• El país debe pagar un adelanto de 18 millones de dólares para obtener entre 1,4 y 2,4 millones dosis de vacunas anticovid a través del programa de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). A pesar de que el régimen esgrime que no puede pagar debido a las consecuencias de las sanciones, la cifra es ínfima comparada con la malversación de fondos por parte del gobierno chavista

Cuando se trata de la adquisición masiva de vacunas contra el covid-19, al igual que cualquier otro bien, el régimen de Nicolás Maduro elude a la imposibilidad de hacerlo debido a las sanciones impuestas por Estados Unidos. Sin embargo, de no ser por la corrupción del chavismo durante los últimos 20 años, las arcas del Estado venezolano estarían lo suficientemente robustas como para adquirir millones de dosis. 

La referencia son las vacunas que le corresponden a Venezuela a través del sistema de acceso global Covax. De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el país debe pagar un adelanto de 18 millones de dólares para obtener entre 1,4 y 2,4 millones dosis de vacunas anticovid que garantiza la Organización Mundial de la Salud (OMS) a través de este programa.

Hasta el momento el régimen de Maduro no ha hecho referencia pública sobre este pago. Desde hace semanas el presidente interino, Juan Guaidó, se comprometió a establecer acuerdos para hacer el adelanto que exige la OPS a través de los fondos que Venezuela tiene congelados en el exterior. No obstante, la negativa del chavismo a llegar a este convenio reside en que el proceso de vacunación estaría a cargo del organismo multilateral.

En El Diario repasamos solo algunos de los casos de corrupción del chavismo que se han hecho públicos para establecer a cuántos pagos del Covax equivalen.

Plan Bolívar 2000

¿Cuántas vacunas del Covax se pudieran pagar con el dinero perdido por la corrupción del chavismo?
Foto: Yuri Cortez / AFP

Es considerado uno de los primeros casos de corrupción más conocidos a comienzos del período de gobierno de Hugo Chávez. En el año 1999, ya el chavismo dibujaba lo que años después se afianzaría: la llamada “alianza cívico-militar”. El programa incluyó alrededor de 40.000 soldados venezolanos que se involucraron en actividades que buscaban reducir la pobreza.

A pesar de que un informe de la Contraloría General de la República presentado en 2002 informó que ese plan gubernamental “incurrió en serias fallas en el orden administrativo y financiero”, determinó que “no se comprobaron daños al patrimonio público”. No obstante, en el año 2007 el Ministerio Público acusó al general Víctor Antonio Cruz Weffer, líder de aquel programa, por enriquecimiento ilícito y ocultamiento de datos en su declaración jurada de patrimonio. De acuerdo con la periodista Lisseth Boon, entre 1999 y 2000, el alto oficial habría manejado 114,3 millones de dólares, que equivalen a 174.522.446 dólares de los actuales.

Este último monto, cuyo paradero se desconoce hoy en día, es casi 10 veces superior al adelanto del pago que exige la OPS para la adquisición de las vacunas.

El desfalco de Cadivi

Para 2014, Jorge Arreaza, actual canciller del régimen, informó que ingresaron al país 1 billón 182 mil millones de dólares. Afirmó que, de ellos, 717,9 millardos se invirtieron en el área social. En febrero de 2016, los exministros de Chávez, Jorge Giordani y Héctor Navarro, denunciaron que en el marco del control de cambio a través de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), vigente desde 2003, se malversaron unos 300 millardos de dólares.

Dos años antes, en 2014, Maduro declaró que investigaría las denuncias en torno a Cadivi hasta sus últimas consecuencias. “Voy a publicar el listado completo (de las empresas que se beneficiaron con la entrega de divisas preferenciales) porque vamos a iniciar un proceso de auditoría de hasta el último dólar que se entregó, por lo menos este último año, y luego una auditoría completa del Sitme (Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera), a fondo”, dijo ese mismo año. Sin embargo, hasta ahora no ha publicado tales nombres ni se ha enjuiciado a nadie.

Con esos 300 millardos de dólares malversados a través de Cadivi que denunciaron Giordani y Navarro, se hubiera podido pagar el adelanto al Covax hasta 16.666 veces. Esa cantidad también bastaría para comprar dosis de vacunas a toda la población de Venezuela.

Sistema eléctrico

El diputado opositor Julio Montoya calculó en el año 2016 que las irregularidades en la construcción de plantas para la generación de electricidad le costaron a Venezuela unos 30 millardos de dólares. Por su parte, el exviceministro de Energía, Víctor Poleo, advirtió que los “sobre-costos” en convenios internacionales ascendieron a 17 millardos de dólares.

Si Venezuela recuperara el dinero perdido por corrupción que denunció Montoya, tendría 1.666 veces más dinero de lo que se necesitara ahora para pagar el adelanto al Covax. Si la cifra fuese la que asegura Poleo, es 944 veces superior a los 18 millones de dólares que se requieren actualmente para adquirir las vacunas contra el covid-19 que ofrece la OMS.

Haiman El Troudi

El exministro de Transporte Terrestre y Obras Públicas (2014-2015) y expresidente del Metro de Caracas (2013-2015) fue uno de los salpicados por el escándalo mundial de Odebrecht. De acuerdo a la documentación que envió la fiscal general de la confederación suiza, Francesca Ghilardi, a la Fiscalía de Venezuela:

Millones de francos suizos que salieron de Cresswell Overseas Ltd. -una de las probadas fachadas de Odebrecht– fueron transferidos hasta la cuenta bancaria de Alfa International, S.A. Ese dinero terminó en las cuentas de Elita del Valle Zacarías Díaz –suegra de El Troudi- y de María Eugenia Baptista Zacarías –su esposa- en Suiza y en el extranjero”.

A la larga, reportó La Gran Aldea, alcanzó los 145 millones de dólares “pagados” para la construcción de la Línea 5 del Metro de Caracas, el Metro Guarenas-Guatire, la Línea 2 del Metro de Los Teques y el Cabletren de Petare, todos durante la administración de El Troudi. Ninguna de las obras se culminaron. Años después, en Suiza congelaron las cuentas bancarias de su esposa y su suegra, con 48 millones de dólares.

Solo estos últimos millones de dólares que le congelaron al exjerarca del chavismo, son dos veces y medio más de lo que pide la OPS para el primer pago de las vacunas a través del sistema Covax.

De hecho, de no ser por ninguno de estos casos de corrupción, Venezuela incluso podría ser de los países donantes de dinero para que otras naciones en condición de pobreza reciban la ayuda de la OMS en la obtención de la vacuna contra el covid-19. 

Noticias relacionadas