• El embajador del gobierno interino de Venezuela en Estados Unidos afirma en entrevista para El Diario que las elecciones parlamentarias son un fraude y que no resolverán la crisis del país. También opinó sobre el apoyo y la presión internacional, las opiniones encontradas dentro de la oposición y la excarcelación de presos políticos

La convocatoria del régimen de Nicolás Maduro a unas elecciones parlamentarias ha enrevesado el panorama político venezolano. Carlos Vecchio, embajador de Venezuela en Estados Unidos, no duda y es firme al calificar estos comicios como un fraude, cuyo objetivo es “darle oxígeno a la dictadura”.

En los últimos seis meses, el país no solo se ha visto afectado por la pandemia de covid-19, sino que también ha sido testigo de diferentes acontecimientos políticos. Dos de los que han puesto nuevamente en tela de juicio las formas democráticas de Venezuela es el llamado a elecciones parlamentarias y el “indulto presidencial” que otorgó Nicolás Maduro a 50 presos políticos. Ambos acontecimientos generaron opiniones encontradas y acciones unilaterales por parte de algunos dirigentes opositores. El embajador Vecchio explicó para El Diario por qué considera las próximas elecciones fraudulentas, las intenciones del régimen de liberar a decenas de presos políticos y la importancia del apoyo internacional. 

Vecchio descarta con firmeza que la ruta electoral convocada por el régimen sea la adecuada para caminar hacia la recuperación de la democracia. A su juicio, las condiciones electorales en Venezuela no están dadas y basa su afirmación en la cuestionada imparcialidad del Consejo Nacional Electoral (CNE) y la reciente acción del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de suspender la directiva de los principales partidos opositores. Sin embargo, también se apoya en las recientes declaraciones de la comunidad internacional y organizaciones como la Unión Europea, que aseguran que en Venezuela no existen condiciones adecuadas para seguir adelante con la preparación de estos comicios. 

“No son elecciones. Son un fraude, no hay otra forma de calificarlo, y todo el que le haga el juego a la dictadura participando o exhortando a participar en esa farsa, es parte del fraude. Participar es darle oxígeno a la dictadura, habilitar su permanencia en el poder”, dijo con firmeza. Asegura que esta agenda electoral no supone una solución a la profunda crisis política, económica, social y humanitaria que atraviesa el país, por lo que implica un retroceso dramático. 

A pesar de considerar esto como un paso en reversa en la búsqueda de una solución a la crisis del país, asegura que esta convocatoria no desvía al gobierno interino del presidente Juan Guaidó en la ruta planteada para recuperar la democracia en Venezuela, mediante los canales establecidos en el Pacto Unitario. Considera que ha reenfocado los liderazgos de oposición en el país.

Un portavoz de la Unión Europea hizo pública la decisión de la organización de no enviar una misión de observación a Venezuela dado que el tiempo es muy corto. Además, explicó que se deben cumplir unas condiciones mínimas electorales para enviar la misión a Venezuela. Vecchio respalda esta decisión pero además precisa que no es una “cuestión de fechas”. 

“Aquí no se trata de posponer el fraude. No se trata de hacer fraude otro día, es decir, no solo es un problema de fechas, sino de condiciones políticas y electorales para buscar una verdadera solución a la tragedia que vive Venezuela”, comenta.

Qué es el Pacto Unitario

Es un plan propuesto por el presidente interino, suscrito por 37 organizaciones políticas, en el que se reitera el rechazo a las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, activar el artículo 70 de la Constitución para dar paso a una consulta popular y desplegar una campaña nacional e internacional por elecciones presidenciales y parlamentarias “libres”.

“Solo una elección presidencial libre, convocada por un gran Gobierno de Emergencia Nacional resolverá la crisis. Un nuevo fraude, con apoyo de alacranes y traidores, solo generará mayor tragedia”, apunta. 

Opiniones encontradas 

Esta posición de Vecchio y de gran parte de la dirigencia opositora del país no es compartida por otras figuras de la oposición venezolana. Este es el caso del excandidato presidencial y exgobernador de Miranda Henrique Capriles, y el diputado Stalin González, quienes han hecho pública su posición de participar en los comicios parlamentarios y también mantuvieron conversaciones con el régimen de Nicolás Maduro que dieron lugar a las excarcelaciones del pasado 31 de agosto. 

indulto gilber
Gilber Caro después de recibir el supuesto indulto | Foto cortesía

Vecchio es cauteloso al opinar sobre esta situación y se refiere a Capriles desde el respeto y el afecto puesto que recibió el apoyo de la Unidad en su carrera electoral contra el expresidente Hugo Chávez, en el año 2012, y un año después en la contienda contra Nicolás Maduro.  

—¿Cómo calificaría la posición de algunos dirigentes de la oposición como Henrique Capriles de sumarse a las elecciones y negociar con el régimen?

—Al referirme a Henrique lo hago desde el respeto y el afecto. Creo que está cometiendo un gran error político. Primero no estoy de acuerdo en la forma: pactar con Maduro de espalda a la Unidad y a todos nosotros creo que no fue un juego limpio y luego lo hizo atacando más al gobierno interino que a la propia dictadura generando serias dudas en torno a cuál es su intención. En cuanto al fondo, participar en un fraude no es la solución para Venezuela, ya el resultado está cantando, eso es lo que quiere Maduro. Solo beneficia a Maduro para legitimar su AN. Además, divide a la las fuerzas democráticas y a la comunidad internacional y lo más grave amenaza con erosionar la confianza de la población hacia sus líderes políticos.

Henrique habla de pelear por condiciones electorales. Pero ¿cómo? ¿Complaciendo a Maduro? ¿Dividiendo a la unidad? ¿Destruyendo al gobierno interino? Me temo que esa no es la vía. El hecho de que 50 presos políticos hayan sido excarcelados y se le haya quitado la inhabilitación o persecución a otros es importante pero no mejora las condiciones electorales. Al final del día quien decidió liberarlos fue Maduro para ver si alguien le “legitima” su fraude. Todos los que le hacen el juego a Maduro en este fraude electoral tendrán que responder ante el pueblo venezolano. 

Proteger los activos de Venezuela en el exterior, como el caso de Citgo, ha sido una de las tareas que ha impulsado el gobierno interino desde su política internacional. Recientemente, Nicolás Maduro, en una alocución junto a su gabinete económico, señaló que de ganar las elecciones del 6 de diciembre, la prioridad del oficialismo será rescatar Citgo, recuperar el oro retenido en Londres y “millones de dólares secuestrados en Europa y Estados Unidos”. Ante esta afirmación del régimen, Vecchio destaca que el desfalco al país ha sido “monumental” y afirma que el Plan Marshall de Venezuela es de 80.000.000 de dólares. Precisa que lo incautado a Alex Saab, extesorero del expresidente Hugo Chávez, por concepto de corrupción, equivale a tres planes Marshall. 

El diplomático también denuncia el envío indiscriminado de petróleo a Cuba mientras Venezuela atraviesa una escasez de combustible desde hace al menos dos años y más de 9.000.000 de venezolanos se encuentran en inseguridad alimentaria, según cifras del Programa Mundial de Alimentos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Qué es el Plan Marshall

El Plan Marshall fue un proyecto creado por los Estados Unidos con el único fin de ayudar a los países de Europa Occidental devastados por la Segunda Guerra Mundial. Actualmente este término se utiliza en referencia a los programas de rescate económico de gran magnitud.

“Lo que ha hecho el gobierno interino es proteger esos activos para evitar que sean saqueados. ¿Por qué Maduro no recupera la Pdvsa que tiene en sus manos? Porque quiere manipular a la opinión pública y quiere acabar con la legitimidad del gobierno interino y con el presidente Guaidó. Es lo único que le perturba y ha sido la mayor presión que ha tenido la dictadura en los últimos 21 años”, afirma. 

Excarcelaciones 

El pasado 21 de agosto el ministro de Comunicación del régimen, Jorge Rodríguez, anunció en cadena nacional el otorgamiento de “indultos presidenciales” a 110 personas privadas de libertad, entre los que se encontraban 50 presos por motivos políticos, y a dirigentes opositores que se encontraban inhabilitados o perseguidos. 

En la lista destacaron los nombres de Gilber Caro, Renzo Prieto, Roberto Marrero, Mariela Magallanes, Freddy Guevara, Américo De Grazia, Juan Pablo Guanipa, Ruben González, Vasco Da Costa, José Alberto Marulanda y otros dirigentes políticos y civiles. 

Renzo EFE
Renzo tras salir de la cárcel | Foto: EFE

Al tratar este tema, Vecchio precisa que la excarcelación de los presos políticos no es más que un deber. El encarcelamiento, torturas y vejaciones a las cuales muchos fueron sometidos constituyen una violación de sus derechos humanos por parte del régimen. 

“Son venezolanos que por expresar una idea o estar en un lugar en el momento equivocado fueron víctimas del odio, el rencor y la saña de una dictadura que asesina y tortura a venezolanos en su obsesión por mantenerse en el poder y financiar a Cuba con el desfalco de Venezuela. En ese libreto desgastado que dirige Cuba, salen 10 y entran luego 100, como ya lo han amenazado”, afirma. 

Al momento de la excarcelación, Henrique Capriles aseguró que realizó «gestiones personales» en pro de la liberación de los presos. Esto llevó a la dirigencia opositora a repudiar un posible pacto del otrora candidato presidencial con el régimen de Maduro, debido a que el ministro aseguró que el indulto se otorgaba como parte de conversaciones entre el gobierno de Nicolás Maduro y la “oposición”. Rodríguez señaló también que esta medida se daba con la intención de alcanzar la “paz y la reconciliación política” de cara a las elecciones del 6 de diciembre. 

Para Vecchio estos «indultos» no son más que un intento de Nicolás Maduro de legitimar las cuestionadas elecciones parlamentarias. “Eso no valida ninguna farsa, por el contrario, resalta el uso aberrante de la justicia y las instituciones secuestradas al Estado por el régimen narcoterrorista para cualquiera de sus fines, la farsa o fraude electoral del 6 diciembre es uno de ellos”, comenta.

Apoyo internacional

La ruta planteada por el gobierno interino y el objetivo de restituir la democracia en Venezuela ha recibido el espaldarazo de varios países y organizaciones internacionales. La presión internacional para cercar al régimen de Nicolás Maduro es fundamental en el camino transitorio de Venezuela, afirma Vecchio, pero precisa que puede ser mayor, sobre todo por parte de Europa. 

Esta presión ha servido para cortar los mecanismos de movilización de dinero de la nación en el exterior, también fue parte fundamental en la captura de Alex Saab, así como para congelar y asegurar los bienes del país en el exterior como es el caso del oro que se encuentra en el Banco de Londres, enumera Vecchio. 

Destaca que estos recursos se utilizaron para el programa Héroes de la Salud y destinados también a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Cruz Roja para la atención de la pandemia. Enfatiza que con apoyo de Estados Unidos y países de Latinoamérica se han cercado las presuntas actividades ilícitas de Nicolás Maduro vinculadas con el narcotráfico y el saqueo del oro en el Arco Minero del Orinoco, en el estado Bolívar. 

A pesar de resaltar el respaldo recibido por la comunidad internacional, señala que todavía falta más presión contra el régimen de Maduro, sobre todo por parte de Europa, insiste. 

blank
Aún falta que Europa tome acciones más enérgicas en este sentido, como por ejemplo la homologación de sanciones individuales contra quienes han cometido abusos sistemáticos a los derechos humanos o han realizado actos de corrupción masiva. Está demostrado que la presión funciona en la medida que sea multilateral. No tiene sentido cercar a la dictadura en Estados Unidos y que utilicen estructuras de lavado de capitales en Europa o para burlar sanciones y preservar la operatividad”, precisa.

Señala que la comunidad internacional también es “doliente” de la crisis de Venezuela, puesto que 5.200.000 de venezolanos han debido salir del país debido a la crisis económica y los países, principalmente de Latinoamérica, los han recibido desde hace varios años. 

“Es por ello por lo que este tema se hace de interés multilateral, pues va en beneficio de todos. Que los venezolanos podamos recuperar nuestra democracia, paz y prosperidad.

blank
Sin duda hoy Maduro y sus cómplices no la tienen fácil en el plano internacional. Pero para que esa presión se mantenga es necesario preservar la unidad de las fuerzas democráticas y el respaldo al gobierno interino”, afirma.

Estados Unidos es uno de los principales aliados del gobierno interino de Venezuela y en conjunto han coordinado acciones para ejercer mayor presión sobre el régimen de Maduro. En ese sentido, Vecchio relata los avances y objetivos logrados durante la administración de Donald Trump, entre los que destaca el liderazgo de una coalición internacional contra Maduro, el cerco de financiamiento ilícito de funcionarios del régimen, impulsar la operación antinarcóticos en el Caribe. Por esta razón precisa que no se trata de una lucha contra una “dictadura convencional sino contra una organización de crimen organizado”. 

Sobre la política exterior de Estados Unidos en torno a Venezuela, Vecchio afirma que ha cambiado y se ha endurecido en contra del régimen, las elecciones parlamentarias y quienes legitiman estos comicios.  

“Insisto, si los países de Europa asumen posiciones con más firmeza, en sincronía con las de Latinoamérica, Estados Unidos y Canadá, esta historia tendría un final más cercano. Ese es el reto que tenemos por delante para liberar a Venezuela, restituir nuestra democracia y devolverles a los venezolanos la felicidad, paz, prosperidad y bienestar que les robó una banda criminal”, sentencia.

Noticias relacionadas