• La plataforma se convirtió para muchas mujeres en una posibilidad de trabajo que les permite generar una buena cantidad de dinero

Hace cinco años Kathi Menotti* jamás pensó que terminaría exhibiendo su cuerpo a través de Internet como una forma de ganarse la vida. Actualmente tiene 26 años de edad y dos hijos por los que asegura que es capaz de hacer cualquier cosa. 

La grave crisis que vive Venezuela, desde hace más de 15 años, llevó a Kathi a comenzar a trabajar como una camgirl (mujeres que realizan shows de baile y desnudos eróticos en plataformas en línea). Además, vendía fotos suyas de temática sexual a través de redes sociales. Kathi comenta para El Diario que esto resultó ser engorroso y en varias ocasiones fue “estafada”, pues había clientes (hombres) que no pagaban y se quedaban con el contenido.

Hace un año Kathi Menotti comenzó a utilizar OnlyFans ya que, según afirmó, es “una plataforma rápida, sencilla y segura” donde se pueden generar “buenas cantidades de dinero”. Explica que afortunadamente no ha sufrido estafas desde que ofrece su trabajo a través del servicio de suscripción. Incluso, piensa que OnlyFans es “un negocio bastante rentable” para ella.

¿Qué es OnlyFans? Es un servicio de suscripción de contenido por Internet creado en 2016. Actualmente, se le da un uso erótico, aunque se puede encontrar material de otra temática como ejercicios, blogs, etc.

“Por la misma situación país no hay realmente ningún título universitario que te vaya a dar la cantidad de dinero que yo genero semanalmente en este trabajo”, comentó muy segura Kathi.

En la actualidad no tiene claro por cuánto tiempo más seguirá vendiendo contenido erótico en OnlyFans, pero sí está segura de que cuando decida dejarlo utilizará los ingresos que ha ahorrado para emprender un negocio diferente. Aunque reitera que ningún otro “le dará la cantidad de dinero que le da” vender su contenido en el servicio por suscripción.

Captura OnlyFans
Foto cortesía

La historia de Alexa StarX* no es muy diferente a la de Kathi Menotti. Tiene 20 años de edad y hace casi tres años tuvo que dejar la carrera de Ingeniería Industrial porque la situación país le impidió costear sus estudios. De día Alexa trabajaba en una peluquería y por la noche vendía perros calientes en un puesto en la calle.  

Aseguró para El Diario que aún con estos dos empleos hubo días en los que no comía absolutamente nada. Así vivió hasta que tomó la decisión de empezar a vender fotos de su cuerpo a través de las redes sociales. Alexa comentó que pidió un teléfono prestado para poder utilizar Instagram y vender su contenido, ya que ni siquiera poseía un celular. 

Después de un par de años de ser “estafada” y de que el contenido que le vendía a sus clientes fuera difundido y revendido sin su consentimiento en otras plataformas, ella conoció OnlyFans. Desde octubre de 2019 Alexa vende material sexual a través de esta plataforma y aseguró que es una pagina confiable.

“Empecé en OnlyFans porque se puede recibir pagos por suscripciones. Para mí es más fácil así que tener que buscar los clientes en Instagram y en Twitter”, indicó. 

Alexa afirmó que ve a la plataforma como un método rentable para “vivir bien”, aunque sabe que igual se puede enfrentar a situaciones en las que su contenido sea utilizado sin su conocimiento. Agradeció también que ya no tenga que dar su número de teléfono para realizar los intercambios puesto que OnlyFans le garantiza que el dinero le llegará. 

Consideró que es posible que se mantenga en este negocio virtual hasta los 25 años de edad, pues está reuniendo dinero para que cuando llegue el día de dejar de vender fotos de su cuerpo, pueda dedicarse a otros asuntos.

OnlyFans, un lugar sin restricciones  

Georgia Rothe, defensora de los derechos de la mujer, explicó para El Diario que OnlyFans surge con la idea de ser un servicio similar a Patreon, una plataforma digital donde las personas pagan una suscripción mensual a cambio de contenido. 

OnlyFans durante la cuarentena Durante el confinamiento por la pandemia de coronavirus, en varios países OnlyFans aumentó 75% el número de usuarios mensualmente. La plataforma es vista como una nueva labor en el contexto pandémico, comentó Georgia Rothe.

“Evidentemente, al principio no se tenía como objetivo que lo que se intercambiara por esa red fuera contenido sexual, sino que podía ser cualquier tipo de producto. Debido a las restricciones que tiene Patreon en cuanto a este tipo de contenido, al igual que las redes sociales, se incrementó el uso de OnlyFans con el fin erótico o de vender nudes”, indicó Rothe. 

La activista venezolana aclaró que en este servicio no hay presencia de una captación de mujeres con fines de explotación sexual. Agregó que las mujeres que venden su contenido allí lo hacen de forma voluntaria y tienen mucho más control sobre lo que comparten con sus clientes.

También hay riesgos en OnlyFans 

La defensora de los derechos de la mujer aseguró que en OnlyFans pueden ocurrir diferentes tipos de violencia contra la mujer y afirmó que esto se debe a que los hombres no se acostumbran a ver cómo las mujeres expresan placer y sexualidad libremente. 

Mujeres en OnlyFans
Foto cortesía

Rothe identificó las diferentes violencias a los derechos de la mujer en la plataforma de la siguiente manera: 

  • 1.- Los hombres acceden al contenido de las mujeres y luego lo difunden masivamente en otras plataformas. Esto significa una difusión no consentida de material sexual. 
  • 2.- También revenden a terceras personas el material, generando redes con el contenido de estas mujeres. Eso es un tipo de apropiación de la creación del contenido y también es una forma de comercializar con sus cuerpos sin el consentimiento de ellas. 
  • 3.- Difunden información privada de las mujeres como su nombre completo, dirección, nombre de sus padres, pareja, incluso placa del carro. Esto atenta y amenaza la integridad física, psicológica y laboral de las mujeres. 
  • 4.- Acoso u hostigamiento a través de las redes sociales, así como mensajes de odio debido al estigma social y machista contra la mujer. 
Yo diría que 7 de cada 10 mujeres que usan OnlyFans están expuestas al menos a uno de estos tipos de violencia. Por ejemplo, a la violencia del discurso de odio yo creo que están expuestas todas”, expresó la activista.

¿Vender contenido en OnlyFans se considera prostitución? 

Georgia Rothe aseguró que debido a que la acción de vender contenido sexual no solo en OnlyFans sino en otras plataformas es algo “relativamente nuevo”, las defensoras de los derechos de la mujer aún se debaten en cuáles podrían ser los puntos para diferenciar el trabajo que se hace en la plataforma y la prostitución. 

Explicó que uno de los aspectos que se debaten es si realmente la generación de ese contenido sexual posiciona a la mujer dentro de la prostitución o más bien se inclina a contribuir con la industria pornográfica. 

“Yo creo que tiene más que ver con esta idea de hacer pornografía, de hacer contenido para que la gente lo consuma. En este caso sería que no es una industria per se, sino que es un contenido que generan las mismas mujeres que usan OnlyFans y ellas son las que controlan el material que están realizando”, agregó. 

Resaltó que el dinero generado en la plataforma no es en su totalidad de las mujeres que venden el material allí, sino que OnlyFans se queda con 20% de esas ganancias. “Un porcentaje altísimo en comparación con otros servicios”, comentó Rothe.

Es recomendable la seguridad digital

Georgia Rothe expresó que Internet es un espacio público donde las mujeres tienen el derecho de pertenecer libremente y por ello le parece importante que todas conozcan maneras correctas de manejar las herramientas que ayudan a evitar violencias digitales.

Recomendó lo siguiente:

-Mantener el anonimato generando un pseudónimo para evitar ser identificada.

-Tratar en la medida de lo posible, saber quiénes son las personas a las que se le vende el contenido.

-Identificar hasta qué punto quiere exponerse la mujer para decidir si mostrar su rostro o no.

-Evitar que en las fotos se pueda ubicar el lugar de la vivienda. Utilizar siempre un fondo y evitar hacer tomas cerca de una ventana que podría permitir identificar la calle de la residencia.

Mujeres sin protección

Rothe lamentó que en Venezuela no existan leyes que protejan a la mujer de la violencia digital. Destacó que en México existe la Ley Olimpia que se encarga de penalizar acciones como sextorción digital y la difusión no consentida de material íntimo de la mujer.

“En nuestro país cuando suceden estos casos, se puede iniciar un proceso a través de la Ley de Delitos Informáticos, sin embargo, esto no soluciona nada ya que no es una ley que tenga perspectiva de género ni que entienda ese problema como un problema que atraviesan las mujeres”, sentenció la defensora de los derechos de la mujer. 

Indicó que debe existir una reforma en las leyes venezolanas que ayuden a proteger los derechos de las mujeres que hacen vida en servicios como estos.

Día a día las mujeres que trabajan con su cuerpo están expuestas a algún tipo de violencia, en muchos casos estos ataques son producto de la ignorancia de un grupo que no comprende que las mujeres tienen derecho a expresarse sexualmente. 

*El nombre de las entrevistadas fue modificado para proteger su identidad.

Este artículo de El Diario fue editado por: Yazmely Labrador |Génesis Herrera |José Gregorio Silva |Irelis Durand.

Noticias relacionadas