• El candidato electo del Movimiento al Socialismo (MAS) en Bolivia, Luis Arce, aseguró que su gobierno recibirá a todos sus ciudadanos, incluyendo al expresidente Evo Morales, quien aún tiene procesos judiciales abiertos en su contra por las denuncias de fraude electoral

La posición del presidente electo de Bolivia, Luis Arce, despertó suspicacias en varios sectores de Latinoamérica y redibuja un mapa incierto de equilibrios políticos con Venezuela y otros países de la región. 

En una entrevista concedida el pasado martes a la agencia española de noticias EFE, Arce criticó las políticas del gobierno interino de Jeanine Áñez, alegando que habían quedado deterioradas las relaciones diplomáticas del país con naciones como Venezuela, Cuba, Irán y Rusia.

El candidato de Movimiento al Socialismo (MAS) manifestó su disposición a “abrir la puerta a todos los países. Al emitir estas declaraciones, apuntó que el único requisito para el restablecimiento de las relaciones entre Bolivia y otros países es que estos respeten “la soberanía boliviana”. “Si eso es así, no tenemos ningún problema”, agregó.

Luego de la proclamación de Áñez como presidenta interina tras la salida del poder de Evo Morales, el gobierno de Bolivia anunció la ruptura de las relaciones diplomáticas con Venezuela en noviembre de 2019, acusando al régimen de Nicolás Maduro de “injerencias” en los asuntos internos de ese país.

Poco más tarde, en enero de 2020, suspendió los lazos diplomáticos con Cuba por lo que llamaba la “hostilidad y constantes agravios”. De hecho, La Habana, desde la autoproclamación de Áñez, sostuvo que dicha acción estaba influenciada por “servilismo” hacia Estados Unidos.

Ahora, finalizado el escrutinio completo que confirma como ganador a Arce con 55,09% de los votos, muchos países, incluidos Cuba y Venezuela, felicitaron al MAS por “haber recuperado las urnas y asestado un golpe a la hegemonía de EE UU”. 

Ante este panorama, quedarían sin efecto los lazos diplomáticos que habían establecido los gobiernos de Áñez en Bolivia y Juan Guaidó en Venezuela. Precisamente, este martes 20 de octubre la presidenta recibió las cartas credenciales de José Gregorio Cumare, designado por Guaidó como embajador de Venezuela en ese país.

La posición del gobierno interino de Venezuela

El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, pidió este jueves 22 de octubre a Luis Arce, como presidente electo de Bolivia, que rechace la violación de derechos humanos, la crisis y la emergencia humanitaria que provocó la gestión del régimen de Nicolás Maduro.

«Queremos que rechace la violación de derechos humanos, que rechace la crisis y la emergencia humanitaria en curso en Venezuela, generada por un dictador y que se sumen a la voz del mundo libre que pide elecciones presidenciales y parlamentarias», dijo Guaidó en una aparición pública en Caracas.

Guaidó, quien se dirigió a Arce sin haberse confirmado su victoria electoral en Bolivia, agregó que «nadie puede solo y, ciertamente, la unidad no es un fin en sí mismo, es un vehículo», concluyó.

En la lista de agradecimientos que ha recibido Arce hay otros nombres. El expresidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero y el exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, además de un guiño con Rafael Correa y el colombiano Ernesto Samper. Cada uno de estos representantes han criticado la gestión de Luis Almagro como secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA). 

El futuro de Evo Morales 

«Arce es Morales», fue una de las consignas que repitió con insistencia el candidato adversario Carlos Mesa durante toda la campaña electoral.

Sin embargo, para los expertos de ese país, Mesa no logró romper «el voto duro» fiel a Morales, anclado en los sectores rurales y en los centros urbanos populares, a pesar de su origen de clase media.

Evo Morales22, 2020. (AP Photo/ Natacha Pisarenko)

En ese sentido, ahora la figura de Arce, como presidente electo, ha sido íntimamente ligada a la de Evo Morales, pues fue su ministro de Economía durante 12 de los casi 14 años consecutivos de su mandato.

El candidato socialista, que se impuso inicialmente con 52,48% sobre el principal candidato de la oposición según el cómputo oficial, dijo a Reuters que no tiene previsto «ningún rol» en su gobierno para el expresidente Evo Morales.

No va a tener ningún rol en nuestro gobierno», dijo Arce en la sede del MAS en La Paz, y agregó: «Él puede venir al país el rato que quiera, porque es boliviano. Pero en el gobierno yo tengo que decidir quién entra y quién no entra».

Morales renunció a la presidencia de Bolivia el 10 de noviembre de 2019 tras perder apoyo de las fuerzas armadas en medio de las denuncias de fraude.

Primero viajó a México y luego se asiló como refugiado en Argentina a partir de la asunción del presidente Alberto Fernández el 10 de diciembre.

“Todo el año dijimos que nunca hubo fraude”, afirmó Morales. El expresidente también aseguró que aún no tiene fecha el regreso a su país.

“Todavía no está programado mi retorno a Bolivia”, dijo a radio El Destape mientras el presidente argentino Alberto Fernández expresó más temprano su deseo de acompañarlo.

Noticias relacionadas