• Una economía enferma, en proceso de hiperinflación y decrecimiento como la venezolana, enfrenta las consecuencias de la pandemia del covid-19 que azota al mundo. Analistas consideran que los males estructurales en el manejo de la macroeconomía local impedirán que una eventual suspensión de la cuarentena se traduzca en mejoras de las condiciones de vida de la población

Durante este año 2020 la economía mundial fue trastocada por la pandemia del covid-19. El antídoto de los gobiernos de los cinco continentes ante una crisis de salud pública inédita fue el de imponer un esquema de confinamiento obligatorio que debería evitar la expansión del virus. Pausó en seco actividades productivas, negocios, viajes, turismo, comercio, entre otros sectores. 

El control de daños al crecimiento de la economía global aún está en proceso. En la región, en donde más casos de coronavirus se han reportado, el futuro es incierto. La reactivación será gradual y controlada. Las economías más robustas tendrán cómo resistir. Las más vulnerables enfrentan el reto de la reactivación. 

El caso de Venezuela es singular. Antes de la pandemia, los pronósticos del desempeño económico no eran los mejores: hiperinflación, caída del Producto Interno Bruto (PIB), aumento de la informalidad laboral, profundización del proceso de dolarización ante la pérdida de valor del bolívar, un cuadro nada amigable.

En y post pandemia los escenarios han variado y, como en todo el mundo, habrá sectores económicos que ganarán o perderán. El equipo de El Diario consultó la opinión de tres profesionales venezolanos quienes aportan elementos para el análisis y el debate.

Luis Arturo Bárcenas: “hay quien supo lidiar con la pandemia”

El economista Luis Arturo Bárcenas considera que los sectores que se relacionan con bienes de primera necesidad y de consumo masivo han sido los que mejor han sorteado la crisis.

Comenta a este medio digital que “muchos de esos bienes masivos de alguna forma se han permitido un ajuste más agresivo de tarifas, no solo por temas de demanda sino por temas de abastecimiento, es decir, así como esas empresas se han recuperado, lo han hecho a costa de un mayor precio, porque seguramente han tenido que recurrir a mecanismo de importación de insumos y alimentos de distribución pocos ortodoxos o no tradicionales, por la falta de gasolina, las restricciones del comercio exterior y las importaciones producto de la cuarentena global”.

Gasolinera flexibilización
Foto: Víctor Salazar / @Vaskdc

El analista cree que por tal motivo hay negocios de consumo masivo abastecidos, “con un inventario amplio, pero con tarifas bastante elevadas”, advierte. El sector alimento en general, no solo negocios establecidos sino informales también.

Como es lógico, en este contexto, el sector ha capitalizado recursos. “Además de los canales de venta tradicionales, hemos visto que hay gente que está ofreciendo mascarillas, medicinas anti covid-19, alcohol, mascarillas”.

Foto: EFE

Las clínicas privadas y el sector seguros, relacionado directamente con el de la banca, han estado menos impactados por la pandemia. “En Venezuela, hemos visto que cierto estrato social está adquiriendo pólizas, todo empujado por la situación”, añade el integrante del staff de la firma consultora Ecoanalítica.

“Un gran perdedor–prosigue Bárcenas– es el turismo. Este sector ya venía perdiendo no solo por falta de financiamiento bancario, sino por una infraestructura menos preparada y que también venía afectada por el aumento costo de la vida en dólares en Venezuela. Era más fácil con el ingreso promedio de los venezolanos hacer turismo en el exterior que en Venezuela. Recordemos que en el país hay limitaciones en cuánto al traslado de potenciales turistas: vuelos, transportación terrestre”.

Otro segmento con números en rojo es el relacionado con el entrenamiento: cines, lugares de esparcimiento público, el ocio en los centros comerciales y parques “Está muy golpeado”, dijo.

-El teletrabajo ha sido una opción para muchos, incluso para comercios que han cambiado el modelo de negocio.

Hay establecimientos comerciales que ofrecen servicios que no pueden valerse del teletrabajo. Tú no puedes vender mercancía remota, en ocasiones sí, pero para todos no aplica el método remoto.

– La administración Maduro asegura que ha tomado medidas para proteger a los comerciantes como, por ejemplo, el congelamiento de alquileres. 

-Los grandes centros comerciales y la parte comercial se han visto particularmente afectados sobre todo por el tema del congelamiento tácito de los alquileres que se extendió hasta el primer trimestre del año 2021. Si tú impides que las personas, que son dueños de establecimientos, puedan desalojar a alguien moroso o que no hace los pagos a tiempo, por supuesto que estás afectando una operación. Esto fomenta que en un futuro no haya incentivos para la renovación de un contrato de arrendamiento de un local.

Un segmento que ha ganado y perdido es el de la banca. “En el tema de generación de ingresos están los servicios financieros en remoto, como el pago móvil y las transferencias. Pero en la prestación de servicios en las agencias bancarias ha estado muy reducido. En Venezuela el crédito bancario está restringido desde hace tiempo, esto ha impedido que muchas empresas que eventualmente demanden préstamos para importar acudan al sistema financiero. Tampoco hay actividad comercial plena y la importadora es muy baja”, finaliza Luis Arturo Bárcenas.

Personas con tapabocas haciendo cola para retirar efectivo de un cajero del Banco Mercantil
Foto: José Daniel Ramos

Oscar Torrealba: el tema es cómo ha sido manejada la pandemia

Oscar Torrealba, comentó a El Diario que “la pandemia es una crisis, es una externalidad y recordemos que éstas son ajenas a nuestras acciones. Lo que nos afecta no es la situación generada por la expansión del covid-19 sino cómo ha sido abordada. Mediante el confinamiento se va a perjudicar a algunos sectores y va a beneficiar a otros”.

Considera el economista que en el caso Venezuela los perdedores son “todos los negocios que por Decreto Presidencial se han establecido como no prioritarios, como lo son: hoteles, ferreterías, spa, servicios técnicos, entre otros.  Y los que tienen permiso de trabajar lo están haciendo de forma intermitente”.

– ¿Tiene sentido paralizar toda la economía? 

– La política del confinamiento es lo que destruye al país. Venezuela ya estaba en depresión económica con hiperinflación, ni siquiera en recesión. Recibimos el confinamiento en las peores condiciones, porque cuando te encuentras en una situación como esta: pandemia y confinamiento, realmente lo que importa es la capacidad de aguante y de resistencia. (…) Recibimos el confinamiento con poco músculo financiero y eso hace que tengamos menor capacidad de aguante y que seamos mucho más susceptibles a las consecuencias que son inherentes al cierre, que no solamente ocurre en Venezuela sino en todos los países donde se aplica.

Considera Torrealba, quien es investigador en el Centro de Divulgación del Conocimiento económico (Cedice), que los ganadores en la pandemia son las personas que puedan adaptarse a esta circunstancia inédita y las empresas que puedan ofrecer bienes y servicios que satisfagan las necesidades del momento: “son todas aquellas herramientas y servicios que hagan más cómodo el confinamiento. Se trata de servicios por delivery, transporte de mercancía, envío de mercancía…los mismos establecimientos trabajan a puerta cerradas, pero vía delivery. Además, trabajan mediante redes sociales, lo cual ha generado un comercio informal a gran escala que se venía gestando desde hace años”.

– ¿Qué tanto pierde el sector público?

-El Fisco nacional pierde porque si yo soy empresa que está trabajando a puerta cerrada y lo hago a delivery estoy fracturando, pero no lo estoy registrando. En ese caso, estoy evadiendo impuestos abiertamente. Eso va a obligar a que se ancle la unidad tributaria al Petro, por ejemplo. Eso va a generar más presión fiscal a los negocios que han permanecido abiertos. Las cuentas de Maduro están totalmente deterioradas; no hay ingresos por concepto petrolero y eso hace que el sector público dependa mucho más de la recaudación fiscal.

– ¿Qué debería hacer la administración de Maduro?

-Aplicar políticas cónsonas con las circunstancias. Ciertamente, debe atender la crisis del coronavirus, pero no desatender a la economía y sobre todo evitar aplicar políticas sin sentido, porque, por ejemplo, ¿por qué yo voy a suspender sitios que no aglomeran personas? Es importante repensar una estrategia, una nueva estrategia para poder empezar una reactivación económica, porque muy a pesar de que muchas personas se están reinventando vamos para abajo. 

Leonardo Buniak: hacia dónde vamos

Para Leonado Buniak, calificador de riesgo bancario, la economía venezolana ya estaba atravesando una severa crisis antes de que la pandemia del covid-19 sacudiera al mundo.

La economía pre- covid 19 acumula 24 trimestres consecutivos de contracción, son seis años de deterioro progresivo, lo que ha contraído el Producto Interno Bruto de casi 400 mil millones de dólares en 2012 a 709 mil millones de dólares al cierre de 2019. Estábamos y estaremos sumergidos en la inflación más grande del planeta. En este contexto llega el confinamiento, el cual va a impactar negativamente en el desempeño económico, estimamos que para el cierre de 2020 el PIB nacional decrecerá 32 % aproximadamente y el índice de inflación superará ampliamente a la tasa de 2019 (7.374.4% según la Asamblea Nacional). Considero que la economía venezolana fue confinada mucho antes de la llegada de la pandemia”.

El también socio- director de Buniak & Co dijo a El Diario que lo poco que había disminuido los niveles de hiperinflación a fines de 2019 se revirtió, debido a la merma de flujo de caja en divisas de la administración de Nicolás Maduro. 

“La producción de petróleo de Venezuela ha bajado vertiginosamente y la pandemia mundial ha afectado los precios del crudo. Además, lo poco que extrae el país está comprometido con préstamos con China”.

– ¿Ha habido expansión monetaria y financiamiento del déficit fiscal?

– Sin dudas, en este proceso de confinamiento en esta pandemia, Maduro acudió al expediente de monetizar la expansión monetaria y a profundizar el déficit fiscal. Las cuentas no cuadran y las reservas internacionales han mermado y hay que buscar dinero. Estos factores perjudican aún más a una economía inserta en esta cuarentena que está lejos de levantarse.

-El régimen bolivariano asegura que los sectores con menos ingresos han sido atendidos con la asignación de bonos de compensación.

– Los bonos no llegan a todo el mundo y se han emitido sin respaldo alguno del Banco Central de Venezuela (BCV). Esto es un incentivo a la hiperinflación.

Sobre los sectores más afectados en estos casi siete meses de confinamiento, Buniak señaló que son: industrial, manufacturero, inmobiliario, construcción y turismo y por supuesto el del entretenimiento. El sector bancario está bastante golpeado por la pandemia.

Personas haciendo cola en el banco BBVA Provincial en la semana de Persona secando pelo en una peluquería en la semana de flexibilización
Foto: José Daniel Ramos

“Han bajado mucho las transacciones debido al cierre obligatorio de los comercios, además hay reducción de encaje legal por el orden del 93% que ha imposibilitado el otorgamiento de créditos bancarios”, explica.

Sobre los sectores ganadores o no perdedores, el economista dijo que según su análisis fueron: el productor de alimentos, farmacéutico, higiene, telecomunicaciones y servicios de Internet.

Noticias relacionadas