• El equipo de El Diario conversó con una especialista sobre la astrología y el tarotismo para determinar qué tienen de atractivo para distintos sectores en la sociedad. También, seis jóvenes hablaron sobre cómo funcionan y cuáles son los servicios más solicitados sobre ambas creencias. Todos resaltaron la importancia de rescatar la diversidad religiosa y de creencias en Venezuela y el mundo

Se suele pensar que las religiones son las únicas que permiten conectar con algún ser superior, o varios, para brindar paz, fe y respuestas a inquietudes espirituales o físicas del ser humano; como el cristianismo, el islam, el judaísmo, el hinduismo, budismo, e incluso las creencias y tradiciones originarias de los pueblos indígenas de cada país. Un estudio del Centro de Investigaciones Pew de Estados Unidos estimó que en el mundo hay al menos 4.200 religiones y creencias.

No obstante, hay otras como la astrología y el tarotismo, que tienen sus orígenes en el precristianismo y al menos el siglo XIV d.C., respectivamente. Al igual que otras, brindan la oportunidad a las personas de creer en algo. Ambas fueron marginadas por años, por las religiones predominantes, siendo vistas, incluso, aún en la actualidad, como “actos paganos”, “satánicos” o “brujería”.

Con el tiempo, la situación ha cambiado para ambas creencias y ha tomado mayor importancia entre los jóvenes de Venezuela y el mundo, a pesar de que para varios sigue siendo mal vista. Para Daniela Rojas, psicóloga de los Centros Comunitarios de Aprendizaje (Cecodap), la atracción de ese segmento de la población hacia la astrología y el tarotismo se debe principalmente a dos aspectos: el de responder a la incertidumbre, y a la globalización. Otro factor es que ya no ven en las religiones como un espacio idóneo para cosechar la fe.

Ya no solo nos limitamos a un programa matutino de horóscopo, a una sección en una revista o libros, ahora, en las redes sociales, la viralización de los contenidos se encuentra más presente. Además, a diferencia de cómo se manejaba la religión antes en la familia, ahora las nuevas generaciones, los millennials o la generación Z, cuestionan y tienen mayor libertad de pensamiento. Los más jóvenes pueden ser más flexibles con esto y han tenido mayor curiosidad. Ya no es tabú”, dice Daniela Rojas, quien cree que el contenido esotérico se ha vuelto más atractivo, no solo para los jóvenes, sino en general para quienes lo consumen en redes sociales.
La astrología y el tarotismo, las prácticas que toman auge entre los jóvenes venezolanos

¿Cuál es tu signo? La pregunta recurrente entre los jóvenes

Andrea Rada tiene 21 años de edad y es estudiante de comunicación social de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Ella siempre ha estado “conectada” con la astrología, ya que sus tías son afines a las creencias de los movimientos de los planetas y las energías. En una ocasión uno de sus amigos le leyó las cartas del tarot. Desde entonces su curiosidad buscó saber más. En esa búsqueda se topaba con la pregunta constante: “¿cuál es tu signo?”; que puede estar también presente en conversaciones de otros jóvenes. “He tenido consultas pues hay momentos en los que creo que me pueden aportar algo de claridad sobre un tema”, indica Rada.

Para ella, cualquiera puede complementar la astrología, el tarotismo y sus prácticas, con otras creencias, pero hay que hacerlo “sin prejuicios”. Andrea Rada es agnóstica y cree que estas prácticas no están por encima de otras creencias religiosas. Hace cuatro años se leyó por primera vez las cartas y explica que busca equilibrar todas sus creencias para que estén a un mismo nivel. Desde entonces, ha visto que incrementó el interés de estos temas en la juventud.

Considero que se ha dado una apertura porque muchos jóvenes ya no creen en sistemas de creencias regulares o tradicionales, como puede ser la iglesia. Capaz lo que diga el papa, o algún miembro de alto rango de alguna institución religiosa, no lo vean tan coherente, porque son ámbitos que están desactualizados y no se aplican a lo que buscan vivir los jóvenes hoy en día. Con la pandemia por covid-19, la apertura al tarot y la astrología se ha dado más, porque la gente se resguardó en predicciones y orientaciones, frente a sistemas tradicionales que no daban respuesta a lo que estaba pasando”, relata Rada.

En este sentido, Valeria Galindo, de 21 años de edad, estudiante de Comercio Internacional en la Universidad Alejandro Humboldt, agrega que se siente atraída por ambas creencias por la “curiosidad de conocer qué le depara el futuro”. A diferencia de Rada, ella no cree que sea beneficioso pues las personas se pueden “enviciar” con predicciones o patrones de los que no se está seguro si sucederán.

Leer más  La revista Time nombró a Volodímir Zelenski como persona del año

“Esos temas siempre me han causado curiosidad. No creo fielmente que lo que me digan sea cierto, pero me da indicios y puedo creer que sí se cumplirá o que lo que me están diciendo se materializará”, resalta Galindo. A pesar de que tiene reservas sobre el tema, indica que la astrología y el tarotismo pueden ser “más verídicos” que otras creencias.

La astrología y el tarotismo, las prácticas que toman auge entre los jóvenes venezolanos

La astrología y el tarotismo en la voz de sus protagonistas

El caraqueño Adrián Díaz, conocido públicamente como Didi Daze, de 23 años de edad, es uno de los jóvenes venezolanos que se dedican a ofrecer servicios en el área de la astrología y el tarotismo. En su cuenta de Instagram difunde contenido relacionado a la astrología; además brinda asesorías, talleres, cursos y consejos. Su influencia en esa plataforma lo llevó a superar los 136.000 seguidores a la fecha. Considera que, gracias al apoyo de la gente y su trabajo, ha podido desarrollar la intuición necesaria para guiar a los demás con la ayuda de los astros.

“Mi manera de practicar la astrología y de concebirla es que mi enfoque no es solo predictivo, sino que busco ayudar a las personas a entender sus fortalezas, reconocer sus debilidades que puedan potenciar y alinearlos con su propósito en este plano para que puedan disfrutar su vida, vivir en libertad y con la posibilidad de construir sus sueños”, comenta Didi Daze. En 2017 inició, por curiosidad, a ver videos en YouTube sobre astrología; desde entonces, la temática lo atrapó y ha buscado formarse en el área profesionalmente.

Didi no cree que la astrología sea una creencia, sino más bien un arte o herramienta, que permite ver otras perspectivas y realidades. Él no cree que esta busque una “fe ciega”, como sucede en la religión. “Sí creo que la pandemia hizo que las personas cambiaran el enfoque hacia lo interno y sintieran la necesidad de conseguir respuestas en otros lados. Por eso la astrología ha servido como herramienta para ser escuchados y mejorar sus vidas”, completó.

La astrología y el tarotismo, las prácticas que toman auge entre los jóvenes venezolanos
Didi Daze (@dididaze).

Otra de las jóvenes que se dedica a la astrología y el tarotismo es Vanessa Badell, de 22 años de edad, con su proyecto The Cravity, una tienda y cuenta en Instagram donde expone sus trabajos sobre la astrología y el tarotismo. Explica que una de las prácticas que hacen los astrólogos son las lecturas de cartas astrales, que se calculan con la fecha y sitio de nacimiento. Es una “guía” de cómo estaban alineados los planetas en ese momento. Por otro lado, dice que leer las cartas del tarot colabora a responder dudas e inseguridades sobre cierto ámbito o tema.

A los 14 años de edad Vadell inició a leer cartas de tarot en su natal Maracaibo (Zulia). Las ansias de saber más la motivaron a estudiar desde hace siete años sobre las áreas en España. Su proyecto, The Cravity, es una comunidad, en la que ella ofrece consultas sobre astrología horaria, mundana, kármica y terapéutica, tres de las áreas más usadas para predecir, revisar hechos o estudiar propósitos de vida. “Creo que cada vez más los jóvenes se están interesando en la astrología y el tarot. Las personas les gusta aprender sobre estos procesos. Las beneficia porque pueden trabajar partes de ellos que desconocían o negaban”, expresó Badell.

Lo esotérico, como el destino, el futuro y mensajes ocultos, puede llegar a ser un atractivo que tomó auge con la cultura pop entre las personas jóvenes, explica Vanessa. Luis Miguel López, venezolano conocido como Luis Lopra, de 25 años de edad, radicado en México, es uno de los jóvenes que se dedica a crear contenido esotérico de entretenimiento, cultural, que incluyen horóscopos e informaciones motivacionales que surgen del tarot.

Vanessa Vadell (@the.cravity).

“Para mi la astrología tiene sentido, no solo se trata de ti, sino de lo que está pasando en el presente, el día a día, cómo está el cielo, los tránsitos de la Luna o Marte. Los planetas nos hablan, son guías. Tener esas herramientas nos hace poner los pies en la tierra. El tarot es igual, nos habla del inconsciente, procesos, ciclos, situaciones, y te puede guiar, es una brújula”, explica López.

Leer más  Conindustria espera que el sector industrial crezca entre 5 % y 7 % en 2023

Luis busca inspirar a su comunidad en Instagram, donde ha acumulado más de 84.000 seguidores. Además de publicar horóscopos en esa red social y contenidos sobre los signos, también tiene un podcast. Se formó como actor y lleva más de dos años estudiando sobre astrología y tarot; en resumen, se considera un “collage de conocimientos”. Se dedica a crear publicaciones semanalmente y a trabajar con marcas. “Taróscopos”, memes y videos de comedia son algunos de ellos. “Es bonito porque permite que las personas se quiten el tabú que hay respecto a la astrología y el tarot de que es algo negativo. Tienen la experiencia de vivirlo y ven que es todo lo contrario”, relata.

El venezolano en México considera que “lo espiritual está de moda”, al igual que lo relacionado a la mente y la salud mental. Comenta que el tarot llegó a su vida en un momento complicado, y practicarlo le permitió sanar, aunque inició “con miedo” debido a lo que se decía sobre él. “Cosas como lo espiritual, ya no están en un segundo plano y se quedan solamente en la iglesia, puede haber otros tipos de espiritualidades que resuenen contigo, y eso está bien”, subraya Luis Lopra.

La astrología y el tarotismo, las prácticas que toman auge entre los jóvenes venezolanos
Luis Lopra (@luislopra).

Él explica que, aunque la astrología y el tarotismo sean prácticas y creencias distintas, manejan simbologías y herramientas similares, por lo que pueden ser practicadas en conjunto. Otra de las personas dedicadas a la astrología y el tarotismo es Olga Casique, una venezolana radicada en Chile de 29 años de edad, conocida como La Bruja de las Misses. Al igual que Didi Daze, Valeria Badell y Luis Lopra, ella se siente contenta de conectar con los demás y ayudarlos a encontrar respuestas a sus clientes.

Olga se graduó de abogada en Venezuela, pero no ha podido ejercer su profesión en el país austral. Siempre se sintió atraída por el tarot y los concursos de belleza. Por consejos de amigos, unió ambos gustos y ahora se dedica a publicar horóscopos en Instagram y a leerle cartas de tarot a reinas de belleza venezolanas. Inició a leer el tarot a los 13 años de edad, pero no fue hasta los 23 años de edad que incursionó en las redes sociales. Ha usado distintas plataformas para leer las cartas para ofrecer lecturas. Inició, como muchos en el área, haciéndolo de manera gratuita.

A diferencia de las religiones, la astrología no te discrimina, no hay minorías, no le importa si eres gay, trans, gordo, flaco, no le importa tu nacionalidad o religión. Son 12 signos zodiacales, o perteneces a uno o al otro, no hay minorías, todo está cortado en partes iguales. Es una herramienta de la que todo el mundo puede ser parte, sin distinción alguna. Ese es el éxito de la astrología entre los jóvenes”, puntualiza Casique.
Olga Casique (@labrujadelasmisses).

Creencias y prácticas que tienen un precio

Los precios de consultas astrológicas o lecturas de tarot varían y dependen de distintos factores, como extensión de tiempo, experiencia en el área y tipo de servicio. Las personas consultadas señalaron que los servicios pueden variar entre 15 y 20 dólares, por una lectura de cartas de tarot o astrales, y hay otros que superan los 500 dólares, e incluyen una serie de experiencias astrológicas presenciales que se pueden extender por horas.

Los jóvenes que se dedican a la astrología y el tarotismo tienen sistemas de negocios distintos. En el caso de Didi Daze, relata que se guía del “tiempo sagrado”, para planificar dónde, cuándo, con quién y por cuánto estar presente. Vanessa Badell, por su parte, se guía por el impulso de ayudar a los demás a encontrar su propósito en la vida, independientemente del precio. Luis Lopra una vez al mes, durante una semana, hace una “tarot party” en la que cada quien puede hacer algún aporte monetario para participar y recibir una lectura. Olga Casique solo lee cartas de tarot los fines de semana y, al igual que otros, más allá de buscar cobrar, busca ayudar, pues ella tiene otro trabajo en Chile.

“Conocí a una persona que es tarotisma y como él cree en esto y está inmerso en el tarotismo, un día me dijo: ´vamos a hacerte esta lectura´, y yo dije ´vamos a ver qué me dicen las cartas´. La forma en la que esta persona llevó la lectura no fue una predicción, sino más bien un análisis de lo que ocurría en mi vida en ese momento y a lo que le debía prestar atención”, dijo Andrea Rada sobre su experiencia con los servicios de tarot.

Leer más  Cavidea reportó crecimiento de la producción de 37 % entre enero y octubre

Valeria Galindo indica que lo que le han dicho los astrólogos o tarotistas sí se ha hecho realidad en su vida, a largo o mediano plazo. “Creo en esto porque lo he vivido”, subraya la estudiante de Comercio Exterior, quien confiesa que suele asistir a consultas de vez en cuando. Didi, Vanessa, Luis y Olga concordaron en la “alegría” al ver un cliente satisfecho luego de consultas o lecturas, quienes al salir de la sesión suelen tener un panorama más claro sobre su propósito en la vida.

La astrología y el tarotismo, las prácticas que toman auge entre los jóvenes venezolanos

Generar un diálogo para diversificar las creencias

La psicóloga Daniela Rojas destaca, como aspecto positivo de la astrología y el tarotismo el analizar las capacidades y fortalezas de cada individuo, que favorecen el desenvolvimiento como persona. Sin embargo, ella cree que otro grupo de personas puede “querer buscar” ajustarse al perfil que ven en un horóscopo para adaptarse socialmente. Otro factor de riesgo pudiera ser la dependencia a consumir este tipo de información. Recomienda a las familias que de origen tengan alguna tendencia religiosa que reflexionen con la persona que le tiene fe a otras prácticas, y que dialoguen. Para la experta, la confrontación puede llevar al distanciamiento, por lo que se debe buscar conectar ideas comunes.

Las personas que discriminan estas creencias y las minimizan suelen estar arraigados a factores que ven el mundo desde lo tradicional. Esto ha llevado a la intolerancia, que sea visto como algo malo, que no necesariamente es así, y que al tener este punto de vista no solo lleva a que existan conflictos, sino que estas personas pueden estar apartados, aislados, que no comuniquen a otros lo que les guste”, dice la psicóloga, quien apuesta a la diversidad de creencias, pues cree que esto diversifica a las sociedades.

Andrea Rada invita a quienes no comulgan con la astrología y el tarotismo a conocer las prácticas y su implementación en la vida diaria. Agrega que los prejuicios pueden venir del fanatismo a querer asemejar cualquier comportamiento a signos del zodíaco. Para ella el respeto se cosecha desde el hogar. Valeria Galindo indica que cada persona tiene una manera de ver el mundo, por lo que hay que respetarlo. Ella no piensa que las creencias estén tomando auge entre la juventud, sino más bien ha tomado importancia, en general, en distintos sectores sociales en el mundo, independientemente de la edad. 

De hecho, parte de esa influencia se está viendo en algunos países de la región. En Chile, desde marzo de 2022 las personas pueden acudir al Registro Civil para solicitar la partida de nacimiento señalando el motivo que se necesita para determinar la carta astral o natal.

La astrología y el tarotismo, las prácticas que toman auge entre los jóvenes venezolanos

La psicóloga invita a intercambiar puntos de vistas, pues eso puede fortalecer las creencias y acciones individuales. De ese punto destaca la flexibilidad que tienen los jóvenes para adaptarse a nuevas realidades. “En la sociedad, al tener involucrados seres humanos, existirá esta tendencia a la diversidad, no todo el mundo es igual, ni piensa igual. Pueden existir distintas creencias, a menos que perjudique a cualquier ser vivo”, dijo Rojas.

Las críticas y comentarios considerados negativos en torno a ambas áreas pueden afectar a quienes se dedican a trabajar con ellas. Didi Daze, quien se considera afectivo, cariñoso y sensible, indica que el estar en redes sociales “puede tumbar el espíritu” y ejemplifica algunos casos en el pasado, donde fue juzgado en redes sociales por lo que cobra por sus servicios. Por esto, Vanessa Badell opina que creer en el tarot y el horóscopo “no es para todos”. Ambos destacan que, lo que hacen solo brindan herramientas; para lo demás, se debe acudir a un profesional, como un psicólogo.

Luis Lopra relata que solo se limita a ofrecer los servicios del tarot. Explica que pueden existir personas que se aprovechan de la notoriedad de los contenidos esotéricos para cobrar por un servicio cuando no están certificados. Él recomienda consumir estos contenidos de manera responsable, además buscar a personas verificadas, pues pueden comunicar sobre la astrología y el tarotismo de una manera incorrecta y desvirtuar la labor. En cualquiera de los casos, los jóvenes concordaron en que, independientemente de lo que las personas crean, ya sean religiones u otras creencias, son las acciones las que determinarán sus destinos. Subrayan la importancia de rescatar, sin extremismos, la diversidad religiosa y de creencias.

Noticias relacionadas