• Para el politólogo Enderson Sequera, el comunicado de PJ marcó una ruptura con el gobierno interino de Juan Guaidó. Opinó para El Diario que desde la formación aurinegra buscan retomar una ruta electoral, cuyo éxito dependerá del acompañamiento del resto de partidos políticos

La ruptura entre Primero Justicia (PJ) y Voluntad Popular (VP) por el manejo de los activos de Venezuela en el exterior precipitó la crisis del gobierno interino de Juan Guaidó. Los partidos, que sostienen el interinato desde enero de 2021, cuando aprobaron la continuidad administrativa de la Asamblea Nacional (AN) electa en 2015, han hecho señalamientos públicos sobre el manejo de estos fondos. Mientras que PJ ha denunciado corrupción ignorando su propia responsabilidad, el segundo, en nombre del gobierno interino, insiste en su transparencia con cada vez menos aliados de peso.

En un comunicado con fecha del 27 de septiembre, PJ renunció a formar parte de “los espacios que atienden” la gestión de activos en el exterior. Esto, según la formación aurinegra, debido “a la falta de receptividad de Juan Guaidó y los representantes del gobierno interino responsables de esta tarea, especialmente del partido Voluntad Popular”.

Asimismo, reiteraron que “desde hace más de un año” habían expresado su “preocupación por la gestión de los activos y de las empresas” públicas en el exterior, por lo que hicieron “propuestas que no fueron tomadas en consideración”. En las mismas, mostraron su “desacuerdo con la forma de gestión de los mismos”.

La contradicción de PJ

A juicio del politólogo Enderson Sequera, el comunicado de Primero Justicia marca su ruptura definitiva con el gobierno interino. Sin embargo, recordó que PJ tiene altas responsabilidades dentro del interinato, por lo cual marca la “contradicción” en la posición de la formación aurinegra. Julio Borges, líder del partido, es el canciller del gobierno interino, mientras que Tomás Guanipa fue el embajador en Colombia, país en el que surgió la crisis por Monómeros, la compañía estatal venezolana que fue sometida por el gobierno colombiano la “máxima vigilancia”.

Comunicado de Primero Justicia rompe con el gobierno interino de Guaidó
Foto: Cortesía.

“Ellos (PJ) también deben rendir cuentas al país. Ellos también son responsables. Deben responder por los mismos hechos de corrupción que denuncian en el comunicado”, dijo Sequera para El Diario. Para el politólogo, acusar a VP de corrupción, fue una manera de “lavarse las manos y eludir responsabilidades”. Y extendió las responsabilidades al resto de partidos.

“Ninguno de los partidos se habría quedado casi tres años formando parte del interinato si la situación hubiese sido tan sectaria como denuncian. Ya se habrían apartado”, añadió el politólogo.

En esa misma línea, el despacho del presidente interino recordó en un comunicado que las decisiones en ese tema “fueron tomadas con la participación y acuerdo de todas las fracciones parlamentarias, con base en criterios constitucionales”. En la misiva recordaron que la gestión de los activos ha seguido “un riguroso proceso de control previo y posterior”, del que destacó auditorías externas y controles de la comisión parlamentaria de contraloría.

En entrevista con el portal Politiks, Juan Pablo Guanipa, uno de los líderes de Primero Justicia, aseguró que ni Borges ni Tomás Guanipa tenían responsabilidades administrativas en las empresas.

Cambio de estrategia de Primero Justicia

Para Sequera, el comunicado de PJ marca un cambio de estrategia en la lucha contra el chavismo. “De la presión internacional iniciada en 2019, pasarán a la ruta electoral que inicia con las regionales de 2021, continuará en el revocatorio de 2022 y buscará cerrar en las presidenciales de 2024.  PJ siente que el interinato es un obstáculo para esta ruta, y decide implosionar desde adentro”, vaticinó.

Por eso mismo, cree que si bien PJ hizo referencia a un tema de transparencia en su comunicado, se trató más bien de un “cálculo político” para desplegar su estrategia electoral.

En opinión del politólogo, Primero Justicia buscaba el momento y tema propicio para romper con el interinato desde finales de 2020, cuando acordaron la continuidad administrativa de la AN. No obstante, considera que hacerlo en este momento demuestra un “pésimo timing político”, debido a que las negociaciones entre el régimen de Nicolás Maduro y la Plataforma Unitaria se llevan a cabo en México. Para el politólogo, la decisión conviene a la delegación chavista.

A nadie le conviene más que al propio chavismo enfrentarse a un adversario que va debilitado a las negociaciones en México, más dividido a las regionales en noviembre y con graves problemas para diseñar una estrategia de cambio político para 2021. Desde enero de 2019, el principal objetivo estratégico del chavismo ha sido neutralizar y desplazar a Guaidó. Dos años después, PJ les facilitó la tarea al marcar el 04 de enero de 2022 como el final del interinato. En los próximos meses, el chavismo solo tiene que sentarse a esperar. Saben que los días para Guaidó están contados”, comentó Sequera.

A su juicio, el comunicado de PJ tendrá tres efectos claves para la oposición al régimen chavista en el corto plazo. El primero, el debilitamiento de la Plataforma Unitaria en México; el segundo, el incremento de la división de cara a las elecciones regionales del 21 de noviembre y la “necesaria” cooperación y articulación de los partidos; y, por último, afecta la posibilidad de diseñar una estrategia unitaria a futuro para lograr el cambio político.

Conscientes de lo que pudiera significar la ruptura al mismo tiempo que se producen las negociaciones en México, en su comunicado de respuesta el gobierno interino emplazó a los líderes de los partidos políticos a respetar y utilizar los mecanismos definidos y creados para dirimir las diferencias, tanto institucionales como políticas. Establecieron como una demanda “compromiso y preservación del objetivo común, sobre todo de cara a un proceso de negociación que podría significar soluciones que son urgentes para Venezuela”.

¿El fin del interinato?

La agrupación aurinegra puso como fin del gobierno interino el 4 de enero de 2022. No obstante, para Sequera “el interinato de Guaidó llevaba meses en terapia intensiva”. Con una Unión Europea lanzada a conseguir acuerdos entre las partes y a validar las elecciones regionales del 21 de noviembre, y un Grupo de Lima disuelto en la práctica, solo tienen el apoyo sólido de Estados Unidos, Colombia, Reino Unido, Canadá, Países Bajos y “pocos más”, según Sequera. Por lo tanto considera que el comunicado de PJ lo que hizo fue “desconectarlo (al interinato) del respirador artificial”.

Por lo tanto, considera que la decisión de PJ abre dos escenarios: o marcar el camino para el resto de partidos o aislarse en su ruta electoral. “Si el resto de los partidos se suma y se desmarcan del interinato, será difícil para los Estados Unidos y países aliados seguir reconociendo a Guaidó como su único interlocutor. Si, por otro parte, los partidos siguen firmes con Guaidó, la comunidad internacional podría mantenerse inmutable en su reconocimiento y PJ terminaría aislado”, comentó el politólogo.

Hoy en día, Sequera considera que es más factible la primera opción, al considerar que el resto de partidos importantes, como Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo –ambos del llamado G4-, también apuestan a la ruta electoral para luchar contra el régimen de Maduro. En este sentido, opina que el margen de maniobra de Guaidó es “limitado”.

Foto: Cortesía Gobierno interino de Venezuela

“Lo aconsejable para el grupo de Guaidó es mutar hacia una plataforma política más ágil y menos burocrática que el interinato, dando respuesta así a las críticas de los partidos, pero manteniendo su fuente de poder: el control de los activos en el extranjero que se desprenden del reconocimiento internacional a su legitimidad. El interinato ha cometido graves errores, tanto estratégicos como tácticos. Pero es de una enorme torpeza política buscar desplazarlo y entregarle en bandeja de plata al chavismo el reconocimiento internacional”, aseveró el politólogo.

Buenos gestos para lo que resta

Para Sequera, sería un “buen gesto a favor de la transparencia” que el gobierno interino publique las cifras del dinero que administra, aunque considera que seguiría siendo insuficiente para demostrar las buenas prácticas. No obstante, este aspecto parece haberse convertido en un callejón sin salida para la oposición al régimen de Maduro.

“El problema es que los mecanismos de contraloría necesitan un castigo efectivo para los funcionarios que cometan faltas. Si se comprueba que un funcionario del interinato incurrió en hechos de corrupción, ¿qué harán? ¿ponerlo a la orden del día de la fiscalía de (Tarek) William Saab? En este punto, y como casi todo lo que tiene que ver con el interinato, estos están en un punto gris”, comentó el politólogo.

Antes esta imposibilidad de confiar en el sistema de justicia venezolano, Sequera opina que deben ser las instancias designadas por el mismo gobierno interino y el mecanismo de control de EE UU los que determinen si hubo hechos de corrupción. Recordó que en el “caso Cúcuta”, una investigación de la propia Transparencia Venezuela dictaminó que no hubo manejos irregulares de la ayuda humanitaria.

Noticias relacionadas