• Un grupo de expertos legales está presionando a las agencias de patentes, los tribunales y los responsables de políticas para abordar la pregunta, ya que la inteligencia artificial generativa parece estar al borde de invadir otro ámbito exclusivamente humano. Ilustración: Paul Windle

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota Can A.I. Invent?, original de The New York Times.

La inteligencia artificial (IA) generativa, el motor tecnológico que impulsa al popular chatbot ChatGPT, parece tener un sinfín de trucos. Puede producir al instante desde recetas y planes de vacaciones hasta código informático y moléculas para nuevos medicamentos.

Pero ¿la IA puede inventar?

Los académicos legales, las autoridades de patentes e incluso el Congreso de Estados Unidos han estado reflexionando sobre esa pregunta. Aquellos que responden “sí”, un número pequeño pero creciente, están librando una batalla cuesta arriba para desafiar la arraigada creencia de que solo un humano puede inventar.

La invención evoca imágenes de gigantes como Thomas Edison y momentos de inspiración como lo describió el juez de la Corte Suprema, William O. Douglas, como “el destello del genio creativo”.

Pero esto va mucho más allá de un debate filosófico sobre la inteligencia humana frente a la inteligencia artificial. El papel y el estatus legal de la IA en la invención también tienen implicaciones para el futuro de la innovación y la competitividad global, según los expertos.

La Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos ha organizado dos reuniones públicas este año denominadas “Sesiones de escucha sobre la invención de la IA“.

El mes pasado, el Senado de EE UU celebró una audiencia sobre la IA y las patentes. Los testigos incluyeron representantes de grandes empresas de tecnología y farmacéuticas. Junto a ellos en la mesa de testigos estaba el doctor Ryan Abbott, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Surrey en Inglaterra, quien fundó el Proyecto de Inventor Artificial, un grupo de abogados de propiedad intelectual y un científico de IA.

Leer más  Advierten sobre dos versiones falsas de ChatGPT que son usadas para estafar

El proyecto ha presentado casos de prueba probono en Estados Unidos y en más de una docena de países buscando protección legal para invenciones generadas por IA.

“Se trata de establecer los incentivos correctos para una nueva era tecnológica”, dijo Abbott, quien también es médico y enseña en la Escuela de Medicina David Geffen de la Universidad de California, Los Ángeles.

Según Abbott, la IA que avanza rápidamente es muy diferente de una herramienta tradicional utilizada en invenciones, como un lápiz o un microscopio. La IA generativa también es una nueva categoría de programa informático. No se limita a hacer solo lo que está específicamente programada para hacer, sino que produce resultados sin guion previo, como si “entrara en los zapatos de una persona” de manera creativa.

Uno de los objetivos centrales del proyecto del doctor Abbott es provocar y promover la discusión sobre la inteligencia artificial y la invención. Sin protección de patente, acotó, las innovaciones de la IA permanecerán ocultas en el oscuro mundo de los secretos comerciales en lugar de ser reveladas en una presentación pública, lo que ralentizaría el progreso en el campo.

Según Mark Lemley, profesor de la Facultad de Derecho de Stanford, el Proyecto de Inventor Artificial “nos ha obligado a enfrentar este difícil problema y ha expuesto las grietas en el sistema”.

Pero los árbitros de patentes generalmente están de acuerdo en una cosa: un inventor debe ser humano, al menos según los estándares actuales.

Leer más  Advierten sobre dos versiones falsas de ChatGPT que son usadas para estafar

Hasta ahora, el proyecto ha tenido resultados mixtos con las autoridades de patentes en todo el mundo. Suráfrica le otorgó una patente para un recipiente de bebida que disipa el calor y que fue generado por la IA, y la mayoría de los países, incluida China, aún no han tomado una decisión al respecto. En Estados Unidos, Australia y Taiwán, sus solicitudes han sido rechazadas.

Después de que la oficina de patentes de Estados Unidos rechazara la solicitud de patente del proyecto —una decisión que fue respaldada por una corte federal de apelaciones— Lawrence Lessig, profesor de la Facultad de Derecho de Harvard, se unió a un documento presentado este año ante la Corte Suprema.

En apoyo de la reclamación de patente del proyecto, Lessig y sus coautores escribieron que el fallo de la corte de apelaciones federales “privaba a toda una clase de invenciones patentables importantes y potencialmente salvavidas de cualquier protección” y “ponía en peligro miles de millones en inversiones actuales y futuras” al socavar el incentivo que brindaría la protección de patentes.

La Corte Suprema se negó a escuchar el caso.

Muchas patentes enumeran varios inventores, y con frecuencia se incluye a empleados de una empresa como inventores mientras que el propietario de la patente es su empleador. Esto sugiere un punto intermedio para los sistemas de IA como co-inventores, reconocidos y divulgados plenamente, es decir, como socios en lugar de creadores individuales.

“Es posible que eso sea lo que terminemos haciendo, pero es una línea bastante difícil de cruzar”, explicó el senador Chris Coons, presidente del subcomité judicial sobre propiedad intelectual.

Leer más  Advierten sobre dos versiones falsas de ChatGPT que son usadas para estafar

Si otorgar el estatus de inventor a la IA es una idea lejana en la actualidad, una protección más sólida de propiedad intelectual para esta tecnología en rápida evolución no lo es.

Coons, demócrata de Delaware, y el senador Thom Tillis, republicano de Carolina del Norte, presentaron un proyecto de ley el mes pasado para aclarar qué tipos de innovaciones son elegibles para patentes. Se pretende que sea una solución legislativa a la incertidumbre generada por una serie de decisiones de la Corte Suprema. Los expertos legales dicen que las patentes sobre inteligencia artificial, así como las de diagnósticos médicos y biotecnología, probablemente se volverían más fáciles de obtener.

El proyecto de ley no se trata específicamente de inteligencia artificial, pero “reconoce la dirección que está tomando en relación con la IA” hacia una protección de patentes más sólida, según David Kappos, exdirector de la oficina de patentes y socio de Cravath, Swaine & Moore.

En el Senado, Abbott presentó el caso a favor de la invención por parte de la inteligencia artificial, mostrando un extraño contenedor para bebidas que sostenía y describía. Este contenedor fue creado por un sistema de inteligencia artificial entrenado con conocimientos generales. No recibió entrenamiento en diseño de contenedores, y no se le solicitó que creara uno.

El sistema de inteligencia artificial fue diseñado para combinar ideas y conceptos simples en otros más complejos, identificando cuándo uno de ellos tenía un resultado positivo, un proceso que se repitió una y otra vez. El diseño resultante se envió a una impresora 3D. El contenedor utiliza geometría fractal para mejorar la transferencia de calor, una especie de antitermo. Por ejemplo, se podría utilizar para preparar rápidamente té helado, hervido, infusionado y refrigerado.

Leer más  Advierten sobre dos versiones falsas de ChatGPT que son usadas para estafar

El contenedor es fácil de sujetar, pero difícil de beber y aún no está destinado a la producción comercial. Sin embargo, es ciertamente novedoso y es completamente creado por un sistema de inteligencia artificial sin control humano.

El sistema de inteligencia artificial fue creado por Stephen Thaler, quien ha realizado investigaciones y desarrollo de inteligencia artificial durante décadas, primero en McDonnell Douglas y luego por su cuenta. El estudio Abbott sobre el campo de la inteligencia artificial lo llevó a conocer a Thaler, quien accedió a utilizar su tecnología para generar una o dos invenciones de demostración para el Proyecto de Inventor Artificial.

El sistema patentado del Dr. Thaler tiene algunos ingredientes similares a los modelos de inteligencia artificial generativa como ChatGPT, y otros que no lo son. Él describe su sistema como tener el equivalente de sentimientos en una máquina. Se “emociona” digitalmente, produciendo una oleada de neurotransmisores simulados cuando reconoce ideas útiles, desencadenando “un proceso de maduración, y las ideas más destacadas sobreviven”.

Thaler afirma que la capacidad de reconocer y reaccionar de esa manera equivale a la conciencia y su sistema de inteligencia artificial generativa se llama Dabus, siglas en inglés para Dispositivo para el Arranque Autónomo de la Unificación de la Conciencia.

Considera que la reticencia de las autoridades de patentes a reconocer su sistema como un inventor es una discriminación contra una máquina capaz de crear. “Para mí, es especismo”, dijo.

Pero Abbott dijo: “Eso es totalmente irrelevante para los aspectos legales”.

Y esa pregunta seguramente se volverá más apremiante con el tiempo. “Existe un consenso universal de que la inteligencia artificial solo mejorará en este tipo de cosas”, puntualizó Abbott.

Traducido por José Silva.

Noticias relacionadas