• Expansión del gasto público, incertidumbre política y económica y la hiperinflación son factores que apalancan el costo de la divisa estadounidense en Venezuela

La devaluación del bolívar respecto al dólar alcanzó esta semana récords históricos, pues el precio de la moneda estadounidense saltó en el mercado paralelo de Bs. 820.186,43 el lunes 23 hasta Bs. 1.100.00 este viernes 27 de noviembre, según lo informaron varios portales especializados. La tasa del Banco Central de Venezuela también escaló posiciones en cinco días: de Bs. 782.025,16 a Bs. 1.035.887,03.

Las fluctuaciones no extrañaron a los economistas y menos en estas fechas en donde el régimen bolivariano inició el pago de bonificaciones, salarios, dádivas a trabajadores públicos y a jubilados y pensionados, así como a proveedores de empresas como Petróleos de Venezuela. 

El economista Luis Arturo Bárcenas informó a El Diario que “el alza del tipo de cambio era más que esperada durante estas épocas; el fuerte desembolso de recursos por parte del sector público iba a provocar que los venezolanos dirigieran ese exceso de bolívares a la adquisición de divisas y por ende a la presión al alza del tipo de cambio y eso ocurre porque no se han corregido los desequilibrios macroeconómicos e institucionales que fomentan la hiperinflación en Venezuela”.

Insistió en que lo significativo fue lo alto de la escalada. A Bárcenas le sorprendió el sobreajuste de la tasa de cambio, que superó el millón de bolívares en la semana que recién finaliza. 

“No esperábamos tales magnitudes de ajuste. El desembolso que ha hecho el gobierno es mayor al que estimábamos, pareciera ser que la gestión fiscal de Maduro pondera o valora más los beneficios que le puede traer políticamente mantener a una población vulnerable “protegida” entre grandes bonificaciones respecto a los costos que le pudiera generar esto en el tema inflación”, explica el también economista senior de la consultora Ecoanalítica.

Otro factor que ha empujado el tipo de cambio al alza se relaciona con la incertidumbre sobre el futuro del país. Al respecto, Bárcenas señala que estas últimas semanas han estado plagadas de anuncios que han generado dudas sobre cómo el régimen va a gestionar la pandemia ante el anuncio de la extensión de la semana de flexibilización durante un mes.

“No se sabe cómo se van a gerenciar las semanas de radicalización en enero, no solo en el tema salud sino en materia económica, política y en un asunto fundamental como es el de la capacidad de surtido de la gasolina al país. Esa incertidumbre está pesando sobre el tipo de cambio, porque al final, el mejor refugio para salvaguardar tus activos es el dólar. Te blindas frente a una escasez futura de divisas y de gasolina, la cual te forzaría ir al mercado negro y pagar por ello altos precios. También hay que pensar cómo te blindarías frente a una radicalización de la cuarentena porque quizá los casos de covid-19 se incrementen exponencialmente en diciembre”, sostuvo.

Como tercer elemento que incidió en el salto de la fluctuación del dólar esta semana está relacionado con la duda que se ha generado en los actores económicos sobre si el régimen de Maduro va a autorizar el alza de los sueldos y salarios de empleados públicos y otros dependientes, a la brevedad. “Cualquier ajuste en el ingreso mínimo va a impactar a cómo se cotice el tipo de cambio”, sentenció Luis Arturo Bárcenas.

Los primos hermanos

Otro economista, Wilfredo Briceño, considera que la hiperinflación en bolívares infla el precio del dólar. “El venezolano está preocupado y estupefacto por esta implosión de la cotización del dólar en los últimos días. Y con razón. Todos sabemos que nuestra cotidianidad continuará afectándose si esto sigue como va. El dólar y los precios son algo así como primos hermanos. Es imposible que en el país absolutamente todas las mercancías aumenten de precio y la divisa norteamericana no”.

Dijo a El Diario que durante todo 2020 el índice de inflación ha sido muy superior al crecimiento del precio del dólar en el mercado cambiario. 

Divisas o dólares

“Entre enero y octubre, según las estimaciones de la Asamblea Nacional, la inflación es de 1.798% y hasta el jueves 26 de noviembre, debe estar sobre los 2.150 %. ¿Y el dólar? Arrancó el año cotizándose en Bs 56.000 y el viernes 27 de noviembre la cotización del BCV llegó a Bs. 1.035.887,03”.

El analista estimó que los precios, en general, han aumentado 1,5 veces el incremento del valor de la moneda americana. 

“Son variables altamente correlacionadas, solo que en lapsos cortos no necesariamente corren a equivalentes ritmos. Esto implica que mientras tengamos inflación, el dólar no dejará de aumentar”, dijo.

Sobre las causas de la destrucción del poder de compra del bolívar, Wilfredo Briceño comentó que “la hiperinflación que padece Venezuela tiene por causa fundamental la emisión de dinero inorgánico. Son meros asientos contables que el Banco Central registra, que pagan sueldos, primas, adquisiciones de todo tipo de miles de oficinas públicas, bonos y transferencias sin control alguno, que ejecuta el sistema bancario nacional. Y dado que el tejido empresarial privado y público está en el sótano, pues, no hay posibilidad que el gobierno se haga de recursos formales que financien su descomunal déficit. Por eso, continuará la emisión de dinero basura, este impulsará la inflación, y con ella, el dólar, que, sí es más caro, a su vez, impulsará la inflación, y ésta pateará hacia hacia arriba la divisa extranjera. Un verdadero círculo destructivo”.

Finalmente, Briceño no descartó que el régimen bolivariano organice una nueva reconversión monetaria. “Estimamos que para julio de 2021 haya reconversión, lo cual implica que se le quiten los ceros al bolívar. Sería la tercera de la revolución: 2008, 2018 y 2021”.

Noticias relacionadas