Omar Vizquel ha sido uno de los mejores shortstop en la historia de las Grandes Ligas. Sus numeritos, a nivel defensivo, siempre han estado entre los sitiales de honor del beisbol de la gran carpa. Su guante, indudablemente, fue uno de los mejores que pasó por el campocorto en el mejor beisbol del mundo. Pero ¿por qué hay tanta duda con respecto a su ingreso al Hall de la Fama? 

Las hazañas conseguidas por el venezolano durante sus 24 años de trayectoria en las Grandes Ligas parecieran ser suficientes. Si solo con números se resolviera su ingreso, entonces todo estaría listo. Sin embargo, es un poco más complicado de lo que parece. Destaquemos cuatro puntos que son vitales para los votantes:

La ofensiva

En este particular, Vizquel fue un pelotero promedio. Sus habilidades con el bate no sobresalían como sí es el caso de muchos otros miembros del Hall de la Fama. No obstante, tampoco podemos decir que fue un bate quebrao’. Conectó 2.877 hits para ubicarse en el puesto 43 de todos los tiempos; dejó un decente promedio de .272, aunque solo en 1999 logró batear por encima de .300 (.333). 

Sin embargo, Ozzie Smith, miembro del Hall, promedió .262 en su carrera y conectó sólo 28 jonrones, a diferencia de los 80 que sacudió Vizquel, quien también es superior en carreras impulsadas y hits. 

Pese a ello, su ofensiva no sirve de mucha ayuda en cuanto a la votación se refiere. Y este punto es uno de los grandes favoritos de los votantes. 

El caso Vizquel: ¿Fijo en el Hall de la Fama?
Omar Vizquel. Foto: MLB

La defensiva

He aquí la pieza más valiosa de Vizquel, su guante. Para nadie es un secreto todo lo que obtuvo en el campocorto. Sus once guantes de oro, sus 8.050 asistencias; 4.102 outs realizados y su solvencia a la defensiva, brillando en innumerables ocasiones con jugadas magistrales. En este punto poco se le puede discutir a un jugador que se convirtió en uno de los mejores campocortos en la historia de las Grandes Ligas (si no el mejor).

Relevancia en su equipo

Indudablemente, sus grandes años los vivió con los Indios de Cleveland, con los que llegó —par de ocasiones— a la Serie Mundial (1995 y 1997), aunque el título en ambas oportunidades les fue esquivo. Formó una maravillosa dupla con Roberto Alomar desde 1999 a 2001 y fue considerado uno de los pilares de Cleveland durante los 11 años que estuvo con la franquicia. No obstante, figuras como Manny Ramírez, Jim Thom, Lofton y el mismo Alomar tuvieron —en gran medida— mayor protagonismo en muchas ocasiones gracias a la tan nombrada ofensiva y al WAR (Wins Above Replacement, en español “Victorias sobre el Reemplazo”) de cada una de estas figuras.  

En este punto es donde radica la crítica que ha realizado el periodista venezolano Juan Vené argumentando que Vizquel no está a la altura de un pelotero que merece ingresar a Cooperstown o no es un jugador fuera de serie, como menciona. 

“¿Qué ha hecho Vizquel en el béisbol? Coger roletazos y tirar a primera. Yo no digo que no va a llegar, yo digo que no voto por él. Para mí no es un pelotero de la altura de los que deben estar en el Hall de la Fama”, me dijo Vené en una entrevista en 2011. 

El carácter extradeportivo

Ahora bien, el caraqueño ha estado inmerso en problemas personales que han trascendido a la opinión pública y se le acusa de violencia doméstica, caso que MLB investiga y que en la última votación para el Hall de la Fama le ha restado apoyo al venezolano. 

Estos hechos en particular pueden, ahora, ser el punto de quiebre en una carrera intachable —en lo deportivo— de Omar Vizquel. Pueden ser ese asterisco que deje a un lado al ganador de once guantes de oro en su carrera por ser inmortalizado. Incluso, uno de los periodistas más destacados de MLB, Ken Rosenthal, manifestó que le dio su voto a Vizquel por lo que hizo dentro del terreno, pero no se sentía del todo bien, sabiendo el escándalo en que se ubica Omar en estos momentos. 

Y es justamente este punto el que puede interrumpir su rumbo a Cooperstown, ya que hemos visto en otras oportunidades cómo son vistos aquellos peloteros inmersos en asuntos de violencia doméstica o similar. De igual forma, hasta que no se tenga alguna respuesta judicial al respecto, entonces solo serán presuntos hechos. 

Vizquel culminó su carrera en las Grandes Ligas dejando una huella imborrable en el campocorto, la misma que debe ser plasmada en el sitial de honor del mejor beisbol del mundo. En las últimas votaciones consiguió estar en 52.6% de las papeletas (se necesita 75%) y este próximo 26 de enero sabremos si Vizquel sumó o restó puntos en esta ocasión, vital en sus aspiraciones para ser inmortalizado.

Ahora el shortstop debe coger el roletazo más importante en su carrera para sacar en la inicial a su principal enemigo: los señalamientos de maltrato a su expareja. Luego de sortear esto, ¿Vizquel estará fijo en el Hall de la Fama?

Artículos relacionados del autor