etapa de cohete en trayectoria de colisión con la Luna.

Varias hipótesis sugieren  que la autoría de este cohete está relacionada con la empresa

SpaceX de Elon Musk o que pertenece a la Administración Espacial Nacional China, aunque ninguna reconoció que les perteneciera hasta ahora. 

Gray también calculó que el artefacto se estrellará el viernes 4 de marzo y que podría dejar un cráter superficial que alcanzará hasta 20 metros de diámetro. 

El misterio del origen del cohete 

El astrónomo hizo público su descubrimiento en el año 2015. Hasta este año Gray presumía que el cohete pertenecía a los restos de una de las etapas del Falcon 9 de SpaceX. El científico había alegado que tras siete años de vagar por el espacio, los restos del cohete se habían alejado lo suficiente de la Tierra para que la Luna los atrajera con influencia gravitatoria. 

Leer más  #TeExplicamosElDía | Miércoles 29 de junio

No obstante, Gray recibió  una serie de observaciones de Jon Giorgini del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL-NASA).

El misterioso cohete que impactará contra la Luna el 4 de marzo 
Foto referencial: NASA
Tenía pruebas circunstanciales bastante buenas para la identificación, pero nada concluyente”, explicaba entonces Bill Gray, tras analizar con más detalle el objeto y recibir ayuda de la NASA.

En febrero hizo correcciones a sus cálculos y señaló que el artefacto podría tratarse de los restos de un Long March 3C, un cohete chino que se encargó de lanzar la misión lunar no tripulada Chang’e 5-T1 de la Administración Espacial Nacional China (CNSA).

Tras ese anuncio, Wang Wenbin, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, negó que se tratara de la etapa de un cohete lanzado por la CNSA y explicó que los restos del Long March 3C se habían monitoreado desde su lanzamiento en octubre de 2014 y habían reingresado a la atmósfera terrestre sin mayor problema.

“Según el monitoreo de China, la etapa superior del cohete de la misión Chang’e-5 cayó a través de la atmósfera terrestre de manera segura y se quemó por completo”, comentó el portavoz del Ministerio.

Leer más  #TeExplicamosElDía | Miércoles 29 de junio

Preocupación por la basura espacial 

La trayectoria de este cohete sin identificar ha causado preocupación por los restos de basura espacial que pueda dejar tras su colisión.  Jonathan McDowell, astrónomo del Centro de Astrofísica Harvard y Smithsonian, dijo que identificar la basura espacial “nunca es fácil” en la órbita del espacio profundo. 

Es especialmente difícil para estas cosas en las caóticas órbitas del espacio profundo, donde se recoge algo varios años después de haber sido visto por última vez y se intenta volver atrás para que coincida con una misión conocida”, expresó el científico en febrero, cuando se creía que se trataba de los restos del Long March 3C.

McDowell aseguró que la confusión sobre la identidad de la etapa del cohete puso de manifiesto la necesidad de que la NASA y otros organismos oficiales vigilen más de cerca la basura del espacio profundo, en lugar de depender de los limitados recursos de particulares y académicos.

El astrónomo explicó que hay entre 30 y 50 objetos perdidos en el espacio profundo que llevan años desaparecidos, pero ninguna agencia espacial ha hecho un seguimiento sistemático de los desechos espaciales tan alejados de la Tierra. 

Leer más  #TeExplicamosElDía | Miércoles 29 de junio
Noticias relacionadas