• Grupos de investigación en distintas naciones han dirigido sus esfuerzos a encontrar herramientas útiles para detectar, tratar y eliminar el covid-19 con ayuda de la tecnología. Foto: Getty Images

Más de 10.000.000 de personas en el mundo se han contagiado con covid-19, lo impulsa a la comunidad médica, científica y tecnológica a disponer gran parte de sus esfuerzos en hallar métodos eficientes para combatir la pandemia. 

La carrera por crear una vacuna es la prioridad, pero la fecha en la que estará lista es incierta. China, Estados Unidos, Reino Unido y Alemania trabajan para lograr su desarrollo lo antes posible, aunque luego deben ser probadas en ensayos clínicos para poder llegar a todo el mundo. 

A la espera de una vacuna definitiva, grupos de investigación médica, biológica, química y tecnológica impulsan proyectos que puedan hacer esta lucha más llevadera, especialmente para los profesionales de la salud que tienen la mayor presión pues se enfrentan directamente al virus.

El equipo de El Diario agrupó varios de estos avances tecnológicos que han contribuido en la batalla contra el covid-19 en distintos países. 

Tecnología para la detección del virus 

Investigadores de los Laboratorios Federales de Ciencia y Tecnología de los Materiales de Suiza (Empa), la ETH Zúrich y el Hospital Universitario de Zúrich desarrollaron un biosensor para detectar el coronavirus en aire

Este equipo de investigación se dedica a la detección y reducción de agentes contaminantes del aire. Sin embargo, ante la crisis del coronavirus, decidieron cambiar sus objetivos y estrategias. 

Los científicos crearon un biosensor óptico basado en pequeñas estructuras de oro, llamadas nanoislas de oro, en un sustrato de vidrio. Los receptores de ADN producidos artificialmente que coinciden con secuencias de ARN específicas del SARS-CoV-2 se injertan en las nanoislas.

Como el coronavirus es un virus de ARN, el sensor puede identificarlos de una manera más confiable. La idea es que el sensor sea usado en espacios muy concurridos, estaciones de metro y hospitales. 

Algo parecido le ocurrió a los investigadores del proyecto Wecarmon, de la Universidad de Zaragoza, en España. Este equipo de investigación desarrollaba un brazalete con una aplicación para teléfonos móviles que permitiera monitorear a pacientes con enfermedades cardiorrespiratorias, pero la crisis mundial los llevó a orientarse al diagnóstico temprano por covid-19. 

La aplicación mediría ritmo cardiaco y respiración, lo que puede determinar si un paciente comienza a presentar síntomas de la enfermedad. 

Cinco investigadores de la Universidad Politécnica Federal de Lausana, en Suiza, desarrollan un proyecto similar. Se trata de una aplicación móvil llamada Coughvid, que determinará si una persona puede tener coronavirus por el sonido de la tos. 

La aplicación usará inteligencia artificial y un banco de datos con sonidos de personas tosiendo para encontrar coincidencias. 

El profesor David Atienza, líder del equipo de investigación, dijo a la agencia de noticias EFE que la base de su idea consiste en que un sintoma caracteristico de la enfermedad es la tos seca, a diferencia de los resfriados comunes y alergias que suelen presentarse con tos con flema. 

Los insospechados usos de la luz ultravioleta

Investigadores de la Universidad de Boston confirmaron que las luces ultravioleta de la marca Signify reducen la cantidad de coronavirus en el ambiente en cuestión de segundos. 

Los resultados de nuestras pruebas muestran que por encima de una dosis específica de radiación UV-C, los virus se desactivaron por completo: en cuestión de segundos ya no pudimos detectar ningún virus”, indicó el doctor Anthony Griffiths, profesor asociado de Microbiología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston.

Eric Rondolat, CEO de la compañía de iluminación, dijo en un comunicado que debido a la necesidad mundial de desinfección, sus luces no serán de uso exclusivo sino que estarán a disposición de otras empresas. Asimismo, informó que incrementará la producción estas lámparas. 

Un equipo de investigación del Instituto Politécnico Rensselaer de Estados Unidos diseñó una cámara de desinfección con luces ultravioleta para la esterilización de miles de mascarillas. 

El grupo de investigadores, en colaboración con el hospital Muont Sinai de Nueva York, creó el dispositivo en cuestión de semanas para ayudar a los profesionales de la salud que lidiaban con la escasez de equipos de bioprotección. 

El ensayo clínico Recovery Trial es uno de los más grandes grupos de estudio de terapias médicas contra el covid-19. El proyecto ha realizado estudios con medicamentos como la azitromicina, la dexametasona, Tocilizumab y ahora con plasma donado por pacientes recuperados. 

Antes se realizaron estudios con hidroxicloroquina y lopinavir-ritonavir, pero fueron descartados con el tiempo.  

Hasta la fecha, el ensayo que ha demostrado mejores resultados es el de la dexametasona, siendo así el primer fármaco capaz de reducir las muertes por coronavirus. Este medicamento es un esteroide de bajo costo con efecto antiinflamatorio que es usado en pacientes con enfermedad grave. 

Los resultados del estudio arrojaron que se redujo la muerte de hasta un tercio de los pacientes en unidades de cuidados intensivos. Actualmente se realiza un nuevo estudio de este medicamento pero en niños. 

La compañía Gilead Sciences también realizará un ensayo clínico en pacientes pediátricos de coronavirus, pero con el medicamento remdesivir, un fármaco antiviral usado comúnmente para tratar la enfermedad del ébola. 

Foto: UNAM Global

La empresa indicó en una comunicado que este estudio, que se realizará en 50 pacientes, evaluará la seguridad, la tolerabilidad, la farmacocinética y la eficacia de remdesivir en una población más joven hospitalizada con el virus, incluidos recién nacidos y adolescentes.

Hasta el momento muchos de los medicamentos aplicados a pacientes con covid-19 combaten los variados síntomas que se pueden presentar en la enfermedad. 

Una de las complicaciones más particulares que han manifestado algunos pacientes ha sido la formación de trombos, estos son coágulos sanguíneos que pueden afectar distintas partes del cuerpo. 

Ante esta realidad, la Fundación Británica del Corazón financia un estudio clínico con el medicamento TRV027, un fármaco que regula las hormonas implicadas en la presión arterial. 

La investigación está basada en la teoría de que la infección crea un desequilibrio en dichas hormonas y por eso de producen los coágulos, por lo que este fármaco prevendría la formación de trombos.

El ensayo se aplicará a 60 pacientes en etapas tempranas de la enfermedad y que serán evaluados durante el desarrollo de los síntomas en busca de cambios en la presión arterial. 

Evaluación clínica de los contagiados 

Otras herramientas que se desarrollan actualmente son equipos para ayudar al personal médico con el monitoreo de los pacientes hospitalizados y en observación. 

VitalPatch es un biosensor, de la empresa VitalConnect, que realiza un monitoreo cardíaco y en mayo de 2020 recibió la aprobación de la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para su uso en pacientes con covid-19. 

El pequeño dispositivo presenta varios beneficios para el médico tratante, ya que puede realizar la evaluación cardiaca sin tener constante contacto físico con el paciente. Además, se pueden ver las alteraciones en tiempo real y emite alertas de cambios en las funciones fisiológicas. 

Médicos y radiólogos de la UC San Diego Health han comenzado a utilizar inteligencia artificial (IA) para aumentar el análisis de imágenes pulmonares como parte de un estudio clínico habilitado por Amazon Web Services.

El estudio se ha hecho en más de 2.000 pacientes, incluso algunos que no presentaban síntomas evidentes de covid-19 y se realizaron radiografías por otro motivo, pero luego del análisis con IA hallaron señales de neumonía temprana asociada con el coronavirus. 

Otro aspecto que ha sido importante para los profesionales médicos ha sido la atención en las UCI, debido a que se estima que de 10% a 15% de los pacientes contagiados ingresan a esa unidad. 

La mayoría de las personas con coronavirus en UCI requieren ventilación mecánica, por lo que  recientemente la FDA aprobó el uso de un dispositivo de estimulación para ayudar a los pacientes que requieren vetilación mecánica. 

Foto: Synapse Biomedical

El TransAeris de Synapse Biomedical,  es un estimulador de diafragma intramuscular percutáneo temporal, debido a que este tejido muscular puede atrofiarse, luego de que un paciente se mantiene con ventilación mecánica por tiempo prolongado.

La velocidad con la que avanza la ciencia en alternativas para combatir el covid-19 le da un respiro a las empresas presionadas por la creación rápida de una vacuna. Sin embargo,  la mayoría de estos estudios y dispositivos no podrán ser probados en países como Venezuela sin la inversión pública o privada necesaria, por lo que continúa el peso sobre los hombros de los profesionales de la salud que buscan frenar una pandemia que golpea a todo el planeta. 

Noticias relacionadas