Durante el aislamiento debido a la pandemia por Covid-19 he descubierto cosas que ni siquiera sabía que existían. Que quizás estaban ahí, muy visibles, pero que no les había prestado atención por el simple hecho de mantener una rutina y la mente llena de tantas cosas pendientes por hacer durante el día.

Incluso yo, que ya estaba familiarizada desde hace varios meses con el homeoffice y tengo siete años trabajando en medios digitales, he redescubierto herramientas, apps y plataformas para poder reinventarme y hacer mis actividades de una manera más productiva y dinámica. Básicamente para no aburrirme porque han pasado 40 días que han sido prácticamente iguales.

Para aquellos que se han visto obligados a trabajar desde casa, les cuento que ya tengo cierta experiencia en esto y puedo ayudarles, desde mi trinchera, a no morir en el intento.

Una de las herramientas fundamentales que hay que tener descargada sí o sí en nuestro computador o teléfono es “Zoom”. Ajá, sé que lo más probable es que todos la hayamos al menos escuchado durante la cuarentena, muchos incluso desde antes, pero ¿realmente sabemos cómo utilizarla? ¿Conocemos completamente esta app y obtenemos todos sus beneficios? porque no es solo crearse una cuenta y unirse a una conferencia cuando nuestro jefe nos manda el link. La verdad es que hay que ir mucho más allá para que puedas decir con propiedad que la manejas como es debido.

Si queremos ser anfitriones de nuestra propia reunión en Zoom, al ingresar debemos tomar el control de la misma, para ello hacemos click a la derecha, en “Participantes” y en los íconos aparecerá la opción “Hacerse cargo como anfitrión”.

Allí podemos ingresar una clave, que servirá para que quienes vayan a participar en el encuentro online puedan ingresar de forma exclusiva, junto con el link de la mism. Posteriormente, lo más recomendable es silenciar el micrófono de todos los participantes y bloquear también sus cámaras. Estas medidas servirán para que no interfieran audios o imágenes exteriores, además de que permitirán que mejore la conexión. Si marcas la opción de que ellos mismos no puedan reactivar su micrófono hasta que tú se los permitas será como tener tu propia dictadura virtual. Bueno, por lo menos algo parecido.

Una vez que estén todos los participantes dentro, bloquea la reunión para que nadie más pueda ingresar. Esta opción la encuentras a la izquierda de «Participantes», el el ícono «Seguridad». Es muy importante hacer esto ya que por más de que las plataformas aseguren que las conversaciones se encuentran “cifradas”, debemos cuidarnos a toda costa, “non lo sai mai” (uno nunca sabe), diría mi nonna.

Zoom también posee una funcionalidad de grabación para que la reunión no quede olvidada. El planificador de la sesión debe activar la función de “Grabación en la nube” y los participantes pueden solicitar la misma una vez finalizado el encuentro virtual. Toma en cuenta que las grabaciones se borran después de cinco días, por lo que debes guardar el archivo como .mp4 en su computador o teléfono.

Utiliza accesos directos like a pro, ya que Zoom tiene su propio conjunto de accesos que te ayudan a trabajar rápidamente. Aquí te dejo algunos:

– Silenciar o activar el audio: Alt + A
– Iniciar o detener video: Alt + V
– Pausar o reanudar el uso compartido de la pantalla: Alt + S
– Pausar o reanudar la grabación de pantalla: Alt + P
– Cambiar de cámara: Alt + N y Levantar o bajar la mano: Alt + Y.

Si eres usuario de Mac debes sustituir la tecla Alt por la tecla Comando. Puedes encontrar una lista completa de los atajos de teclado navegando en el menú de configuración de Zoom y seleccionando “Atajos de teclado” en el panel izquierdo. De igual forma, puedes navegar directamente en la plataforma de Zoom para conocer más funcionalidades que te ayudarán a ser un experto en poco tiempo.

Para finalizar, te puedo decir que lo más importante es saber lo básico, lo que expuse anteriormente. No solo para quedar bien con tus compañeros de trabajo, empleados, amigos o alumnos, sino para no quedarnos atrás en el mundo digital, que como ya sabemos, se mantiene cambiando cada minuto.

Artículos relacionados del autor