Es falso. Desde que se declaró la epidemia y posterior pandemia por coronavirus Covid-19 han surgido debates sobre la importancia del uso de tapabocas en todo momento. Recientemente, en la plataforma de mensajería WhatsApp y redes sociales circuló un mensaje que afirma que el uso prolongado de mascarilla produce falta de oxígeno en el organismo (hipoxia).

blank

La información se difundió además de en Venezuela en otros países del mundo como España, Perú y Honduras, lo que generó que expertos desmintieran la información, alegando que no existe evidencia de que usar los tapabocas produzca una carencia de oxígeno.

¿Qué dice el mensaje que circula en redes sociales?

La información advierte que al respirar varias veces el aire exhalado que se convierte en dióxido de carbono (CO2). Si esta situación se alarga en el tiempo puede intoxicar al usuario provocando malestar, pérdida de reflejos y de pensamiento consciente, generando gran cansancio. 

En el texto difundido se recomienda quitarse la mascarilla cada diez minutos, lo que va en contra de las advertencias de la Organización Mundial de Salud (OMS). 

El organismo indica que no se debe tocar nunca la mascarilla, si se hace lo recomendable es lavarse las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón por 30 segundos. Además sugiere evitar tocarse ojos, nariz o boca sin antes desinfectar las manos.

¿Qué es la Hipoxia?

Es la ausencia de oxígeno suficiente en los tejidos como para mantener las funciones corporales.

Según el Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos, la hipoxia cerebral es es una afección en la cual hay una disminución en el suministro de oxígeno al cerebro a pesar de que hay un adecuado flujo sanguíneo. El ahogamiento, el estrangulamiento, un atragantamiento, la asfixia, paro cardíaco, un traumatismo cerebral, el envenenamiento por monóxido de carbono y las complicaciones de la anestesia general pueden crear condiciones que lleven a la hipoxia cerebral.

María Elisa Calle, experta en Epidemiología y Salud Pública y profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, aseguró para el medio de España Maldita.es, que el uso de mascarillas no produce hipoxia.

Explicó que los tapabocas no son completamente cerrados, el aire entra por los laterales y la parte superior y con ese aire entra el oxígeno y se elimina el CO2. 

“Los tejidos utilizados dejan pasar el gas y el oxígeno es un gas. Respiramos oxígeno mezclado con nitrógeno y espiramos CO2, que también es un gas. Si fuera cierto, los cirujanos que intervienen durante varias horas, estarían muertos y no solo cansados”, detalló Calle. 

El doctor Alejandro Macías, comisionado en México para atender el brote de influenza AH1N1, en 2009, explicó para la Associated Press (AP), que los tapabocas están diseñados para permitir el paso del aire, por lo que no se puede generar dióxido de carbono.

Macías señaló que algunas mascarillas de uso médico, como el N95 u otros, pueden causar la sensación de falta de aire. Y, en casos muy graves y raros, podrían causar problemas a personas que tienen problemas respiratorios preexistentes. Pero son casos poco comunes.

Indicó que la hipoxia puede causarse por inhalación de gases, tabaquismo, problemas cardiacos o exposición a grandes alturas.

Señaló que están hechos de tela ligera que permite respirar, pero las personas que no están acostumbradas a su uso le puede resultar un poco incómodo.

Desde la expansión del nuevo coronavirus, en  la mayoría de los países es obligatorio el uso de tapabocas para evitar la propagación del virus. Esto generó una serie de debates sobre si es efectivo o no. Aunque varias organizaciones de la salud exponen que lo recomendable es utilizar la mascarilla al salir de casa.