• En entrevista exclusiva para El Diario, dos economistas detallan la situación que atraviesan los comercios del país para el cobro del impuesto

Actualmente existen múltiples dudas en la población respecto al nuevo Impuesto a las Grandes Transacciones Financieras (IGTF). Esto se debe a que, aunque la ley se emitió en Gaceta Oficial y entró en vigencia el 28 de marzo formalmente, todavía el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat) no ha publicado la providencia en donde detalle el procedimiento.

Aarón Olmos, economista y especialista en finanzas de empresas, indicó en entrevista para El Diario que para que una empresa pueda cobrar el IGTF del 3 % por las transacciones en divisas o criptomonedas, la máquina fiscal tiene que adecuarse; al igual que los sistemas contables y administrativos de las cajas. 

En este sentido, explicó que algunas empresas, al no tener clara la forma en que se realizará la adecuación de los sistemas para efectuar el cobro del impuesto, han decidido abstenerse de recibir pagos en divisas o criptomonedas hasta tener mayor información. 

“Aunque son condiciones que deberían estar, muchas tiendas reportan el hecho de que no saben cómo hacer en las facturas de pagos en divisas porque no tienen la forma de dejar asentado el 3 % de impuesto porque su máquina no está adecuada”, señaló.

Gremios piden más tiempo para adecuaciones

Olmos sostuvo que aunque quizás el sistema financiero se ajustó mejor a esta ley debido a que tienen una versatilidad más grande luego de tres reconversiones monetarias, no es tanta la rapidez que puede tener un comercio o las cadenas de tiendas, porque el plazo de un mes no fue suficiente para la adecuación.

Agregó que entes gremiales, como Consecomercio y asociaciones de profesionales y académicos del área del derecho tributario y la contaduría, solicitaron esta semana una prórroga o un plazo mayor para poder adecuar los sistemas. 

A su juicio, al ser una economía dolarizada de facto, las personas mayormente usan divisas para la comprar de productos y servicios; “entonces al no tener adecuados los sistemas no se puede cobrar el impuesto a las personas en un escenario en donde también hay menos bolívares”. 

Leer más  Fallas en la prevención de enfermedades transmisibles: una de las consecuencias de la desinformación del Estado
IGTF en Venezuela
Foto: EFE.

Impuesto a las Grandes Transacciones

El economista Aaron Olmos recordó que el IGTF, que se creó en el año 2015, estaba orientado principalmente a gravar operaciones de montos muy elevados entre personas jurídicas, principalmente en el sistema financiero nacional.

Ese era el objetivo original, Olmos indicó que en el año 2022 se realizó una modificación parcial de la ley en la que se amplía la base de contribuyentes.

Sin un reglamento claro

Alejandro Castro, gerente de operaciones de la firma Econométrica, precisó en entrevista para El Diario que se debe esperar a la publicación de la providencia por parte del Seniat para tener claro los porcentajes que se aplicarán en las transacciones y cómo serán las adecuaciones en máquinas fiscales y los sistemas administrativos de la empresas.

“La adecuación para que los comercios puedan realizar el cobro va a estar asociado a la providencia que emita el Seniat. Al principio las coletillas se agregarán de forma manual hasta que se ajusten las nuevas facturas”, resaltó.

El economista aseveró que lo ideal era que la providencia hubiera salido días previos a la entrada en vigencia del impuesto.

Olmos coincide en que luego de haber aparecido la ley en gaceta el 25 de febrero, lo lógico era esperar un reglamento. Este vendría a ser la línea delgada que precisaría la manera en que se realizaría el cobro del impuesto.

¿A quiénes se les aplica el IGTF?

Olmos detalló que el IGTF se le aplica a todas las personas naturales y jurídicas que generen, según lo que dice la reforma de la ley, una determinada cantidad de unidades tributarias al año.

De acuerdo con la ley, todos los consumidores que utilicen dólares para hacer sus compras en comercios identificados como contribuyentes especiales por el Seniat deberán pagar el impuesto.

Aunque en un príncipe se evaluó que el porcentaje a pagar sería entre el 0 % y el 20 %; el especialista indicó que el Ejecutivo determinó que las operaciones en divisas y criptoactivos pagarán un 3 %. 

Leer más  Los secuestros más mediáticos que se han producido en Venezuela

“Si un usuario va con 10 dólares a la panadería y los consume completo, resulta que falta dinero porque no solamente deberá cancelar la base imponible que son los 10 dólares; sino que sobre esa se calcula el impuesto del valor agregado (IVA) de 16 % más el 3 % si el pago se realizó en divisas”, explicó.

Comentó que aunque ya se fijó la alícuota estándar que se aplicará a cualquier monto en divisas o criptomonedas, el Ejecutivo nacional puede cambiarla dependiendo de las evaluaciones que realicen sobre las estadísticas de recaudos y su impacto en los próximos meses.

IGTF en Venezuela
Foto: EFE

Las razones por las que se aplica el IGTF

Alejandro Castro destacó que el régimen de Nicolás Maduro busca con este nuevo impuesto aumentar los ingresos por tributos. Esto debido a que está ávido de conseguir mayores ingresos que le permitan financiar gastos públicos. 

Por otro lado, indicó que el Ejecutivo también busca disminuir el proceso de dolarización de facto que vive la economía venezolana. Generada por la hiperinflación que atravesó el país entre 2017 y 2021; que a su vez se debe a una mala gestión en materia fiscal por parte del régimen.

Una forma de desmotivar a las personas a que utilicen dólares y de incentivar el uso de la moneda nacional es a través de este impuesto”, añadió Castro.

Por su parte, Olmos señaló que todo impuesto viene de una necesidad del régimen de generar ingresos por la vía del mercado interno. Comentó que algunos gobiernos que no tienen como generar dinero sin que este no tenga un respaldo productivo y se convierta en inflación, se inventan contribuciones fiscales para que el propio mercado pueda surgir ese dinero.

Impacto del IGTF en la economía

Olmos resaltó que la implementación de IGTF puede ser regresivo porque puede acarrear un aumento de bienes y servicios. 

“Una economía que recientemente acaba de salir de la hiperinflación, pero que sigue siendo la inflación acumulada más alta del mundo, puede revertir esa condición a medida que esos impuestos logren encarecer los bienes y servicios a nivel de precio final”,  indicó.

Leer más  Regularización de venezolanos en Colombia: ¿cuándo vence el plazo y cómo registrarse? 

Destacó que una productora de materia prima que vende a otros empresarios para convertirla en algún producto, al venderla en divisas aparecerá el IGTF, además del IVA. Luego, cuando el mayorista venda el producto final a otras empresas y éste al usuario, en ambas transacciones se verá reflejado el impuesto.

Es un elemento que por la cantidad de eslabones de la cadena productiva va a encarecer el producto final de los bienes y servicios. Una economía que apenas está comenzando a tener cierto nivel de estabilidad, establecer un nuevo impuesto no es favorecedor”, precisó.

En este sentido, añadió que hay otras vías para generar ingresos en el mercado interno sin que se perjudique al consumidor. 

Además, indicó que es difícil precisar de qué manera el Ejecutivo va a lograr controlar el impuesto en las operaciones que se dan al menudeo fuera del alcance de una máquina fiscal o un punto de venta. Es decir, espacios en donde no tiene capacidad para poder ver lo que se opera.

Castro coincide en que el IGFT puede ser regresivo, debido a que la forma en la que está concebido se asemeja al IVA. Esto significa que el régimen “le mete la mano en el bolsillo a prácticamente todo el mundo”.

El miembro de Econométrica precisó que algunos expertos consideran que el IGTF puede ser inflacionario, sin embargo, han evaluado que es posible pero poco probable que este impuesto tenga un impacto importante en la inflación

Agregó que en los últimos años la variación de precios había ocurrido por las malas prácticas económicas, principalmente por la monetización del déficit fiscal. Además, sostuvo que el incremento del salario mínimo oficial se va a hacer en gran medida gracias a la recaudación fiscal.

Castro señaló que dicha recaudación en términos reales se ha ido recuperando de forma significativa a partir del segundo trimestre de 2021. De hecho, al realizar una comparación de febrero de 2022 respecto al mismo mes del año anterior, la recaudación aumentó entre 50 y 60 %.

Noticias relacionadas