-- Publicidad --
  • Hace 10 años, el líder opositor fue detenido por convocar a La Salida, una jornada de protestas ciudadanas por la que pasó seis años recluido en prisión. Ahora en entrevista para El Diario, asegura que las condiciones que lo impulsaron a la desobediencia civil siguen allí, pero que el país ahora se encuentra en un nuevo ciclo político bajo el liderazgo de María Corina Machado  

La imagen de Leopoldo López alzando una bandera tricolor entre una multitud de manifestantes fue durante muchos años un símbolo para la oposición venezolana. En una mano llevaba un ramillete de flores blancas, y en su rostro aparece gesticulando un último grito antes de ingresar a una tanqueta de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). Fue el 18 de febrero de 2014 cuando el líder del partido Voluntad Popular se entregó a las autoridades en respuesta a una orden de captura en su contra, pasando a convertirse en uno de los presos políticos más reconocidos del gobierno de Nicolás Maduro.

Ese año marcó un punto de inflexión en la historia contemporánea de Venezuela. Inició el 23 de enero, cuando López, acompañado por María Corina Machado, convocó a una jornada de protestas contra Maduro que se conoció como La Salida. Sin embargo, hechos como el asesinato de Bassil da Costa y Robert Redman el 12 de febrero o el arresto de López, entre otros, derivaron en una ola de represión y persecución política que el país no había visto en años.  El resultado fueron 43 muertes registradas, más de 486 heridos y 1.854 detenidos en el contexto de aquellas protestas.

49 años y 49 memorias de Leopoldo López
Foto: cortesía

Sería el primero de varios episodios de violencia que protagonizó el gobierno chavista en los años siguientes. Ahora, desde su exilio en España, López ve cómo tras una década de diferentes estrategias por parte de la dirigencia opositora, el país parece seguir estancado en el mismo punto en que 2014. En entrevista para El Diario, asegura que al evaluar la situación actual, es evidente que ninguna de las rutas planteadas ha sido eficaz. Pero también cree que este no es aún el resultado final de la lucha.

“Hemos salido a protestar y todavía sigue la dictadura. Hemos salido a votar y hemos ganado, hemos negociado durante muchos años y hemos tenido la presión internacional, pero sigue la dictadura. Entonces hay que entender que todos estos son caminos hacia un objetivo común, y el foco tiene que estar en cuál sea ese objetivo que las circunstancias van dictando”, declara.

-- Publicidad --

La Salida

Leopoldo López: “Creo que la tesis de La Salida sigue estando vigente”
López convocando La Salida el 23 de enero de 2014. Foto: cortesía Vente Venezuela

López fue condenado a 13 años de prisión y enviado a la cárcel militar de Ramo Verde, en Los Teques (estado Miranda). Durante el tiempo de su encierro, vio el desarrollo de otros estallidos sociales como los de 2017 y 2019. En este último, logró escapar de su arresto domiciliario y encabezar junto a Juan Guaidó un intento fallido de alzamiento cívico-militar. También presenció cómo el hilo democrático y constitucional de Venezuela se fue erosionando lentamente, algo que ya había advertido desde los primeros días de Nicolás Maduro en el poder. 

Leer más  La ausencia de medicinas para la esclerosis múltiple pone en riesgo a cerca de 1.500 personas en Venezuela 

En octubre de 2013, el exalcalde de Chacao escribió un artículo de opinión que tituló La Salida. En él, alentaba a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) a articularse con la sociedad civil para lograr una victoria en las elecciones municipales de ese diciembre, pero también a preparar el terreno para buscar acelerar una transición política en el país. 

“No tenemos otra opción que asumir clara y abiertamente salir de este gobierno con el alzamiento de la conciencia y el pueblo en la calle. La Constitución ofrece varios vehículos: constituyente, enmienda, revocatorio o renuncia, pero todos ellos requieren de lo más importante: la determinación firme del pueblo, de salir de este desastre ya”, señaló en su artículo en ese momento.

Opiniones divididas

Leopoldo López: “Creo que la tesis de La Salida sigue estando vigente”
Foto: cortesía Juan Barreto/AFP

La Salida fue polémica desde sus inicios, incluso dentro del propio seno opositor. López recuerda que su primer llamado, el 23 de enero de 2014, se realizó en la Quinta El Bejucal, sede del movimiento Vente Venezuela, dirigido por María Corina Machado. Relata que luego de eso se reunió con los principales partidos para organizar una marcha el 2 de febrero. Sin embargo, al llegar la fecha, asegura que solo contó con el apoyo de Machado y partidos como Bandera Roja y Alianza Bravo Pueblo (ABP).

Aunque la MUD luego participó activamente durante la ola de protestas de 2014, en su momento partidos como Acción Democrática o Primero Justicia no avalaron la convocatoria. Dirigentes como Henrique Capriles, quien había sido candidato presidencial en 2012 y 2013, con el tiempo consideraron un error el haber forzado un quiebre del gobierno a costa de la vida de civiles. “A La Salida hay que incluirla en los grandes fracasos nacionales; como el paro (nacional de 2002)”, llegó a declarar Capriles en diciembre de 2015.

López sostiene que su propuesta siempre tuvo un carácter pacífico. Agrega que la desobediencia civil es un derecho establecido en el artículo 350 de la Constitución y que su objetivo no era derrocar al gobierno con violencia. Su plan, expone, era utilizar la opinión pública para evidenciar las fallas del sistema y movilizar a la gente para presionar a las autoridades. Y así, promover un cambio político a través de los mecanismos que contempla la ley. 

“Yo no estoy de acuerdo con la violencia ni el uso de armas. Si vemos los hechos, nos demuestran que quien ha sido el protagonista de la violencia, la represión, y de la muerte ha sido la dictadura. Entonces, cuando escucho a algunos voceros decir que no están de acuerdo con la violencia, deberían de más bien decir que no están de acuerdo con la dictadura”, señala.

Leer más  La ausencia de medicinas para la esclerosis múltiple pone en riesgo a cerca de 1.500 personas en Venezuela 
#TeExplicamosElDía | Viernes 4 de diciembre
Leopoldo López y Juan Guaidó durante el alzamiento del 30 de abril de 2019. Foto: EPA/Miguel Gutierrez

***

—Actualmente existe un sector de la oposición que cuestiona fuertemente La Salida y considera que fue un error. Entonces, viendo ya con el paso del tiempo, ¿siente que valió la pena toda esta jornada de protesta y los sacrificios que se hicieron?

—Estoy profundamente convencido de que todo lo que hemos hecho ha valido la pena. Ha valido la pena las protestas, ha valido la pena la victoria en la Asamblea Nacional, el construir puentes para que hayan defecciones y la presión internacional. Ha valido la pena el esfuerzo de presionar con sanciones a los corruptos y a los violadores de derechos humanos. Todo esto han sido etapas, y yo cuando escucho muchas de esas voces, creo que no están cuestionando el hecho, sino más bien están construyendo su propia comodidad para no ser incómodos a la dictadura.

Creo que en estos momentos se está poniendo en evidencia que toda esa tesis que se impuso con mucha fuerza después de que se desmontó al gobierno interino, y que hablaba de la necesidad de levantar las sanciones, de negociar, fracasó, pues hemos visto que Maduro es Maduro. Es el mismo tipo antes de La Salida, durante La Salida, en la represión del 2017 y en toda su corrupción. Hoy estamos dándonos cuenta que a pesar de todas las concesiones que se le dieron, sigue siendo Maduro. 
A ocho años de sus asesinatos, persiste el recuerdo de Bassil Da Costa y Robert Redman 
Estudiantes cargan el cuerpo de Bassil Da Costa tras recibir el disparo. Al fondo, de gorra negra y bandera en el cuello, está Robert Redman. Foto: Cortesía

—Dijo que en estos 10 años la oposición intentó de todo, pero pareciera que Nicolás Maduro se ha mostrado imparable, mientras que ha sido la oposición la que se ha desgastado. ¿Cree que todo esto solo ha incrementado el sentimiento de que nunca se va a salir de este gobierno?

—Por supuesto que hay frustración y desesperanza, la gente siente que no hemos logrado el objetivo. Lo que nos hemos planteado es una realidad. Ahora, es una realidad porque la dictadura ha tomado la decisión de mantenerse en el poder a todo costo, metiendo gente presa. Es decir, se ha mantenido en el poder porque precisamente se ha afianzado en sus prácticas dictatoriales. No es que tenga una estrategia hábil o democrática, y muchísimo menos porque tenga el apoyo popular. Hoy Maduro no es que es rechazado por los venezolanos, es odiado y no gana una elección que tenga mínimas condiciones ni de broma. Pero cuenta con la manipulación de la comunicación, con la censura, el poder de la fuerza y la justicia manipulada.

También hay que resaltar que tiene un apoyo internacional mucho más decidido y pragmático que el apoyo con el que contamos las fuerzas democráticas. Maduro cuenta con el dinero de China, con los militares de Rusia, con la teoría y la práctica de control social de Cuba. Entonces, para que entendamos dónde estamos, tenemos que entender bien el problema. Y me parece que muchas veces hay gente que simplemente prefiere no destacar, no describir ni asumir con los pies sobre la tierra el problema que estamos enfrentando y plantean unos escenarios en donde buscan más bien lavarle la cara a la dictadura.

Leer más  La ausencia de medicinas para la esclerosis múltiple pone en riesgo a cerca de 1.500 personas en Venezuela 
Leopoldo López: “Creo que la tesis de La Salida sigue estando vigente”
Foto: cortesía El País

—¿Cómo frenar entonces a un gobierno que, aparte de todo lo que menciona, ha incumplido sus compromisos en todos los procesos de negociación y actualmente parece haberse fortalecido?

—Yo no creo que esté más fortalecido. A ver, Maduro lo que tiene son las prácticas de la fuerza, la justicia injusta, de las redes de corrupción y narcotráfico. Nosotros tenemos que estar muy claros de que la fuerza democrática del país lo que cuenta es con la gente, y la gente se manifiesta de dos maneras: protestando y votando. 

Nosotros tenemos que apelar a la gente siempre de una manera muy honesta. Hay que entender que hay ciclos en donde hay como un cambio de piel del liderazgo político. Yo creo que eso es sano, eso hoy es lo que nos permite tener un liderazgo como el de María Corina Machado, que ha sido legitimado, que ha sido construido de abajo hacia arriba a través de unas primarias y que hoy representa una cara de esperanza y de movilización. Pero así como hoy le toca a María Corina, en el pasado le tocó a Manuel Rosales, le tocó a Capriles, me tocó a mí, le tocó a Guaidó y a distintas personas. Por eso estoy decididamente apoyando a María Corina, porque comparto la tesis y reconozco que en este momento es a quien le toca.

Nuevo ciclo

Leopoldo López en España: lo más destacado de su primera declaración desde el exilio
Foto: EFE

—En los últimos días han detenido a diferentes militantes de Vente Venezuela y vandalizado sus sedes. ¿Qué consejo le da a este movimiento ante un recrudecimiento de la represión?

—Creo que lo más importante es mantenerse cohesionado en la misión, y que cada persona que se sume entienda que el camino del liderazgo en la Venezuela de hoy es uno en donde se tienen que asumir riesgos. Por supuesto, soy solidario con todo el equipo de Vente Venezuela, pues nosotros pasamos por eso durante muchos años. Voluntad Popular ha tenido más de 500 detenidos, de los cuales muchos fueron torturados, algunos fueron asesinados y otros tuvimos que salir al exilio. 

Nosotros hemos vivido la cárcel, la persecución, los allanamientos, la destrucción y quema de nuestra sede, el asesinato moral y las campañas difamatorias. Hemos vivido eso durante los últimos 10 años y lo que más agradezco y reconozco humildemente es que Voluntad Popular sigue en pie de lucha. Hay miles y miles de mujeres, hombres y jóvenes en toda Venezuela que siguen comprometidos con este objetivo que es salir de la dictadura, porque yo creo que la tesis de La Salida sigue estando vigente.

Leer más  La ausencia de medicinas para la esclerosis múltiple pone en riesgo a cerca de 1.500 personas en Venezuela 
Leopoldo López: “Creo que la tesis de La Salida sigue estando vigente”
Foto: cortesía Vente Venezuela

¿Cree que podría repetirse La Salida si no se logra la habilitación en María Corina Machado y una salida electoral para este año?

—Como dije anteriormente, nosotros con lo que contamos es con la gente y la gente se manifiesta de dos maneras. Por supuesto que la salida electoral es por lo que hemos luchado. En mi caso, hasta llegué a hacer una huelga de hambre de 28 días cuando estaba en Ramo Verde con el objetivo de que se convocaran las elecciones de la Asamblea Nacional en el año 2015. Por supuesto que ese es el camino preferido y que esperamos recorrer. Ese es el camino que puede garantizar una transición estable a la democracia.

Pero también existe la otra manera en la que se manifiesta el pueblo democrático, que es la protesta. Yo creo que eso está a flor de piel en Venezuela. Hay un mar de fondo que está allí, que en cualquier momento se vuelve a manifestar por distintas razones. Mantengo mucho contacto en Venezuela, y hay una molestia que está allí, como una espera paciente de los venezolanos para querer salir y cobrar a través del voto. Espero que esa sea la válvula de escape que tenga esa frustración colectiva que tienen millones de venezolanos. 

Leopoldo López: “Creo que la tesis de La Salida sigue estando vigente”
Leopoldo López y María Corina Machado, el 18 de octubre de 2014. Foto: cortesía

Puede existir el descontento popular, pero quizás lo que ya no existe es el ánimo de protestar como se hizo en el 2014, en 2017 y en 2019.

—Yo he estado desde el año 1999 en esta lucha. Desde que llegó Chávez he estado en todos los ciclos y puedo relatar muchos episodios en donde ha habido una profunda frustración. Después del referéndum del 2004 hubo un año de profunda desmovilización. Luego el 2013, después de que Maduro se robó las elecciones, y 2018, antes del gobierno interino, hubo una frustración muy parecida a lo que se vivió el año pasado antes de las primarias.

Yo creo que estamos en un escenario distinto. Tenemos que tener muy claro que la gente siempre ha respondido, y el pueblo venezolano siempre ha sorprendido. Habían partidos que le estaban jugando para atrás a las primarias. Le decían a la gente, a periodistas, a observadores internacionales y analistas dentro y fuera del país que las primarias iban a ser un fracaso. Incluso algunos en la Plataforma Unitaria iban con ese cuento a Jorge Rodríguez y le decían ‘no, tranquilo, eso va a ser un desastre. La gente no va a salir’. Y fíjate lo que pasó. Yo creo que estos son ciclos, y hay que estar siempre buscando construir el nuevo ciclo.

Noticias relacionadas