• La compañía indicó que a partir del 11 de mayo entrará en vigencia una nueva política para su tienda de aplicaciones que limitará los permisos de accesibilidad que pueden solicitar las apps

Google anunció que a partir del 11 de mayo de 2022 eliminará de su tienda de aplicaciones todas aquellas apps que permitan a los usuarios grabar llamadas. La medida forma parte de una serie de cambios en la políticas de la Play Store.

La modificación de las directrices de la tienda de aplicaciones están dirigidas a impedir que los desarrolladores utilicen los permisos de accesibilidad de Android como una herramienta para grabar las conversaciones de los usuarios.

En algunos países esta práctica es considerada un delito y puede acarrear desde multas hasta tiempo en prisión si se demuestra que una persona fue grabada por otra sin su consentimiento expreso.

Desde Google sostienen que su decisión está pensada para mejorar la seguridad de los usuarios con equipos que utilizan el sistema operativo Android. La razón de ello es que en muchos casos las aplicaciones para grabar llamadas exigen permisos que van más allá de su mero funcionamiento.

Leer más  Las enfermedades que pueden transmitirse durante el sexo oral sin preservativo y cómo protegerte

Ponen como ejemplo aquellas apps que solicitan a los usuarios poder tener acceso a instalar y desinstalar aplicaciones de terceros, así como a ver las notificaciones que se muestran en pantalla sin importar si no están relacionadas a llamadas. En muchos casos los usuarios otorgan dichos permisos sin saber que podrían estar comprometiendo la seguridad de sus dispositivos y su privacidad.

Cabe destacar que la medida anunciada por Google no tendrá ningún tipo de efecto en el caso de aquellas personas que hayan instalado en sus terminales aplicaciones para grabar llamadas. El único inconveniente que estas presentarán es que no podrán recibir actualizaciones regulares tal y como antes.

Problemas de seguridad

Foto cortesía

El anuncio de Google se produce a pocas semanas de que firmas de ciberseguridad, por segunda vez en el año, detectaran que decenas de las aplicaciones que se encontraban en la Play Store eran en realidad virus.

En los casos menos peligrosos, estaban diseñados para obtener información personal de sus víctimas relacionadas con sus cuentas bancarias para, llegado el momento, poder estafarlas.

Leer más  “Reconectar” y otras repeticiones vacías

Mientras que en otros casos, el objetivo de las aplicaciones era recabar datos específicos de los usuarios como por ejemplo su número telefónico, correo electrónico e historial GPS. Si bien estos pueden parecer datos de poco valor, en conjunto pueden permitir a una compañía o gobierno identificar a una persona con exactitud y saber dónde, cuándo y con quién se encuentra.

Luego de conocerse esta información Google anunció que había eliminado todas las aplicaciones maliciosas de su plataforma.

Noticias relacionadas