• El organismo emitió un comunicado donde detalla que no es suficiente el llamado a no participar en los comicios, sino que los partidos opositores deben generar propuestas

La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) expresó que los políticos que decidieron no participar en las elecciones parlamentarias “deben asumir la responsabilidad de buscar salidas y generar propuestas para el pueblo que durante años han creído en ellos”. 

En ese sentido, la Iglesia católica venezolana emitió un comunicado este 11 de agosto donde reconoce las irregularidades del proceso de elecciones convocadas para el próximo 6 de diciembre por el Consejo Nacional Electoral (CNE) afín al régimen.

Sin embargo, afirma que “la participación masiva del pueblo es necesaria y podrá vencer los intentos totalitarios y el ventajismo de parte del gobierno”, según refiere el texto.

Lo que pide la Conferencia Episcopal

La CEV indicó que pese a las irregularidades que se han cometido hasta ahora en el proceso de convocatoria y preparación de las elecciones “resulta inmoral cualquier maniobra que obstaculice la solución política y social de los verdaderos problemas presentes en el país”.

Sobre los partidos que expresaron su voluntad de no participar en las elecciones parlamentarias, la Conferencia Episcopal señala que la abstención hará crecer la fractura político-social en el país y la desesperanza ante el futuro. 

“Esta decisión de abstenerse priva a los ciudadanos venezolanos del instrumento válido para defender sus derechos en la Asamblea Nacional. No participar en las elecciones parlamentarias y el llamado a la abstención lleva a la inmovilización, al abandono de la acción política y a renunciar a mostrar las propias fuerzas”, instó.

La Iglesia precisó que en el panorama actual se exige la participación plena de todos los partidos y movimientos políticos. “Dejar a un lado sus propios intereses para promover el bien común y el servicio a todo el pueblo venezolano”, exhortó.

Comunicado íntegro de la Conferencia Episcopal

Abre arrow_downward

La Conferencia Episcopal Venezolana en sus reflexiones y exhortaciones permanentemente ha llamado la atención ante el sufrimiento del pueblo, golpeado por la profunda crisis económica, social, moral, institucional y política que vive el país, siendo olvidado por quienes asumieron el rol de representarlo en el campo político. Esta crisis se ha agravado por la emergencia del COVID-19, que se ha extendido en un país marcado por un grave deterioro del sistema sanitario nacional y por el colapso de los servicios públicos.

Nuestro pueblo tiene una gran vocación democrática, por lo que asume en su normalidad ciudadana la vía electoral como la manera pacífica y racional de establecer una ruta política consensuada e inclusiva para resolver los ingentes problemas que le afectan; esta convicción nos lleva a descartar cualquier salida fuera de la institucionalidad constitucional. Para ello, es necesario celebrar elecciones libres, justas e imparciales con participación de todos los partidos y movimientos políticos, y con un basamento ético que respete el voto ciudadano según está previsto en la Constitución y las normas electorales.

En este momento histórico de Venezuela, están convocadas para el próximo mes de diciembre las elecciones parlamentarias. Somos conscientes de las irregularidades que se han cometido hasta ahora en el proceso de convocatoria y preparación de este evento electoral: desde la designación de los directivos del Consejo Nacional Electoral, la confiscación de algunos partidos políticos, inhabilitación de candidatos, amenazas, persecuciones y encarcelamiento de algunos dirigentes políticos, el cambio del número de diputados y de circunscripciones electorales. Resulta inmoral cualquier maniobra que obstaculice la solución política y social de los verdaderos problemas presentes en el país.

Ante esto, un grupo importante de líderes y de partidos políticos ha expresado su voluntad de no participar en las elecciones parlamentarias. Esto no basta, deben asumir la responsabilidad de buscar salidas y generar propuestas para el pueblo que durante años han creído en ellos, pues la sola abstención hará crecer la fractura político-social en el país y la desesperanza ante el futuro. Esta decisión de abstenerse priva a los ciudadanos venezolanos del instrumento válido para defender sus derechos en la Asamblea Nacional. No participar en las elecciones parlamentarias y el llamado a la abstención lleva a la inmovilización, al abandono de la acción política y a renunciar a mostrar las propias fuerzas. Algo semejante pasó en diciembre de 2005, y no tuvo ningún resultado positivo.

A pesar de las irregularidades, la participación masiva del pueblo es necesaria y podrá vencer los intentos totalitarios y el ventajismo de parte del gobierno.

El momento actual exige la participación plena y libre de todos los partidos y movimientos políticos, junto con el compromiso ineludible de las autoridades y los dirigentes de los mismos, de dejar a un lado sus propios intereses para promover el bien común y el servicio a todo el pueblo venezolano. Nos mueve la fe en Dios, en los valores trascendentes y el amor al pueblo, los únicos que conducen a la paz y a la convivencia fraterna de todos.

Que el Señor y la Virgen de Coromoto bendigan a nuestro pueblo y les conceda discernimiento a los dirigentes sociales y políticos ante los graves retos que enfrenta hoy la patria.

Con nuestra bendición.

11 de agosto de 2020

Cierra arrow_upward

Los 27 partidos políticos que anunciaron el 2 de agosto que no participarán en las elecciones legislativas, aseguraron que no existe abstención debido a que lo convocado no es una elección y pidieron “no colaborar con la estrategia de la dictadura”.

Rechazo en la comunidad internacional

Además, este 11 agosto, la Unión Europea (UE) también se pronunció sobre las elecciones en Venezuela. En un comunicado aseveró que el proceso comicial convocado para el 6 de diciembre no cumple con las condiciones electorales planteadas en la Constitución. 

“No se reúnen las condiciones para un proceso electoral transparente, inclusivo, libre y equitativo”, expresó Josep Borrell, el alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad.

Asimismo, el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, celebró la posición que asumió la UE sobre los comicios legislativos convocados en el país.

“Europa ratifica lo que hemos denunciado: no existen condiciones para un proceso electoral justo, libre y verificable en Venezuela. La lucha hoy es por generar espacios y condiciones que den respuesta a la emergencia humanitaria y la solución de la profunda crisis política”, afirmó Guaidó en su cuenta de Twitter. 

Por último, con las exigencias de la CEV se crea un panorama en el que las opiniones respecto a lo que deben o no hacer las organizaciones políticas son imprecisas. Esto mantiene la incertidumbre en los venezolanos sobre la participación en las elecciones. 

Noticias relacionadas