• Una combinación de factores, como el sobrepeso del avión, las condiciones meteorológicas y el tamaño de la pista llevaron al accidente en el que murieron 155 personas. Fue el detonante para el cierre del Aeropuerto Grano de Oro luego de cuatro décadas de servicio

Los habitantes de Maracaibo fueron sorprendidos al mediodía del 16 de marzo de 1969 por una bola de fuego que se encendió en su horizonte. En las horas siguientes, reporteros de todos los rincones del mundo llegaban a la capital del estado Zulia para documentar lo que para ese momento se reseñó como el peor accidente aéreo de la historia.

Ocurrió en el aeropuerto Grano de Oro, para entonces el único de la ciudad. El vuelo 742 de la aerolínea venezolana Viasa había hecho una escala allí desde Caracas antes de continuar a Miami, Estados Unidos. Sin embargo, poco después de despegar, la nave chocó con un poste en el barrio de Ziruma, adyacente al terminal. Era domingo y mediodía, por lo que la mayoría de sus habitantes estaban en casa almorzando cuando la nave de casi 41 toneladas se desplomó sobre ellos, provocando una gran explosión.

Ninguna de las personas a bordo del avión sobrevivió. Además dejó una estela de destrucción en Ziruma y la urbanización La Trinidad. Con 155 muertos, se le consideró como el accidente aéreo más mortífero del mundo hasta 1971. En Venezuela mantuvo su marca hasta el 16 de agosto de 2005, cuando el vuelo 708 de West Caribbean Airways se estrelló en la Sierra de Perijá (Zulia), donde murieron 160 personas. 

Aun así, la tragedia del vuelo 742 de Viasa sigue presente no solo como uno de los pocos accidentes en la historia de la aviación comercial venezolana, sino también como un recordatorio de la necesidad de invertir en la adecuación y modernización de las infraestructuras vitales para una ciudad.

El aeropuerto 

Vuelo 727 de Viasa: 55 años de la tragedia aérea que sacudió a Maracaibo
Aeropuerto de Grano de Oro el 21 de octubre de 1966. Una multitud recibe al pelotero Luis Aparicio tras ganar la Serie Mundial en EE UU. Foto: Cortesía

Durante décadas, todos los vuelos comerciales de la ciudad de Maracaibo pasaban por el aeropuerto Grano de Oro. Fue inaugurado en 1929 por el gobierno de Juan Vicente Gómez, siendo el primer terminal aéreo del estado Zulia. El proyecto surgió por iniciativa de la aerolínea estadounidense Pan American Airways (Panam), que logró un acuerdo para los derechos de aterrizaje en Venezuela. 

Leer más  ¿El CNE modificó el nombre de Corina Yoris en el Registro Electoral?

La idea era mejorar las comunicaciones en esa región petrolera, pues antes solo se podía volar en hidroaviones que aterrizaban sobre el lago de Maracaibo. Tuvo el visto bueno del presidente (gobernador) de Zulia, Vicenzo Pérez Soto, quien había emprendido un plan de infraestructura acorde al crecimiento económico e industrial del estado. Obtuvo su nombre pues allí se encontraba el hato Grano de Oro, del cual se adquirió un terreno con una extensión de un millón de metros cuadrados.

Vuelo 727 de Viasa: 55 años de la tragedia aérea que sacudió a Maracaibo
Un avión aterrizando cerca del aeropuerto Grano de Oro. Foto: Colección José E. Arnó Ortega

El diseño del terminal se encargó al arquitecto Luis Eduardo Chataing, y contó con el ingeniero belga León Jerome Hoet, famoso por participar en la construcción de varias obras importantes en Maracaibo como el Palacio Municipal o el Teatro Baralt. Su estación de pasajeros fue por años una de las estructuras de art decó más emblemáticas del país, aunque en la década siguiente tuvo varias ampliaciones y trabajos para convertirse en un aeropuerto internacional. Hoet supervisó todo el proceso hasta su muerte en 1944, apenas unos meses antes de que la obra finalmente estuviera terminada. 

Sin embargo, al estar en pleno centro de Maracaibo, con el paso de los años la construcción de zonas residenciales en los alrededores del aeropuerto impidió su expansión. Pronto su espacio comenzó a ser insuficiente para los aviones cada vez más grandes y modernos. Para la década de los años sesenta solo funcionaba una de apenas dos kilómetros de largo, lo que sumado a factores como la baja densidad del aire por el calor de la zona, hacía que los aviones grandes apenas tuvieran el espacio justo para despegar. 

Leer más  Irregularidades y largas colas marcaron el último día del Registro Electoral en Venezuela

El accidente

Vuelo 727 de Viasa: 55 años de la tragedia aérea que sacudió a Maracaibo
Foto: cortesía Diario Panorama

El vuelo 742 partió del aeropuerto internacional de Maiquetía a las 10:30 am y llegó a Grano de Oro a las 11:30 am. Se trataba de un avión McDonnell Douglas DC9-32 que había sido adquirido 15 días atrás por la compañía Aerovías Venezolanas S.A. (Avensa), y que era arrendada por Viasa. Su piloto era el capitán Emiliano Savelli Maldonado, jefe de Operaciones de Avensa y con 25 años de experiencia en vuelo.

Una señal presagió la tragedia, pues al momento de su aterrizaje en Grano de Oro, el avión rozó la copa de unos árboles cercanos a la pista, por lo que se hizo una inspección del fuselaje. Savelli aprovechó la ocasión para llenar el tanque de combustible, lo que agregó 12 toneladas extra de peso. Mientras tanto, 27 personas subieron al avión como parte de la escala, para un total de 74 pasajeros y 10 tripulantes a bordo. Una vez verificado que no hubo daños, se le dio la autorización a la nave para partir. 

Vuelo 727 de Viasa: 55 años de la tragedia aérea que sacudió a Maracaibo
Foto: cortesía

De acuerdo con una reseña del diario Panorama del día de la tragedia, los testigos que estaban en el terminal, muchos de ellos amigos y familiares de las víctimas, vieron que al avión le costó emprender vuelo. Con esfuerzo, logró despegar apenas 10 metros antes del final de la pista, cerca del alambrado que la separaba del barrio de Ziruma. Pocos minutos después, una gran llamarada salió del ala izquierda del DC9-32, tras chocar con un poste de electricidad cerca del Cine Capitolio. 

Esto la hizo descender y arrasar con el ala izquierda la calle principal del sector La Coruba de Ziruma, hasta llegar a la vecina urbanización La Trinidad. Allí, reseñó Panorama, el avión golpeó los reflectores de una cancha de baloncesto, abriendo su tanque y rociando combustible por todo el sector. Luego golpeó dos transformadores eléctricos, convirtiéndose en una bola de fuego que, al estrellarse en la vereda de la urbanización, provocó una gran explosión que pudo ser vista en casi todo Maracaibo.

Leer más  ¿Cuáles son los pasos a seguir para formalizar un emprendimiento en Venezuela?

Las 84 personas a bordo del DC9-32 murieron de forma instantánea, además de 71 vecinos de Ziruma y La Trinidad, para un total de 155 víctimas fatales y múltiples heridos. Entre los pasajeros estaban los peloteros Néstor “Látigo” Chávez y Carlos Santeliz, además del propietario del equipo Cardenales de Lara, Antonio Herrera Gutiérrez. En la explosión, el motor izquierdo del avión cayó sobre la casa del atleta zuliano Lino Connell, matando a su esposa, su suegro y a tres de sus hijos.

Causas

Vuelo 727 de Viasa: 55 años de la tragedia aérea que sacudió a Maracaibo
Foto: cortesía

La tragedia del vuelo 742 ocurrió por una sucesión de factores que, al combinarse, provocaron el desastre. El aeropuerto había sido construido en una época en la que predominaban los aviones de hélices, y aunque diariamente despegaban de allí aviones de reacción, era una operación bastante complicada pues la pista resultaba muy corta. Y para el DC9-32, más grande que otras naves que normalmente circulaban allí, era un trabajo más difícil.

A esto se sumó un error humano por parte de Savelli Maldonado. Al momento de rodaje hacia la pista, por equivocación tomó una salida que lo dejó 400 metros después de la cabecera. La controladora aérea tampoco se percató de su posición, dejando solo 1.600 metros para hacer un despegue que ya era ajustado con la pista completa. A esto se sumó que el avión estaba en peso máximo al tener sus tanques llenos. 

Vuelo 727 de Viasa: 55 años de la tragedia aérea que sacudió a Maracaibo
Restos del fuselaje del avión. Foto: Cortesía

La temperatura también fue un factor clave. Venezuela estaba en su temporada cálida en marzo, y a mayor temperatura el aire se vuelve menos denso, afectando la capacidad de los aviones para sostener el vuelo. De acuerdo con el portal especializado en aeronáutica YankeeVictor400, ese día se registró una temperatura de 38 grados celsius, por lo que el peso máximo permitido de los aviones, por protocolos de seguridad, debía ser de 72 mil libras (32,7 toneladas). 

Se cree que los sensores térmicos del aeropuerto fallaron, lo que explica cómo se autorizó al DC9-32 a despegar con 90 mil libras (40,8 toneladas). El peso, sumado al corto espacio para despegar y la baja densidad del aire hicieron que el avión no alcanzara suficiente altura, y al chocar con el poste del Cine Capitolio, el motor izquierdo resultó dañado, haciendo que finalmente se estrellara. 

Leer más  ¿Cómo identificar las tiendas que están afiliadas a Cashea?

Consecuencias

Vuelo 727 de Viasa: 55 años de la tragedia aérea que sacudió a Maracaibo
Uno de los postes con los que chocó el avión DC9-32 de Viasa. Foto: cortesía Alí Mendez/Diario Panorama

El tamaño del aeropuerto Grano de Oro era un problema que desde hacía años preocupaba a las autoridades, sobre todo en un Maracaibo que era la segunda ciudad más grande de Venezuela para ese tiempo. Por ese motivo, el Ministerio de Obras Públicas ya había iniciado la construcción de un nuevo aeropuerto a las afueras de la ciudad justo al momento en que ocurrió la tragedia.

Rafael Caldera apenas había asumido la presidencia de la República cinco días antes del accidente, por lo que una de sus primeras medidas fue acelerar la construcción del entonces Aeropuerto de Caujarito, que tenía tres meses de haber iniciado. Así, en siete meses se terminó el terminal y se inauguró el 16 de noviembre de 1969, ahora con el nombre de Aeropuerto Internacional La Chinita, en honor a la Virgen de Chiquinquirá. 

En cuanto al Grano de Oro, una huelga de pilotos poco después del accidente fue la sentencia para su cierre definitivo. Durante años el lugar estuvo abandonado, aunque sus pistas eran usadas por aficionados del aeromodelismo, fundando el Grano de Oro Club de Aeromodelismo (GOCA). Posteriormente el terreno fue cedido a la Universidad del Zulia, que en 1973 convirtió el antiguo edificio art decó en la sede de su Facultad Experimental de Ciencias. 

Noticias relacionadas