• La crisis venezolana obligó a Abraham a generar ganancias a través de un videojuego. A pesar de ser contador, en Venezuela no puede vivir de su profesión

—Entonces, ¿matas tigres online? —pregunté hace unas semanas.

—No, bro, mato dragones —dijo Abraham

I

1. Gielinor

A Gielinor no se llega en ferrocarril ni en camionetita. Mucho menos a pie. Gielinor está allí, y puede estar aquí, más cerca de lo que te imaginas, pero al mismo tiempo no está, como si se tratara de un lugar metafísico. 

Tal vez pienses que te hablo de una versión actualizada de El Dorado, solo con una diferencia demográfica: es la ciudad más densamente poblada del planeta, porque según los datos más recientes, en Gielinor conviven más de diez millones de personas. 

Si el nombre Gielinor no te suena familiar es por una sencilla razón: no eres uno de los miles de venezolanos que viven, mueren y resucitan en Gielinor, siembran, cosechan, construyen, hechizan, roban, asesinan monstruos o huyen de ellos, y aún les alcanza el tiempo hasta para pescar y cocinar durante largas horas del día y la noche. De hecho, hay quienes se dedican a estas actividades agropecuarias y gastronómicas por meses (de manera ininterrumpida). Y todo este sacrificio de nuestros compatriotas es retribuido en un monto en dólares equivalente a sumas que serían impensables en la administración pública y otros sectores comerciales.

En este tercer párrafo, ya es fácil intuir que deseas saber a toda costa dónde está Gielinor.

Pero antes te pregunto:

¿Dónde has estado que nunca has conocido a un gielinoriano? Porque te traigo noticias. Es probable que de cada mil personas que conozcas, una lo sea.

Para llegar a Gielinor no se necesita pasaporte ni engorrosas gestiones. Ni gasolina. Ni siquiera debes salir de tu casa. Porque resulta que Gielinor es un mundo ficticio de un videojuego lanzado al mercado a principios de siglo.

2. Abraham

Cuando Microsoft sacaba al mercado el mítico sistema operativo Windows ’95, el protagonista de esta historia experimentaba un cambio drástico en su dieta: la transición del tetero hacia los alimentos sólidos.

Abraham es contador y vive en los Valles del Tuy, estado Miranda. En la adolescencia adquirió un inglés fluido gracias al mejor método de enseñanza disponible entre sus aficiones: las letras de Korn y Linkin Park afinaron su pronunciación y con videojuegos como Tibia y Flyff cultivó la gramática. 

3. Sin quince y último

Hacia finales de 2019, las cosas marchaban bien para Abraham. Su pequeña hija crecía fuerte y saludable y él trabajaba a distancia para una agencia española de publicidad. Una mañana de mediados de diciembre, vía correo electrónico y luego de un corporativo saludo navideño, le notificaron que su nombre no aparecería en la nómina de pago de enero-2020. La empresa de un momento a otro decidió reducir su personal.

4. Falling away from me

A escasas noches para la Navidad de 2019, Abraham comprendió que debía cuanto antes buscar una fuente de empleo para mantener a su familia. Preocupado, abatido y un tanto desorientado, pensó en su niñez y en lo feliz que era en aquella época, sin preocupaciones, sin abatimientos ni desorientaciones de ningún tipo. 

En su transitorio paseo por sus memorias, recuperó una pasión que tenía en absoluto reposo: su fascinación por los videojuegos online

—¡Gielinor! —dio un grito ahogado.

Se sintió abastecido por una renovada vitalidad y, con un entusiasmo de leyenda, preparó una taza de café bien cargado. Fue directo a su computadora, un procesador Dual Core 2.2. de 3 gb de memoria RAM. Tomó el mouse, cerró el archivo Word titulado “Currículo actualizado dic-2019” y, sin perder un segundo, abrió el buscador de Google:

Lugar de trabajo: Gielinor. O cómo ganar 200$ al mes matando dragones

En el top ten que ofrecía una web figuraban clásicos como World of Warcraft o Tibia, y entre esos Old School RuneScape ubicaba un honorable quinto lugar. El redactor del artículo recomendaba Old School RuneScape especialmente para venezolanos, ya que esta versión es más liviana que la reciente y los requerimientos de velocidad de Internet, hardware y software para su instalación eran mínimos, cualidades que el redactor consideraba apropiadas para jugadores en Venezuela, país en el que no todo el mundo podía costearse un equipo de última generación. 

En la actualidad, es muy raro el día en que Abraham no es solicitado para asuntos de videojuegos. Él suele animarlos con efusiva solidaridad, como si se tratase más bien de un gurú de las cimas del Himalaya (o más bien de las cumbres borrascosas de Morytania, una oscura y temida región de Gielinor).

Abraham aconseja:

—En serio, ¡mato dragones, bro!, y despreocúpate, RuneScape puede correr hasta en un microondas o en una calculadora enchufada a una papa. ¡Fíjate! —exclama—, yo no tengo Internet ABA y trabajo con los datos del teléfono. Y todavía me resulta.

—¿De pana?

—Créate tu muñeco ahí que yo te ayudo con lo demás.

Desde el 20 de diciembre de 2019 hasta la fecha de la publicación de esta crónica, Abraham ya lleva 14 meses como ciudadano de Gielinor.

II

5. El videojuego

Lugar de trabajo: Gielinor. O cómo ganar 200$ al mes matando dragones
Mapa de Runescape

RuneScape está en la categoría de los llamados MMORPG, siglas en inglés de massively multiplayer online role-playing game, videojuegos de rol multijugador masivos en línea. Fue lanzado el 4 de enero de 2001, desarrollado por la empresa británica Jagex, acrónimo de Java Gaming Experts. En 2004 aparece RuneScape HD, en septiembre de 2013, RuneScape 3; y en febrero de ese año, la versión que se ha convertido en la fuente de ingreso de miles de venezolanos: Old School RuneScape, una reactualización de una versión lanzada en 2007.

—No he tenido la posibilidad de jugar las otras versiones —dice Abraham—, mi computadora está obsoleta, aunque en estas nuevas versiones contradictoriamente se pagan menos por las M’s (emes). Las monedas del juego son las gold piece, y lo que llamamos eme, million, es simplemente un millón de unidades de esas gold piece, que es lo que uno vende.

El espacio narrativo de RuneScape es un mundo fantástico-medieval cuya trama la va pautando cada uno de los jugadores a través de sus personajes. Estos pueden explorar territorios, dedicarse a las actividades que propone el juego, conocer a otros jugadores e, incluso, hacer alianzas en las que ambos o un grupo se favorezcan mutuamente.

6. Paciencia, hermano, paciencia

Abraham se tomó con rigor esta nueva etapa de su vida. A su entrenamiento no le faltó seriedad ni estudio. Se apoyó en una bibliografía tan amplia como un doctorado y gracias a la generosidad de Internet se descargó guías en PDF que con vertical solidez leyó en inglés, tradujo, releyó en español, tomó nota y se puso a jugar profesionalmente solo cuando se sintió preparado.

Abraham recuerda aquellas semanas como una época marcada por madrugonazos o desvelos frente a YouTube, atento a cada tutorial, sobre todo los de Hugodzilla, célebre youtuber mexicano que por su talento pedagógico más bien parece el alumno predilecto de Paulo Freire. Hugodzilla explica desde las estrategias básicas hasta cómo salir airoso en las quests (las misiones del juego). Y lo más importante: instruye desde cómo generar dinero hasta su eficaz negociación en el intrincado y gigantesco mercado que se ha gestado alrededor de RuneScape.

—Paciencia, paciencia, porque las cosas se deben hacer de este modo —dice Abraham con humildad a su discípulo de turno—, hermano, escúchame, como prácticamente todo lo que uno quiere lograr en esta vida, no es que vas a llegar y, listo, al día siguiente ya vas a generar $30 semanales. RuneScape es un juego lento. Al principio, a no ser que tengas una idea muy clara, no le vas a ver ingresos en la primera semana. Ni en la segunda. Capaz sí, mmm…, al mes, y con mucha suerte.

7. “Juego 16 horas cada día”

Lugar de trabajo: Gielinor. O cómo ganar 200$ al mes matando dragones
Abraham

Abraham regularmente trabaja entre 14 y 18 horas diarias y obtiene ganancias que oscilan entre $50 a $80 a la semana. Pero esto no es un horario estable

—Generalmente juego 16 horas cada día, como pueden ser muchas más, a veces veinte y hay momentos en los que paso de las 24 horas para generar un buen dinero porque si no, el dinero no me rinde. Claro, siempre y cuando la suerte me acompañe. Si a uno le va bien, pues es lógico que tú quieras continuar, también pasa que quiero hacer algunas quests que, la verdad, son muy largas. Como Dragon Slayer 2. En teoría esta misión se extiende por dos horas. Si ves una guía en YouTube, lo constatas: ¡dura dos horas!, pero cuando te toca, te das cuenta que pasan dos, tres, cinco horas entre ven para acá, ve para allá, mata a este monstruo. Es una de las quests que más exige porque justamente es una de las que mejor paga. Cuando la concluyes, bro, desbloqueas varias zonas donde hay dragones que te pueden pagar hasta 1.5 emes la hora, y ese monto equivale a 0,60 centavos de dólar por hora.

En una de las páginas de venta y compra de emes por dinero real, un gestor de turno antes de cerrar satisfactoriamente un negocio, le propuso lo siguiente: 

—Una pregunta, Abraham, vos, por casualidad, ¿habéis pensado ir a las cuevas de Revenant? —La pregunta lo agarró desprevenido.

—Oye, sí, justo cuadro con un pana que entrené. Pero ya es un duro. Iremos la semana de arriba.

—Le voy a pasar un dato a vos que me lo vais a agradecer el resto de tu vida. 

—Ah, ¿sí?

—Si me hacéis caso, vas a ver cómo a cualquier muñeco que se te acerque lo vuelven verga. ¿Me entendéis?

—Eh, no…

—Bueno, te paso el contacto y cuadra con mi primo.

—Pero ¿es serio?

—Más serio y muere. Te lo juro por mi madre santa.

8. La mafia de El Maracucho 

Cada vez que Abraham se conecta a RuneScape se une, en promedio, a más de 120.000 usuarios de todo el planeta. La plataforma desarrollada por Jagex cuenta con 169 servidores y cada servidor permite un aforo máximo de 2.000 cuentas, por lo que 338.000 es el límite de players que puedes llegar a encontrarte simultáneamente. Si bien la cifra equivale al 0,0048% de la población mundial, no deja de ser asombrosa, y más aún para un videojuego con veinte años de antigüedad. De esos 120.000 runescapers, un porcentaje considerable es vennie, como le llaman a los venezolanos.

Un usuario de Reddit escribió lo siguiente en un foro: “Tengo algunos números aproximados sobre la ubicación de los jugadores que, al menos, usan RuneLite. Por país (en términos de tráfico), Venezuela ocupa el puesto número 3, por delante de Canadá y Australia, y aproximadamente el 8% de las solicitudes que atendemos son de Venezuela. (Obviamente, esto está muy sesgado porque solo se toman en cuenta los usuarios que juegan desde su PC). El porcentaje debe ser mayor”.

Uno de esos miles de venezolanos es el astuto gamer conocido como El Maracucho.

No todo en Gielinor es pescar, construir y matar dragones. En ese universo ficcional hay zonas en las que los jugadores se pueden matar entre sí a sangre fría, o a datos fríos. The Revenant Caves es una de esas regiones. 

—El Maracucho —explica Abraham— en esas zonas de alta peligrosidad no vio un riesgo, más bien encontró una oportunidad para ganar dinero. Se las ingenió para cobrarle vacuna a otros jugadores que incursionen en las Revenant Caves. Pero, desde luego, también tomó en cuenta que un solo jugador era insuficiente. 

Abraham añade:

—Entonces, ¿qué hizo El Maracucho?, pues contrató a otros jugadores para proteger a los que le pagaran a él directamente. El Maracucho, además, ofrece varios paquetes por sus servicios de protección. Técnicamente, él conquistó esa zona a sangre y fuego y todos los que quieran jugar allí pueden pagarle y él se encargará de protegerlos. 

The Revenant Caves es una zona que retribuye 4 emes la hora. Abraham, junto a su amigo, contrató uno de los paquetes de El Maracucho. “¡El de doce horas!”, indica el joven gamer

Cuando Abraham y su amigo llegaron a las cuevas de Revenant, se encontraron con cinco players matando monstruos y otros veinte que simplemente estaban allí, firmes, serenos y unidos, esperándolos para escoltarlos exclusivamente a ellos y protegerlos de otros usuarios. Esos veinte pertenecían al emprendimiento de seguridad privada gielinoriana que había fundado El Maracucho. Los escoltas cubrirían el turno de las ocho de la noche hasta las ocho de la mañana y puntualmente serían sustituidos por otro grupo. Toda una gestión.

Abraham recuerda con cierta pena que uno de los escoltas murió para protegerlo: “Nunca olvidaré el nombre: NickQuelofajenChikitto666”.

Abraham agrega:

—Y otra cosa: no se trata de que El Maracucho solo controló las cuevas de Revenant en un solo servidor, llegó a un acuerdo con otros mafiosos del juego para controlar esa misma zona de tal servidor a tal servidor. Si son 169 servidores, El Maracucho controla una buena cantidad. 

Lugar de trabajo: Gielinor. O cómo ganar 200$ al mes matando dragones
Habilidades de un jugador de Runescape

9. Xenofobia: kill the vennies!

Abraham, avergonzado, no oculta su desaprobación con su cara de “¡cómo se les ocurre!”, su mirada de “¡por qué son tan boletas!”, sus gestos de “¡es que de verdad se pasan!”. 

Dice:

—Tengo un amigo que una vez estuvo tres meses cocinando pescados, y eso no sería para nada extraño si el juego no te permitiera llegar más allá de 99 unidades por cada habilidad. En el juego cada jugador tiene 23 habilidades, ataque, defensa, creación de dunas, pesca, cocina, tala, entre otras. 

Dice:

—Se supone que si tú estás jugando, no te vas a quedar pegado haciendo una sola cosa, una vez que llegaste al máximo, lo más lógico es que busques otra cosa que hacer. Los programadores leen esto como un bot, pues no detectan variación en su actividad, alguien que evidentemente está en una de money making a costa del juego. 

Dice:

—Y deciden banearte… 

Dice:

—Otro error frecuente es que muchas veces estos sujetos no invierten en su cuenta. Me explico: si tú hiciste 100 emes en un mes, no puedes sacar todo el dinero de golpe, porque allí caes en el radar de las computadoras: ¿tú estás jugando para quién?

RuneScape tiene un sistema de reportes. Cada jugador si nota algo sospechoso, una actividad anormal o poco ética en el uso del lenguaje, puede reportar a otro jugador. Esto es algo común en este videojuego.

—Nos reportan. Los de afuera, nos reportan los europeos, nos reportan los estadounidenses —dice Abraham—. Reportan nuestras cuentas cuando se enteran que uno es venezolano. Los venezolanos abusamos tanto con este juego que el hecho de tener una dirección IP venezolana también los pone alerta: Kill him! This is a vennie! Y sí, nos llaman vennie de cariño nuestros colegas del mundo.

Dice:

—De hecho, he notado que si alguien habla en español en el chat, le montan el ojo y hasta recibe insultos. De verdad es que uno pudiera entenderlo, el mismo venezolano al entrar masivamente a Gielinor ha cambiado por completo la economía virtual del juego. 

Dice:

—Por esas razones, evito completamente el español. Aunque cuando llevaba poco tiempo jugando hubo un revuelo en Reddit, porque se dio a conocer que un clan se dedicaba entre una cosa y otra a matarnos por estas razones, pero los venezolanos se organizaron espontáneamente, hicieron su decreto de guerra a muerte y acabaron con todos ellos. ¡Fue épico! Ganamos y nos quedamos con todas sus pertenencias, porque una vez te matan, todo lo que has recolectado queda allí, a la deriva de que otro jugador pueda tomarlo.

Reddit se ha convertido en una suerte de coro griego de RuneScape. Un usuario recuerda la época del apagón que sufrió Venezuela: “Como los mineros venecos estaban inactivos sin ofertar bienes en el market de RuneScape, el valor de algunos ítems dentro del juego se puso mucho más caro, solo porque los vennies no ponían cosas en venta”.

10. Primero la familia

Abraham, al contrario de su tocayo, el personaje bíblico, no abandonó a su familia para irse a peregrinar en la Tierra Prometida; Abraham se llevó a su familia a Gielinor. La entrenó y ahora su madre, su hermana y esposa manejan con soltura cuentas en RuneScape.

—Ya sabemos que la situación está dura. Cualquier ingreso extra cae muy bien. De hecho, este es el ingreso fuerte en mi caso y a las personas que yo he entrenado, este oficio desde hace ya bastante tiempo les da más plata que sus propios trabajos. Ya no se valen de un sueldo mínimo, sino que saben que en Gielinor pueden hacer mucho más y con un horario de trabajo similar: diez, doce horas. Y sacan unos $15 a $20 semanales, y eso con una cuenta solamente.

—Te entiendo, Abraham.

—¿Listo para el Picnic en Kharidian Desert?

—Listo, hermano. Exprimiremos muchas emes.

—Perfecto, nos vemos en el servidor 127.

***

Abraham maneja cómodamente cuatro cuentas a la vez en su PC, además de otra desde su teléfono, para un total de cinco. Con la experiencia, entendió que con una cuenta no iba a ganar suficiente dinero.

—Mi esposa, que juega pocas horas al día, genera alrededor de 14.000.000 de bolívares a la semana. Si te pones a ver, eso equivale a más de 40 sueldos mínimos, entonces, aun jugando esporádicamente se puede generar mucho más de lo que ganarías cumpliendo un horario de oficina.

Abraham hace una pausa, como si imaginara una pantalla frente a él, acaso el mapa de Gielinor.

Dice:

—Hay una cantidad inmensa de venezolanos en RuneScape. Y todos los días se inician muchos más, como tú, por ejemplo. Hasta me he conseguido gente que yo conozco fuera del juego. Nos reconocemos por cualquier tontería, un nickname, bien sea por una manera de escribir o hablas con esa persona y en efecto la conoces. “¡Ah!, ¿eres venezolano?”, “¿de dónde?” Luego cuando me los cruzo por la calle me rio porque te los encontraste previamente en un juego. 

Abraham, pese a su experiencia y disciplina, ha tenido días para el olvido. 

—Una vez estaba jugando con un amigo a quien yo había entrenado. Estaba todo fiebrúo, típico en estos casos. Nos conectamos al mismo servidor y fuimos a un territorio a cazar un monstruo caro. “Qué delicia oler monstruos por la mañana”, me escribía por el chat privado del juego. “Debemos matarlos a todos, debemos incinerarlos, dragón tras dragón”, escribía. En cierto punto de la misión, nos descuidamos y fuimos aniquilados. A los pocos instantes, el pana me llamó. Con la voz entrecortada, agitado, me decía más o menos esto: “Abraham, debo ir a recuperar mis cosas que se me cayeron. ¡Vamos ya!, me da miedo que yendo hacia allá se nos vaya la luz y pierda mis 20 emes…”. En ese momento cada eme se cotizaba en $0,50. En pocas palabras, mi pana debía volver a buscar sus $10. “¡Volvamos rápido!, ¡yo solo quería una misión, no el horror, el horror! ¡No quiero perder esa plata!”, estaba realmente desesperado.

11. Alejandra Hernández, de gamer a psicóloga

Alejandra Hernández se lucró con Old School RuneScape entre 2016 y 2018. Alternó las ocho horas de juego con el estudio de los ensayos de Janine Chasseguet-Smirgel, autora de cabecera para su tesis de pregrado en Psicología en la UCV. Hoy en día está completamente retirada del farmeo, ejerce su profesión y solo juega por placer. 

Como gamer

Alejandra Hernández piensa que si juegas para generar dinero, la función de RuneScape como elemento de distracción cambia drásticamente. Pasa de ser un entretenimiento casero a un trabajo a tiempo completo que, de hecho, considera fastidioso por lo repetitivo de las misiones.

—Si te dan equis cantidad de oro por matar un dragón, entonces tienes que matarlo una y otra vez, una y otra vez, las seis, ocho horas que estés jugando.

LittleBlue, HwaYoung, RuneFinder, Phantera1311 pertenecen a una larga lista de nombres sacados del cementerio personal de cuentas baneadas de Hernández. 

—Farmear va en contra de las reglas. Cuando Jagex identifica que hay cuentas que generan oro y lo venden en el mercado paralelo al oficial del propio juego, las eliminan, ya que de cierta forma le están quitando su negocio. 

Hernández sostiene que la verdadera estrategia de un farmeador es evitar a toda costa que no eliminen su cuenta. La psicóloga de 30 años de edad no considera RuneScape un juego con mayores complicaciones como pudiera haberlas en Dota o League of Legends. Si bien algunas páginas que compran te dan ciertos tips, nunca el riesgo es igual a 0. Siempre habrá probabilidades de que te descubran.

Alejandra dice:

—Durante mi par de años como runescaper, jugué con varias cuentas a la vez. Durante el día producía con mi cuenta principal y apartaba algunas horas para ir subiendo estadísticas con las otras. Solo de esa manera me aseguraba de no empezar en blanco cuando me banearan la principal, sino que ya tenía cuentas de respaldo. Desde que arrancas de nuevo con otra cuenta hasta alcanzar la misma cantidad de dinero que producías antes del baneo te va a llevar un buen tiempo. Si tu familia depende de ese ingreso, el panorama se pone más feo que las mazmorras de Underground Pass, donde cada día miles de runescapers pierden la vida.

Añade:

—Por fortuna, ya tengo otras formas de ingreso, me gradué y empecé a trabajar en mi área.

Como psicóloga

Desde un punto de vista profesional, Alejandra reflexiona:

—Es un trabajo inestable. El riesgo de que en cualquier momento tu instrumento para ganar dinero desaparezca es una situación que debe generar angustia y preocupación. En un empleo tradicional tienes un sueldo, seguro de hospitalización, si por alguna razón te despiden, vas a tener una liquidación, pues eso no va a ocurrir en RuneScape, donde tu salida del juego será abrupta. El baneo, incluso, puede ocurrir antes de que hayas vendido lo acumulado y perderás todo ese esfuerzo.

Dice:

—Esta situación produce mucha inestabilidad y no menos ansiedad en las personas que dependen de RuneScape. Además, la dinámica es esclavizante y pasa factura. Si bien se trata de un trabajo que no exige mayores esfuerzos físicos, la condición sedentaria, mecánica y repetitiva frente a una compu de lunes a viernes en horarios que pueden llegar a ser inadecuados, en una postura que después de 16 horas continuas maltrata la espalda, causará agotamiento corporal y mental. Además, se reduce la vida social, afectiva, familiar y las actividades de esparcimiento del individuo por todo el tiempo que consume RuneScape.  

III

12. M Today

Abraham, en términos económicos, define este momento como una etapa estable:

—Aun con los apagones, los bajones constantes y fallas de Internet, trabajo tranquilo y genero lo del día. Con cada una de mis cuentas cumplo una tarea diferente y gano entre 2,5 y 3 emes la hora. Hablamos de $1,20.

Panasgold
Chicksgold

Para inicios de febrero, el millón se tasa en $0.43 centavos. No son pocos los portales dedicados al comercio de RuneScape, pero Abraham prefiere negociar con Panasgold y Chicksgold, con quienes les ha ido bastante bien. Se tratan de páginas que trabajan como casas de cambio, solo que especializadas en juegos online, con empleados, horarios y sueldos fijos. 

Abraham hizo amistad con uno de estos empleados y este le confesó que ganaba alrededor de 350 dólares mensuales por atender a la gente: compra y venta de emes.

—La página te compra esas emes en moneda nacional. Y ellos tienen un inventario equis y los players estadounidenses le compran a la página. Siempre la eme está variando, ya sabes cómo está el mercado, por lo que sería una cuestión de oferta y demanda.

—¿Y los estafadores?, ¿los hola, soy María?

—O scamm en el argot gamer. Si algo sobra en RuneScape son los estafadores. Siempre cuando vayas a vender, tienes que contactarlos por la página directamente, y en la página te van indicando los pasos: “Teletransportate al mundo tal, espera a un personaje que se llama, por ejemplo, ChuckQuantic, y una vez que le transfieres las emes en el comercio del juego, debes esperar la confirmación: “Mira, sí, soy yo. Si te dicen lo contrario, tienes chance de cancelar la transacción”. 

Abraham gradúa el tono de su voz y esta adquiere una vibración adecuada para un confesionario:

—Y antes de que se me olvide, dentro del juego vender es ilegal. Siempre que vendes, corres el riesgo de que te puedan cerrar la cuenta. En mi caso, y es lo más recomendable, el día que me tomo para vender, lo dedico a hacer otra cosa que no sea hacer dinero, lo dedico más bien a distraer al sistema. Hasta ahora la estrategia me ha funcionado.

13. Picnic en The Revenant Caves

El farmeo no siempre es una actividad solitaria. Durante los catorce meses que lleva de experiencia, Abraham ha organizado algunas veladas maratónicas junto a su mejor amigo. Este lleva su laptop, ropa cómoda, y se queda en su casa.

Ambos gamers se organizan y establecen una programación que incluye desde las horas de juego hasta la alimentación: chucherías, sándwiches, Coca-Cola. El plan consiste en mantenerse activos más de 24 horas sin dormir por una retribución monetaria que supera el promedio: “Por lo general, sacamos alrededor de 12 dólares. En la mejor jornada logré 15 dólares de ganancia durante 27 horas sin pausa”.

“¡Es una locura!”, exclama, “pero ha valido la pena económicamente”.

14. Día de descanso

Cuando amaneció, Abraham y su amigo continuaban ahí, farmeando. 

La señora Yali, luego de prepararles el desayuno, esperó un momento de distracción de su hijo para preguntarle:

—¿Cómo hago para llegar al mundo ese donde están tú y tu amigo y matar ese monstruo?

Abraham se toma unos segundos y, antes de responder, se dirige a la PC de su madre. Le echa un vistazo a las estadísticas.  

—Mamá, ¡cuántas veces te he dicho que debes estar un poco más pendiente de la vida! No puedes andar así por Gielinor.

Abraham recuerda a su madre y hermana antes de que RuneScape llegara a sus vidas. Ambas detestaban una computadora. El día de hoy pasan doce horas frente a una. Le han encontrado un beneficio al juego y ninguna piensa en jubilarse de RuneScape. Antes de volver a su escritorio, le advierte a la señora Yali:

—Mamá, recuerda también que el juego se te desconecta cada cinco minutos, y si no le das click a algo, te sacan. Un día de estos te van a banear.

***

Abraham ganó 13 dólares aquella jornada. Después del almuerzo, su amigo se marchó y Abraham se tomará un día completo para recuperar fuerzas, descansar la vista y el cuerpo. Compartir con su pequeña hija, su esposa y su familia. Aliviarse un poco de aquella realidad de 32 bits. La semana que viene me entrenará a mí, que ya he abierto mi perfil de RuneScape

—Así nos ha cambiado la vida a todos la crisis, bro —me dice.

Nota final:

Abraham realmente se llama Abraham. Y me solicitó encarecidamente que no revelara sus nicknames en el universo de Old School RuneScape por temor a represalias.

Noticias relacionadas