• En una presentación del Observatorio Venezolanos de Finanzas, el economista Leonardo Vera precisó que para implementar un programa de estabilización se debe tener un gobierno de unidad nacional, acuerdos políticos y restablecer las relaciones económicas internacionales

Venezuela se mantiene en un contexto hiperinflacionario y con una crisis política y social que se agrava continuamente. Es por eso que diferentes organismos, instituciones y particulares trabajan en ideas y planes para crear una estabilidad en los diferentes sectores.

En ese sentido, el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF) presentó este 18 de marzo un foro denominado “Propuestas para la estabilización de la economía venezolana”, en donde dos economistas brindaron detalles de un proceso que se debería implementar para la recuperación económica en el país.

Leonardo Vera, economista y profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV), precisó que para estabilizar la economía se deben alimentar las políticas macroeconómicas e implementar reformas tempranas.

La realidad por la que transita Venezuela

El especialista señaló que el país se encuentra en una crisis fiscal “de la que poco se habla pero que existe”, la cual ha empequeñecido al sector público, sus capacidades tributarias y su capacidad de ofrecer y mantener obras y servicios públicos.

“Estamos en una situación además donde se tiene una crisis de deuda que nos mantiene en cesación de pago y con amenazas sobre los activos de la nación”, enfatizó.

Agregó que Venezuela transita también por una crisis externa simbolizada por la ausencia de reservas internacionales y por el muy bajo nivel de comercio internacional (exportaciones e importaciones) que tiene.

Estabilización económica de Venezuela
Foto: cortesía.

Vera puntualiza que también se tiene una poca credibilidad institucional y en las políticas públicas. 

“No hay voceros, no hay personas que orienten o conduzcan estas políticas públicas en Venezuela, no hay un contacto o información con la ciudadanía de manera que esta sepa hasta dónde se dirigen las políticas”, indicó.

Comentó que el país también vive una mala situación productiva con sectores trabajando por debajo del 25% de su capacidad instalada.

“Estamos sobre una crisis socioeconómica de pobreza, desempleo, exclusión y de los sistemas de protección social que han colapsado. El mejor ejemplo de esto es el sistema de seguridad social en Venezuela que prácticamente ha sido pulverizado”, añadió.

Mencionó la alta cantidad de migrantes, la cual representa la juventud venezolana que debería estar en capacidad de producir, trabajar y generar riquezas para el país.

Una economía desigual

Vera señaló que la economía no está inerte sino que va cambiando, por lo que las opciones que les plantea la situación económica actual la resumieron en dos vías: 

  • Apertura a los trancazos
  • Dolarización oficial sin reformas o políticas macros.

Desde su perspectiva, indicó que cualquiera de las dos opciones están conduciendo a lo que han llamado “una estabilización en el foso”, en el contexto de una economía que se hace cada vez más desigual y sin proyecciones de mejoras en la prestación de servicios públicos y protección social.

“La apertura a los trancazos lo que está generando son unas tremendas distorsiones de desigualdades, unos que pueden sobrevivir y otros que no. Ninguna de estas dos vías está resolviendo problemas esenciales, como por ejemplo, la prestación de servicios públicos”, enfatizó.

Estabilización económica de Venezuela

Programa de estabilización

El economista puntualizó que lo que proponen es algo que no existe, pero que tampoco es difícil de reclamar, debido a que toda autoridad pública, frente a una situación como la que atraviesa Venezuela, debería pensar en un programa de estabilización.

El programa de estabilización consiste en un conjunto de políticas macroeconómicas y de reformas institucionales de muy corto plazo cuyo objetivo fundamental, en el caso venezolano, es quebrar significativamente la hiperinflación y la dinámica cambiaria”, dijo.

Además, señaló que debe acompañarse de señales firmes de recuperación de la actividad económica y de la calidad de vida de la población.

Añadió que las reformas tempranas, así como la política fiscal, monetaria y cambiaria (componentes fundamentales del programa), deben estar adecuadamente integradas y coordinadas, tomando en cuenta que se está en una economía bimonetaria con un uso mayor del dólar y con escasa o nula confianza en la moneda local. 

Condiciones necesarias para su implementación

Vera sostuvo que son tres las condiciones que se necesitan en Venezuela para poder emplear un programa de estabilización de manera exitosa, estas son:

  • Tener un gobierno de unidad nacional que ponga en marcha no solo un proceso de transición en lo político, sino que además de prioridad a la estabilización macroeconómica.
  • Poder llegar a acuerdos políticos sólidos que garanticen, entre otras cosas, credibilidad y existencia de una trayectoria coherente de políticas y de reformas a futuro.
  • Restablecer las relaciones económicas y financieras internacionales (salir del aislamiento).

Asistencia financiera internacional

Comentó que para lidiar con la crisis en Venezuela se necesita de mucha oxigenación de la economía que debe venir de la asistencia financiera internacional (donaciones, créditos, puentes, concesionarios, transferencias unilaterales).

Tenemos que trabajar desde ya en la sensibilización de la comunidad internacional y una fórmula que nos garantice poder contar con recursos muy tempranamente en los inicios de un programa de estabilización”.

Canales de gastos para activar la política fiscal

Según el economista, la propuesta en materia fiscal es un fondo de recursos internacionales para programas destinados a la protección social y los servicios públicos. 

Planteó que se deben gestionar dos canales especiales de gastos cuidadosamente diseñados.

  • Uno para atender programas de transferencias monetarias no condicionadas y de apoyo social para recuperar el poder adquisitivo de la gente, así como la reconstrucción de la red de salud, educación y alimentación.
  • Otro para atender un plan de emergencia que permita ir levantando la destruida y precaria infraestructura en materia de servicios públicos básicos de apoyo a la producción y la distribución.

“La ejecución de estos gastos debe hacerse en función de metas que tienen que estar en coordinación con otros objetivos del programa”, subrayó.

Estabilización económica de Venezuela
Captura del foro.

Recaudaciones fiscales

Vera manifestó que si el programa de estabilización es exitoso, las recaudaciones tributarias deberían aumentar.

“El comportamiento cíclico de la tributación va a cambiar en la medida que el comportamiento cíclico de la economía también cambie”, explicó.

Se debe:

-Aumentar las tarifas de los servicios públicos.
-Introducir reformas tempranas que permitan restablecer la recaudación fiscal ordinaria, especialmente la vinculada al IVA.
-Financiamiento monetario será esencialmente sustituido por el financiamiento internacional.

Puntualizó que durante el primer año del programa será difícil mantener un balance entre los ingresos y gastos ordinarios, financiados y ejecutados en moneda local, por lo tanto algún grado de señoreaje seguramente va a existir.

Deuda internacional

“Venezuela tiene otro gran problema de tipo fiscal y económicos que son los pasivos externos (deuda internacional)”, indicó Vera.

Reiteró que es necesario emplear los mayores esfuerzos para ir a un proceso de reestructuración de los pasivos internacionales, los de la República y los de Pdvsa, por lo que el proceso debe contar con un sólido apoyo político interno, de los multilaterales y los países aliados.

Esto debería de generar el suficiente alivio como para que durante los primeros años el país, mientras ocurre la recuperación, no tenga desembolso de recursos”.

Sostuvo que la consecución de acuerdos amigables con los diferentes acreedores son señales de éxito que constituyen piezas claves para cualquier programa de estabilización y para la atracción de inversiones.

El economista agregó que el proceso de renegociación de la deuda externa puede coordinarse con el proceso de transferencia de activos de empresas del Estado, la apertura del sector petrolero y otras reformas en el marco regulatorio.

Reconversión monetaria

Vera informó que parte clave del programa de estabilización está ligado al quiebre de expectativas, por lo que se requieren ciertas reformas institucionales tempranas así como la gestión responsable y transparente de la política monetaria.

Detalló que la propuesta incluye una modificación de los estatutos del BCV, de su directorio del manejo de la información, así como el proceder de la política monetaria y la fórmula con que se transmite al público.

La recuperación de la reputación del BCV es un asunto estratégico de primer orden”.
Estabilización económica de Venezuela

Mencionó que el uso creciente del dólar en la economía venezolana hace inevitable la reglamentación de la circulación de esta moneda en el país.

“Ignorar la dolarización y dejarla al funcionamiento informal es alimento para la inestabilidad”, recalcó.

El especialista explicó que en un sistema bimonetario es inevitable que se dolaricen parcialmente los depósitos y los créditos que otorga el sistema financiero, por ello se requiere una adecuada regularización prudencial y supervisión.

Reactivación de la producción interna y del empleo

Como parte final de la presentación de la propuesta, Vera precisó que si se logra quebrar la inflación, eso ayudará a recuperar rápidamente el poder de compra, lo que generará demanda de bienes y servicios.

“Si se tiene un ordenamiento del mercado cambiario y si se sale del aislamiento financiero, eso también ayudará en el proceso de recuperación interna y de esa forma generar más empleos productivos y trabajos decentes”, añadió.

Sin embargo, destacó que para cumplir con estos lineamientos se debe solventar el acceso a la energía y a todos los servicios públicos, además de tener financiamiento e incentivos regulatorios.

En la medida que Venezuela pueda después de muchos meses entrar en una recuperación plena, sostenida del empleo, los programas de protección social pueden ir saliendo”, subrayó.

Desarrollo de otros sectores económicos 

Luis Zambrano, economista y profesor de la Universidad Católica Andres Bello (UCAB), coincide con Vera en que en los primeros años de una reforma de estabilización, se requiere de un esfuerzo por varias vías: solidaridad internacional y préstamos puentes con gobiernos aliados. 

“Venezuela sigue siendo un país petrolero por algunas décadas más, es un sector que debe reactivarse. Tenemos otros sectores que tienen una capacidad instalada pertenecientes a la industria básica como la del acero, hierro y aluminio”, expuso.

Concluyó que los lineamientos del programa de estabilización económica pueden abrir la posibilidad al desarrollo en nuevos sectores en los que Venezuela tiene potencial, tales como el agropecuario y turismo.

El país requiere de un gobierno que permita la activación de los modelos de rescate de la economía. Actualmente, no se han podido implementar medidas económicas eficaces que oxigenen la situación y ayuden a la recuperación del sector.

Noticias relacionadas