• Mientras los expertos intentan comprender el impacto de las redes sociales en la salud mental, algunos usuarios están realizando sus propios experimentos. Ilustración principal: Najeebah Al-Ghadban para The Washington Post

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota They left social media for good. Are they happier?, original de The Washington Post.

Cuando Jesse Waits se dio cuenta de que su relación con las redes sociales se había convertido en algo que no le gustaba, ya tenía el vocabulario para expresarlo.

Su experiencia al recuperarse de una adicción a la marihuana le había enseñado a evaluar sus comportamientos y deshacerse de aquellos que no le estaban sirviendo, dijo el hombre de 39 años de edad, quien trabaja en un mostrador de reparación de dispositivos electrónicos en Cincinnati.

Waits tiene una casa, amigos y pareja. Sin embargo, sus conexiones online son escasas después de desconectarse permanentemente de Facebook, Snapchat y Twitter el año pasado durante una desintoxicación digital. (Usa Instagram en su computadora para promocionar su negocio secundario, según dijo). Afirma sentirse más feliz y presente, pero no todos a su alrededor lo entienden. Algunas personas le hacen comentarios burlones del tipo “Wow, qué bien por ti” o comparten sus propias dificultades con las redes sociales.

“La adicción es la más interesante de las enfermedades porque es una enfermedad que te convence de que no tienes una enfermedad, ¿verdad?”, señaló.

Muchos estadounidenses afirman que las redes sociales son una plaga, pero pocos cortan ese cordón. El 64 % de los adultos en Estados Unidos dice que las redes sociales tienen un impacto mayormente negativo en la vida en ese país, pero el 72 % mantiene al menos una cuenta en redes sociales, según datos del Pew Research Center. Los titulares mencionan a las aplicaciones sociales para explicar las tendencias al alza en la ansiedad, la depresión y la soledad entre los estadounidenses, pero personas de todas las edades siguen recurriendo a las redes sociales para construir comunidades. En medio de nuestras quejas y la desconfianza generalizada, las redes sociales sirven como una nueva plaza pública, donde se desarrollan noticias, los líderes debaten y los usuarios forman conexiones potencialmente reconfortantes.

Leer más  Jesús Orsini desangra con el teatro las heridas de una infancia hambrienta
Ellos dejaron las redes sociales para siempre. ¿Son más felices ahora?
Después de eliminar Snapchat, Facebook e Instagram, Jarrod Turnbull, un actor y profesor de 22 años de edad, de Brooklyn, notó una mejora en sus actuaciones. Foto: Zack DeZon para The Washington Post
Ellos dejaron las redes sociales para siempre. ¿Son más felices ahora?
La decisión de Turnbull de desconectarse se produjo después de que uno de sus instructores diera un discurso sobre los peligros de las redes sociales para los jóvenes artistas. Foto: Zack DeZon para The Washington Post

Algunas personas encuentran que la vida en las redes sociales es inmanejable. En entrevistas, las personas que no utilizan las redes sociales dijeron repetidamente que los hacía sentir ansiosos o alienados. Algunos mencionaron la falta de límites o el uso excesivo. A medida que la línea entre estar “conectados” y la “vida real” se difumina, algunas personas están desconectándose permanentemente porque los aspectos negativos se sienten demasiado profundos: les resulta difícil controlar cuánto tiempo pasan en las aplicaciones o se sienten abrumados por el flujo constante de imágenes e información.

A veces se sienten solos, dicen, pero la vida puede ser solitaria, y las redes sociales no los estaban ayudando tampoco.

Amigos y familiares reaccionan ante los desconectados de las redes sociales con admiración neutral o ligera molestia, como cuando alguien anuncia que no tiene un televisor. Mientras el debate sobre los costos y beneficios de las redes sociales llega a su punto más álgido, los que se han desconectado están bloqueando el ruido.

Thomas, un profesor de 28 años de edad en Cleveland, quien pidió que solo se mencione su primer nombre para proteger su trabajo, eliminó sus cuentas de redes sociales en 2018 después de notar que se quedaba despierto hasta tarde desplazando su feed, debatiendo con familiares sobre política y leyendo fuentes de noticias dudosas.

“Se sintió como esta confluencia cataclísmica de cosas”, dijo. “Llegó a ser algo abrumador”.

Leer más  Ethereum superó los 3 mil dólares: el repunte de las criptomonedas en el mercado

Cuando les dice a las personas que estás desconectado, siempre hacen las mismas preguntas: ¿Por qué dejaste las redes sociales? ¿Cómo sabes lo que está pasando en el mundo? ¿Mantienes el contacto con tus amigos?

Él cree que las personas simplemente se preguntan si es feliz. Y lo es: mira sus programas de televisión favoritos, tiene conversaciones largas y pierde menos tiempo, aseguró.

Ellos dejaron las redes sociales para siempre. ¿Son más felices ahora?
Ediza Gammelgard leyendo un libro en el sofá antes de cenar. Su madre, Katie Gammelgard, dijo que no usar las redes sociales le permite pasar más tiempo en familia. Foto: Andri Tambunan para The Washington Post

Funciones de aplicaciones sociales como el contador de “me gusta” y el desplazamiento infinito pueden enganchar el cerebro con golpes intermitentes de dopamina, según afirman los expertos, mientras que los algoritmos recopilan señales sobre qué contenido nos intriga o nos perturba para que las aplicaciones nos muestren más de eso. Algunos estudios han utilizado criterios desarrollados para diagnosticar “trastornos de juego en Internet” para evaluar a los usuarios de redes sociales en busca de dependencia, dijo Mitch Prinstein, director científico de la Asociación Estadounidense de Psicología. Un estudio encontró que la mitad de los adolescentes reportaron un signo de “uso problemático de las redes sociales”, como la obsesión o el aislamiento. Cuando Prinstein les presenta estos hallazgos a los adultos, generalmente se compadecen, dijo.

Pero afirmar que las redes sociales convierten a las personas en adictos solitarios de aplicaciones es algo simplista, según Prinstein. Especialmente los jóvenes hacen amigos en línea que reducen sus riesgos de problemas de salud mental y el suicidio, según ha demostrado la investigación. Si las redes sociales se sienten como un patio de recreo o un infierno depende de una variedad de factores individuales, dijo Prinstein. Algunos somos propensos a comportamientos compulsivos; otros son sensibles a noticias trágicas, interacciones superficiales o comparaciones sociales.

Prinstein recomendó la moderación, pero algunas personas toman medidas drásticas, como Jarrod Turnbull, un actor y profesor de 22 años de edad en Brooklyn. Después de una escena especialmente mala en una clase de actuación universitaria, uno de los instructores de Turnbull dio un discurso sobre los peligros de las redes sociales para los jóvenes artistas, dijo. Hoy en día, los estudiantes de teatro ni siquiera pueden concentrarse en lo que tienen frente a ellos, recordó el profesor que decía.

Leer más  El caso Vegas Pérez: el secuestro y muerte de un adolescente que conmocionó a Venezuela 

Eso fue un viernes. Para el lunes, Turnbull había eliminado Snapchat, Facebook e Instagram de su teléfono. Según él, esto lo ha convertido en un mejor intérprete, aunque nunca lo menciona si la gente no pregunta, porque no quiere parecer superior.

“La reacción siempre es como ‘Oh, qué bien por ti'”, dijo, imitando una voz sarcástica.

Ellos dejaron las redes sociales para siempre. ¿Son más felices ahora?
Turnbull dijo que nunca menciona que se desconectó de las redes sociales si la gente no pregunta, porque no quiere parecer superior. Foto: Zack DeZon para The Washington Post
Ellos dejaron las redes sociales para siempre. ¿Son más felices ahora?
Turnbull posa para un retrato. Foto: Zack DeZon para The Washington Post

No todas las pausas en las redes sociales son limpias. Sadia Naseem, de 29 años de edad, se mantuvo fuera de las redes sociales durante la secundaria y la preparatoria. En la universidad, mantuvo una cuenta de Facebook vacía para coordinar proyectos en grupo. Pero después de conseguir su primer trabajo como ingeniera de hardware en Texas Instruments, comenzó a tener ganas de compartir todos los detalles emocionantes de su nueva vida. Recordó estar sentada en un aeropuerto antes de su primer viaje de negocios, planeando mentalmente una llamativa publicación en Facebook con fotos y leyendas lindas de sus viajes.

Pero cuando regresó a casa y llegó el momento de compartir las fotos, perdió las ganas. Todo eso se sintió como una tarea, y un riesgo, confesó.

“Si veo a cientos de personas en un día y me comparo y me comparo a mí misma, naturalmente, ¿por qué multiplicaría eso por miles o millones también haciendo lo mismo en línea?”, dijo.

Leer más  Qué es la demencia digital y cómo se puede prevenir 

Katie Gammelgard, una profesora de secundaria de 43 años de edad, dijo que dejó las redes sociales porque la ponían de mal humor. Juzgaba reflexivamente lo que otras personas publicaban y luego se juzgaba a sí misma por hacerlo. Pasaba por alto opiniones políticas e imágenes de comida, y luego se sentía culpable por sentirse tan poco interesada. ¿No se suponía que estas personas eran sus amigos?

Ellos dejaron las redes sociales para siempre. ¿Son más felices ahora?
Katie y Peter Gammelgard junto con su hija, Ediza, y su hijo, Anders, dan un paseo por la tarde con su perro. Foto: Andri Tambunan para The Washington Post
Ellos dejaron las redes sociales para siempre. ¿Son más felices ahora?
Gammelgard prepara la cena. Dijo que dejó las redes sociales porque la ponían de mal humor. Foto: Andri Tambunan para The Washington Post

“Sentía que nunca podía importarme lo suficiente”, dijo.

Las impresiones de los que se desconectan dicen algo más profundo sobre nuestra relación con las aplicaciones sociales, dijo Jordan Shapiro, profesor asociado en la Universidad Temple, cuya investigación abarca relaciones, educación e Internet. Sí, las aplicaciones sociales nos enfrentan a la comparación poco saludable, los estándares de belleza irreales, la disfunción política, las relaciones superficiales y la desinformación, pero todo eso está arraigado en nuestra cultura, y desconectarse de las redes sociales no los hace desaparecer. Por ejemplo, las adolescentes tenían problemas de imagen corporal mucho antes de Instagram, y eliminar la aplicación no solucionará los opresivos estándares de belleza, dijo.

“Evidentemente hay buenas razones para la especie de angustia existencial que la gente está experimentando”, dijo Shapiro. “Pueden elegir disociarse porque las redes sociales desencadenan esos sentimientos, y eso es razonable, pero no pretendamos que sea por las redes sociales”, dijo.

Waits, el genio de la reparación de tecnología, dijo que entiende el punto de Shapiro: dejar las aplicaciones no arregla la sociedad. Pero esa nunca fue su afirmación, y todavía no piensa regresar. Cuanto más tiempo está lejos de las redes sociales, más se siente como un sueño que no puede recordar.

“Las redes sociales son un mundo paralelo que está sucediendo”, afirmó. “Solo elijo no sintonizar ese canal”.

Traducido por José Silva.

Noticias relacionadas