• Aunque existe tensión en los círculos de traders por la caída que experimentó la criptomoneda en los últimos días, para muchos todavía existe una oportunidad de inversión a largo plazo

Con el reciente desplome del valor del bitcoin, los mercados de criptomonedas están a la expectativa. De superar en febrero de 2021 su máximo histórico de 60.000 dólares por BTC, enfrenta ahora una contracción de 37,33% al alcanzar un valor de cerca de 37.653,25 para la tarde de este sábado 22 de mayo, de acuerdo con el portal CoinMarketCap. Estos valores son similares a los que tuvo en enero, cuando también registró otra leve caída.

A pesar del escándalo generado en redes sociales, el bitcoin todavía conserva su credibilidad como una de las criptomonedas más confiables del mercado. Desde hace meses empresas como Paypal o la firma financiera J. P. Morgan han decidido invertir en el bitcoin, creando incluso fondos para sus clientes.

La principal ventaja que ofrece el bitcoin como un medio de inversión es su rentabilidad a mediano y largo plazo. Es un activo con la capacidad de aumentar su valor con el tiempo, además de gozar en los últimos años de un sistema seguro con posibilidades de vender en cualquier momento.

En Venezuela, la crisis económica ha llevado a sus habitantes a interesarse por las criptomonedas como una alternativa de ahorro al dólar y el bolívar. La variedad de plataformas de intercambio, o exchanges, así como su aceptación mayor como método de pago por algunos comercios lo ha hecho una opción atractiva para varios entusiastas.

De acuerdo con el portal Bit2me Academy, son tres las principales formas de invertir en bitcoin de manera fácil y segura para los usuarios. En El Diario te explicamos cómo opera cada una de ellas:

El trading, o especular con las monedas

Este tipo de negociaciones opera exactamente con los mismos principios que las bolsas de valores. Consiste en comprar el criptoactivo cuando su valor está a la baja, para luego venderlo cuando sube y obtener ganancias. Es un ejercicio netamente especulativo, el cual requiere de habilidad para analizar el mercado y saber cuándo es la oportunidad perfecta para aprovechar los cambios de precio.

Una manera de hacer trading con bitcoin es a través de un mercado de negociación. Aquí simplemente se compran las criptodivisas y se guardan en una billetera digital, o wallet, y luego se realizan pequeñas transacciones a lo largo del día, según la tendencia o moda que siga el mercado. Aquí el valor de la moneda estará determinado por las leyes de la oferta y la demanda.

Foto: Cortesía

Otra forma más compleja es mediante contratos por diferencia (CFD, por sus siglas en inglés). Aquí no se posee el activo subyacente, sino que se especula sobre los movimientos de precio futuros, intentando predecir si su valor subirá o bajará. En este tipo de acuerdos la ganancia será proporcional a la diferencia entre el precio de entrada y el de salida. Por ejemplo, cuando se cree que el valor bajará, si se venden contratos de BTC por $1.000 y al momento del cierre vale $400, se obtendrá una ganancia de $600. Lo mismo ocurre si, por el contrario, se cree que su valor subirá en el futuro y se compra en lugar de vender.

Los CFD cuentan con un apalancamiento, es decir, se puede depositar una cantidad de dinero mínima como margen para tener exposición completa. El problema es que debido al volátil y a veces impredecible comportamiento del mercado, así como se pueden generar ganancias, también hay posibilidad de obtener pérdidas. Si se compra un contrato de BTC que al final no sube, sino baja, esa diferencia se convertirá en deudas para el usuario.

Es importante saber escoger una plataforma segura y evitar la ayuda de estafadores que intentan hacerse pasar por presuntos asesores. Lo mejor es realizar todas las operaciones por cuenta propia y verificar con fuentes confiables las tendencias que siga el mercado. Algunos de los servicios de trading más recomendados son eToro, Binance, Avatrade y Capital. 

El holding, o ahorro a largo plazo

También se le conoce en Internet como HODL (la palabra “hold” mal escrita) y se basa simplemente en conservar los bitcoins adquiridos y esperar. Si el trading es similar al mercado bursátil, este método se parece más a invertir en la compra de oro u otros activos de valor estable.

La razón por la que se conoce muchas veces a este proceso como “hodling” se debe a un chiste surgido en 2013, luego de que un usuario anunciara en un foro su decisión de guardar criptomonedas, cometiendo el error gramatical. Como su significado (bien escrito) denota, el HODL consiste en mantener el activo, sin importar las fluctuaciones que ocurran en el mercado.

Dada su popularidad y respaldo, el bitcoin es una de las criptomonedas más utilizadas para hacer holding. Se trata de un ejercicio de paciencia, y de entender que se trata de inversiones a veces a muy largo plazo. Por ejemplo, aquellas personas que compraron BTC en enero de 2017, cuando su valor promedio era de $950, hoy en día perciben ganancias de 3.863,5% de su inversión inicial.

Para adquirir bitcoin solo se necesita ingresar en una exchange y comprar la cantidad deseada con dinero convencional (conocido como fiat), u otros criptoactivos aceptados. Luego se deben depositar en un monedero digital y esperar. También existe la opción de los paper wallets, que son impresiones de los códigos y direcciones donde se aloja el BTC y sirven como un soporte físico y seguro.

Actualmente, existe una gran cantidad de plataformas de intercambio que a su vez funcionan como wallets, como Uphold, AirTM, Binance, LocalBitcoin o Coinbase.

La minería de bitcoin

Consiste en ir directo a la fuente de la criptomoneda, sin necesidad de comerciar con terceros. A través de máquinas especiales y computadores de gran potencia se generan bloques para la cadena que compone la base de datos del sistema. Al construir un bloque, este libera una cantidad determinada de monedas.

El proceso para construir los bloques es bastante laborioso. Las computadoras deben ubicar cada bloque en la red y competir con otros mineros para su liberación. Cada bloque se descifra resolviendo complicados problemas matemáticos, y una vez logrado, se valida y retransmite a través de la red de nodos descentralizados del sistema. La cadena, o blockchain, posee el historial de todas la monedas y la dirección de cada bloque es única e infalsificable.

Al comienzo, el proceso para minar bitcoin era sencillo y liberaba 50 BTC por cada bloque. Sin embargo, a través de un proceso conocido como halving, por cada 210.000 bloques generados se reduce a la mitad el número de monedas que libera. Actualmente cada nuevo bloque otorga como recompensa 6,25 BTC.

El principal problema del minado de cualquier criptomoneda es la inversión inicial necesaria en equipo. En el caso del bitcoin, son necesarias máquinas ASIC (Circuito Integrado para Aplicaciones Específicas, en inglés). Estos equipos son sumamente costosos, con precios de hasta $3.045,41 dependiendo del modelo. Igualmente, al ser procesadores de gran potencia, tienen un consumo de energía demasiado alto, por lo que no son rentables en países con facturas por servicio eléctrico caras.

Granja de criptomonedas ubicada en China. Foto: Cortesía

Una sola máquina ASIC no puede minar con el nivel de complejidad que ha alcanzado la validación de los bloques. Para generar un bitcoin se requieren de “granjas” compuestas por varios equipos, lo cual eleva exponencialmente el gasto eléctrico. Una alternativa frecuentemente empleada es la conformación de pools, en los cuales varios mineros se unen para sumar las potencias de sus máquinas. Una vez verificado el bloque, se reparten la fracción de los BTC proporcional al trabajo de cada miembro.

En Venezuela, la minería de criptomonedas está fuertemente regulada por el Estado. La Superintendencia Nacional de Criptoactivos y Actividades Conexas (Sunacrip) mantiene un registro de mineros al que cada usuario debe afiliarse, a riesgo de ser multado si no cumple con las leyes en la materia. Igualmente, cada usuario registrado debe participar de manera obligatoria en un Pool de Minería Digital Nacional, donde la Sunacrip será la encargada de administrar y repartir las ganancias.

Mercado volátil

El mercado de criptomonedas, como cualquier otro, está sometido a perturbaciones externas que afectan su estabilidad. El anuncio de Elon Musk de que Tesla dejaría de emplear bitcoin como método de pago, así como las restricciones del gobierno de China al uso de criptodivisas, fueron algunos de los detonantes de su caída a principios de mayo de 2021.

Igualmente, el 12 de marzo de 2020, el BTC vivió un “jueves negro” en el que su valor se desplomó hasta un 50% debido a la declaración del covid-19 como pandemia y la caída de los mercados bursátiles mundiales. No obstante, eso no impidió que en el transcurso del año se recuperara hasta alcanzar su máximo histórico en 2021.

En una entrevista previa concedida a El Diario, el periodista especializado en criptomonedas José Lanz indicó que este tipo de mercados actúan de manera cíclica, así que las estrategias de inversión que se realicen en bitcoins deben tener muy en cuenta el tiempo.

Para inversiones a corto plazo, recomienda aplicar una stop-loss, es decir, una orden para vender en caso de que el valor del bitcoin descienda hasta una cifra determinada. Esto para evitar la menor pérdida posible. Por el contrario, para las inversiones a largo plazo, aconseja hacer holding y esperar. “Hay que estar relajado y mantener un comportamiento más disciplinado, esperando ver qué sucede en los próximos cinco años”, dice.

Por ese motivo, con la situación actual del bitcoin solo es cuestión de tiempo para aquellos seguros de guardar su inversión. En cambio, para aquellos activos en el trading, esta puede ser la oportunidad perfecta para comprar.

Noticias relacionadas