• Los pacientes pueden experimentar la sensación de que los alimentos se atascan en la parte superior del esófago, lo que puede causar malestar y angustia durante las comidas

La acalasia es un trastorno esofágico crónico que afecta el movimiento normal del esófago, el conducto muscular que transporta los alimentos desde la boca hasta el estómago. Esta condición, poco común, puede afectar a todas las personas, pero suele diagnosticarse con mayor frecuencia entre los 25 y 60 años de edad. En El Diario te explicamos sus implicaciones y sus síntomas más comunes: 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la acalasia está catalogada como enfermedad rara con una prevalencia estimada de 10 a 15 casos por cada 100 mil habitantes

Aunque la causa exacta de la acalasia no se comprende completamente, se cree que está relacionada con la degeneración de los nervios en el esófago, lo que lleva a una pérdida de la capacidad de relajación del EEI.

Leer más  #TeExplicamosLaSemana | Domingo 14 de abril

De acuerdo con el sitio web especializado Mayo Clinic, su aparición también se vincula con factores genéticos, infecciones virales y trastornos autoinmunes que inciden en la aparición de la enfermedad. 

¿Cuáles son los síntomas de la acalasia?

Qué es la acalasia y cómo se diferencia de otras condiciones digestivas
Foto: iStock

Los síntomas característicos de la acalasia se desarrollan gradualmente a lo largo del tiempo. Uno de los signos más prominentes es la disfagia, que se refiere a la dificultad para tragar. Los pacientes pueden experimentar la sensación de que los alimentos se atascan en la parte superior del esófago, lo que puede causar malestar y angustia durante las comidas. 

Asimismo, a medida que la enfermedad progresa, la regurgitación de alimentos no digeridos y la acidez estomacal también pueden ocurrir con mayor frecuencia. Algunos individuos pueden experimentar dolor torácico, que a menudo se confunde con problemas cardíacos debido a su ubicación.

Otros síntomas que ayudan a diferenciar esta patología de otras condiciones de salud, de acuerdo con el sitio web Mayo Clinic, son:

– Regurgitación de comida o saliva
– Eructación
– Tos por la noche
– Neumonía (por aspiración de alimentos a los pulmones)
– Pérdida de peso
-Vómitos

Pilar Castillo, especialista en aparato digestivo del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas (CMED), señaló en una entrevista para Infosalud que actualmente se desconoce con exactitud las causas que producen esta patología. 

Aunque en la mayor parte de los casos no se reconoce por qué se produce la acalasia esofágica, entre el 3 % y el 5 % de los casos sí se identifica una causa, siendo la más frecuente la presencia de tumores localizados en la unión esofagogástrica o a distancia”, subrayó Castillo.

Por lo tanto, el diagnóstico implica una combinación de evaluación clínica, pruebas de imagen y estudios de función esofágica. La endoscopia es un procedimiento comúnmente utilizado para excluir otras condiciones y evaluar visualmente el esófago en busca de posibles obstrucciones. Las pruebas de función esofágica, como la manometría esofágica y la radiografía con bario, son fundamentales para confirmar el diagnóstico de acalasia. 

Leer más  ¿Qué hacer en Caracas durante las dos últimas semanas de abril?

La manometría esofágica mide las contracciones musculares del esófago, mientras que la radiografía con bario ayuda a visualizar el esófago y el EEI durante la deglución.

¿Cuál es el tratamiento para la acalasia?

Qué es la acalasia y cómo se diferencia de otras condiciones digestivas
Foto: iStock

El tratamiento tiene como objetivo aliviar los síntomas y mejorar el paso de alimentos desde el esófago hacia el estómago. Aunque no existe una cura definitiva, hay varias opciones terapéuticas disponibles. 

Leer más  Hallaron el cuerpo de Christian Duque, el ciclista que cayó al río Caroní: lo que se sabe

Lucía Diéguez Montes, doctora del hospital Universitario del Sureste de Madrid (España), indicó para Infosalud que los tratamientos se dirigen a “abrir” la zona de unión entre el esófago y el estómago (esfínter esofágico inferior), para que el bolo alimenticio encuentre menos dificultad en alcanzar el estómago. 

Manifestó que el tratamiento se puede conseguir de tres maneras: mediante una cirugía denominada miotomía de Heller (la más frecuente, que vendría a ser como una técnica “antirreflujo”).

Leer más  #TeExplicamosElDía | Viernes 12 de abril

También a través de la dilatación con balón durante una gastroscopia; o por Miotomía Endoscópica Peroral (POEM por sus siglas en inglés).

El tratamiento se elige en función de las características del paciente y de la disponibilidad de la técnica en cada entorno. El efecto adverso más frecuente tras el tratamiento es el reflujo gastroesofágico”, concluyó la doctora Diéguez Montes.

A pesar de los tratamientos disponibles, la acalasia puede ser un trastorno desafiante de manejar, y los pacientes pueden experimentar recurrencias de síntomas a lo largo del tiempo.

El manejo a largo plazo puede implicar la combinación de enfoques terapéuticos y un seguimiento médico regular para evaluar la progresión de la enfermedad y ajustar el plan de tratamiento según sea necesario.

Noticias relacionadas