• En vista de la renuncia de la mayoría de sus clubes fundadores, todo parece indicar que el proyecto que lidera Florentino Pérez dictó su sentencia de muerte. En El Diario explicamos las razones | Foto: AFP

Como una pila de naipes se desmoronó la Superliga Europea. A solo días de haber dado su pitazo inicial, parece que este proyecto —impulsado y gobernado por 12 de los equipos más poderosos de Europa— llegó a su fin. La mayoría de sus fundadores se bajaron del tren. Hasta los momentos, solo quedan Real Madrid y Barcelona.

La Superliga Europea pretendía disputar una competición anual —independiente a la Unión de Federaciones Europeas de Fútbol (UEFA)— conformada por 20 elencos: 15 fundadores, que serían los participantes permanentes, y otros cinco que jugarían en condición de invitados o clasificarían por su desempeño deportivo previo.

Para entrar en contexto, AC Milan, Arsenal FC, Atlético de Madrid, Chelsea FC, FC Barcelona, Inter de Milán, Juventus FC, Liverpool FC, Manchester City, Manchester United, Real Madrid CF y Tottenham Hotspur son los clubes fundadores. En un principio, se pretendía contar con la inclusión del Paris Saint-Germain (PSG), Bayern de Múnich y Borussia Dortmund.

El formato de la competición es sencillo: dos grupos de 10 combinados, con partidos entre semana de ida y vuelta. Los mejores ocho conseguirían el pase a la fase eliminatoria —también con encuentros de ida y vuelta entre semana— hasta pelear por el título en una final a partido único. Sin embargo, todo parece indicar que el proyecto dictó su sentencia de muerte. En El Diario explicamos las razones:

Amenazas de la UEFA

El Real Madrid forma parte de la Superliga Europea
Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA | Foto: Reuters

Los 12 equipos fundadores confirmaron la creación de la Superliga Europea el pasado 18 de abril. Uno de sus principales argumentos era buscar mejores beneficios económicos que los que, actualmente, ofrece el torneo a nivel de clubes más prestigioso de Europa: la Champions League. La UEFA, en este sentido, fijó posición en contra de esta iniciativa.

En su comunicado, la instancia europea expuso que la Superliga Europea “es un proyecto que se fundamenta en el interés propio de unos pocos clubes, en un momento en el que la sociedad necesita más que nunca la solidaridad”.

Afirmó que sus competiciones son abiertas y responden al principio del mérito deportivo. Asimismo, amenazó a estos 12 clubes de excluirlos de las competiciones en las que participan, y advirtió con dejar sin los campeonatos continentales a los futbolistas que formen parte de la Superliga.

Nueva Champions League

En medio de la ola de críticas que produjo el anuncio de la Superliga Europea, la UEFA confirmó el 19 de abril el nuevo formato de la Champions League. A partir de la temporada 2024/2025, el certamen contará con 36 equipos —en lugar de 32— y cambiará la fase de grupos y las rondas finales.

“(La Superliga) es una propuesta vergonzosa de algunas serpientes que están guiadas por la codicia. Un escupitajo a la cara de todos los amantes del fútbol”, expresó  trajeado y con rostro serio Alexander Ceferin, presidente de la UEFA, durante el Comité Ejecutivo del organismo.

Postura de dos gigantes

Superliga Europea: seis claves para entender su prematuro fracaso
Bayern y PSG fueron los finalistas de la Champions pasada | EFE

El Bayern de Múnich y el PSG —dos de los equipos que, posiblemente, formarían parte de la Superliga Europea— adoptaron una postura en contra del proyecto. 

Estamos convencidos de que el actual modelo del fútbol garantiza una base seria. El FC Bayern acoge con satisfacción las reformas de la Champions League porque creemos que es el paso adecuado para el desarrollo del fútbol europeo”, dijo Karl-Heinz Rummenigge, director general del conjunto bávaro, en una misiva.

Luego de estas declaraciones —casualmente— la UEFA eligió en su Comité Ejecutivo a Rummenigge como representante de la Asociación de Clubes Europeos (ECA). 

Nasser Al-Khelaïfi, presidente del PSG, consideró que toda propuesta sin el apoyo de la UEFA no resuelve los problemas que enfrenta la comunidad del fútbol, dado que están motivados por “intereses personales”. Además, se mostró a  favor del nuevo formato de la Champions League.

Al-Khelaïfi no solo es miembro del comité organizador del Mundial Catar 2022 y está al frente de Bein Sports —cadena deportiva con sede en Catar que posee los derechos televisivos de la Champions League en Francia— sino que también es el nuevo presidente de la ECA.

Superliga Europea: seis claves para entender su prematuro fracaso
Nasser Al-Khelaïfi está al frente del PSG desde 2011 | Foto: Reuters

De esta forma, el presidente del PSG reemplaza en el cargo Andrea Agnelli, presidente de la Juventus, quien renunció al mandato de la ECA por promover la Superliga Europea.

Mucho dinero de por medio

En los últimos años, la UEFA ha multiplicado el reparto de premios en la Champions League: pasó de 1.268 millones de euros en la temporada 2017-2018 a cerca de 1.950 millones de euros en la 2019-2020; aunque el reparto de premios de esta campaña no se ha hecho público, reseñó Palco23.

El presupuesto de la Superliga Europea, en este caso, es de 3.500 millones de euros, financiados por el banco estadounidense JP Morgan. De acuerdo con Bloomberg y RMC Sport, la entidad europea estaría trabajando para crear un fondo de inversión de 4.500 millones de euros —podría ascender hasta los 6.000 o 7.000 millones— para contraatacar a la Superliga.

“La UEFA es un monopolio, deberían ser más transparentes; no tienen una buena imagen en su historia. Deberían ser dialogantes y no amenazantes, porque aquí nadie ha hecho nada malo. Ellos tienen un formato que ya no sirve, no funciona, y les aseguró que muchísimos piensan así”, dijo Florentino Pérez, presidente del Real Madrid y de la Superliga Europea, a El Chiringuito.

Protestas y renuncias

Además de los gobiernos de Francia, Reino Unido y España, la FIFA, algunas ligas del viejo continente, futbolistas y entrenadores se opusieron a la Superliga Europea. Posteriormente, se formó una rebelión de aficionados en Gran Bretaña —independientemente de la pandemia— para manifestarle a los dueños y dirigentes de los clubes que “el fútbol es de los hinchas”.

Superliga Europea: seis claves para entender su prematuro fracaso
Una multitud de voces expresaron su oposición a la Superliga | Foto: Getty Images

Aparentemente, esto causó que Arsenal, Chelsea, Liverpool, Manchester City, Manchester United y Tottenham se despidieran de la Superliga Europea este 20 de abril. Previamente, José Mourinho —director técnico del Tottenham— y Ed Woodward —vicepresidente ejecutivo del Manchester United— renunciaron a sus cargos.

No obstante, Daily Mail publicó que el gobierno británico se habría puesto en contacto con estos seis equipos de la Premier League para advertirles que, de unirse a la Superliga Europea, se aprobarían medidas legales para complicar los trámites de residencia para futuros fichajes, así como negar los permisos de trabajo.

Rediseño de la Superliga

A los promotores de la Superliga Europea les tocó asumir la postura del Big Six de la Premier League, pese a que acusaron de “presiones externas” a estos seis equipos. Este 20 de abril anunciaron que van a reconsiderar las etapas más apropiadas para rediseñar su proyecto:

La Superliga Europea está convencida de que el sistema de status quo del fútbol europeo necesita cambiar. Nosotros proponemos una nueva competición porque el sistema actual no funciona. Nuestra propuesta tiene el objetivo de darle al deporte una evolución, generando recursos y estabilidad a toda la pirámide del fútbol, incluyendo ayudas para superar las dificultades financieras experimentadas por toda la comunidad del fútbol, debido a la pandemia.

(…) Debido a las circunstancias actuales, debemos considerar los pasos más apropiados para rediseñar el proyecto, siempre teniendo en cuenta nuestros objetivos de darle a los fanáticos la mejor experiencia posible”.
Florentino Pérez, presidente del Real Madrid y de la Superliga
Florentino Pérez preside a la Superliga y al Real Madrid | MARCA

Atlético de Madrid, AC Milan e Inter de Milán anunciaron la mañana de este 21 de abril su renuncia a la nueva competición. En eso, la Juventus comunicó que, pese a que está convencida de la validez de los fundamentos deportivos, comerciales y legales del proyecto, “existen pocas posibilidades de que este se lleve a cabo en la forma con la que se concibió originalmente”.

Además, L’Équipe reseñó que la UEFA habría acelerado el proceso de reestructuración del fair play financiero, con la intención de favorecer a los equipos que no están incluídos en este movimiento separatista. Esto —obviamente— beneficiaría al PSG y al Manchester City.

La Superliga Europea tenía como intención crear una competencia independiente de la UEFA y “salvar el fútbol”. Solo quedan Real Madrid y Barcelona por dejar a la deriva una iniciativa que tan solo tenía 72 horas de gestación. La lucha de poderes e intereses se hizo evidente.

Noticias relacionadas