• El secretario de relaciones internacionales del PSOE, conversó con El Diario acerca de la visita del presidente encargado Juan Guaidó a España, así como el encuentro del ministro de Fomento español José Luis Ábalos con Delcy Rodríguez

Venezuela ha puesto al gobierno de Pedro Sánchez en una encrucijada. Distintas voces, algunas contradictorias entre sí, surgieron dentro del Ejecutivo del país europeo y dentro de los “pesos pesados” del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) tras la decisión del jefe del gobierno de no recibir al presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, en su visita a Madrid.

Además, las diferentes versiones del ministro de Fomento español José Luis Ábalos con respecto a su encuentro con Delcy Rodríguez en el aeropuerto de Barajas, pusieron de manifiesto el desconcierto del gobierno de Sánchez, a quien la oposición exige aclarar el asunto y deslindarse de las palabras de su vicepresidente Pablo Iglesias de no reconocer al Guaidó como mandatario interino venezolano.

Dentro del Ejecutivo español, sin embargo, la estrategia parece clara. Sánchez delega la responsabilidad y la palabra a altos miembros de su gobierno y del partido. Este 25 de enero Guaidó fue recibido por Arancha González Laya, titular de la cartera de Exteriores; y por Héctor Gómez, secretario de relaciones internacionales del PSOE. Ambos manifestaron el “apoyo incondicional” del presidente Sánchez a Guaidó. 

Foto: EFE

«Nuestro apoyo es innegociable a Juan Guaidó. En este sentido el apoyo es indiscutible, de nuestro partido y del Presidente Sánchez. Ese es nuestro mensaje al pueblo venezolano. No reconocemos al actual régimen de Maduro”, declaró Gómez luego de su encuentro con Guaidó en la Casa Nuestra América, en la capital española.

En entrevista exclusiva con El Diario, Héctor Gómez aseguró que la decisión de apoyar al también representante de la Asamblea Nacional de Venezuela es unánime dentro del gobierno. Esto a pesar de que Iglesias se refiriera Guaidó recientemente como «un dirigente político muy importante de la oposición en Venezuela».

Según Iglesias, la crisis venezolana «no se va a solucionar con golpes de Estado ni tirando cócteles molotov a la Policía ni desde la crispación. Lo importante es que haya diálogo entre todos los actores políticos. Guaidó es un dirigente político muy importante de la oposición en Venezuela, aunque la propia oposición le haya quitado del cargo de presidente de la Asamblea Nacional». La palabras del líder de ultraizquierda contradicen así la promesa de Sánchez luego de la conformación del gobierno -el primero de coalición de la historia de España- cuando aseguró que su ejecutivo “tendrá varias voces, pero siempre la misma palabra».

En opinión del secretario de relaciones internacionales del PSOE, los comentarios del líder de Podemos representan su visión personal, más no la del Ejecutivo.

“La decisión final es del presidente Sánchez y el gobierno está unido en este sentido”, insistió Gómez, quien, a diferencia del mandatario, no dudó en referirse a Maduro como “dictador”. Asimismo, contradijo las palabras de Iglesias con respecto a la toma de la Asamblea por ex dirigentes opositores, y calificó el hecho como un intento de golpe al Parlamento para “eliminar” a la dirigencia opositora a Maduro. 

El representante socialista aseguró que es “completamente falso” que Iglesias presionara a Sánchez para que no recibiera a Guaidó, y justificó que la agenda del mandatario español no coincidió con la gira europea que llevó al presidente interino de Venezuela, reconocido por más de 50 países, a reunirse con el presidente francés Emmanuel Macron, el premier británico Boris Johnson, la canciller alemana Angela Merkel, o con el primer ministro austriaco Sebastian Kurz. 

Gómez justificó que durante la semana en la que Guaidó estuvo en Europa. Sánchez visitó ciudades afectadas por fuertes lluvias y nevadas. Sin embargo, en la noche de este sábado, el jefe del gobierno español estuvo presente en la entrega de los Premios Goya, el más importante festival de cine de España. 

El presidente interino venezolano fue recibido, en cambio, por las autoridades de la Alcaldía de Madrid, quienes le entregaron las llaves de la ciudad, así como por Pablo Casado, líder del Partido Popular; por Santiago Abascal, líder de Vox; por Inés Arrimadas, de Ciudadanos; y por otros representantes de la política española, como el ex presidente José María Aznar o la ex eurodiputada Beatriz Becerra. 

Foto: Reuters

La visita de Guaidó también generó fricciones dentro de las filas socialistas. En esta ocasión, entre dos de los más importantes referentes del partido: los ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero y Felipe González. El primero aseguró en una entrevista con la cadena Ser que Sánchez “acertó” al no recibir a Guaidó.

Su posición contrasta con un comunicado emitido por González en el que reafirmó que Guaidó es “el único representante legitimado democráticamente, de acuerdo con la Constitución de Venezuela, frente al poder fáctico representado por la tiranía de Maduro”. Luego de conocer las palabras de González, Zapatero lamentó que la decisión de su antecesor socialista “moderada no parece”.

“El enfoque sobre Venezuela tendrá que cambiar en muchas actitudes y en cabezas”, dijo Zapatero durante una entrevista en la SER, porque a su entender hay mucha “desinformación” sobre la situación del país. El político socialista afirmó que es un “error” promover sanciones económicas “para que sufra un pueblo” y apeló al diálogo entre “las dos partes” como vía para resolver el conflicto de manera “pacífica”.

Con respecto a las palabras de Zapatero, Gómez manifestó que el Ejecutivo español “sabe perfectamente la situación que atraviesa Venezuela, por la crisis humanitaria y económica”que afronta el país por responsabilidad, dice, del régimen de Nicolás Maduro. 

La democracia en Venezuela ha desaparecido y ha sido sustituida por una dictadura tiránica que ha convertido la república en un Estado fallido». Felipe González, ex presidente del gobierno español

El encuentro de Ábalos y Delcy Rodríguez

Al “desplante” de Sánchez a Guaidó —como lo calificó la oposición española— se suma la polémica en torno al encuentro del ministro de Fomento José Luis Ábalos, y la número dos del régimen de Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez, cuya entrada a territorio europeo está vetada por la Unión Europea. En menos de 24 horas, Ábalos y otros ministros dieron al menos cuatro versiones sobre cómo se dio el encuentro, lo que llevó a los principales partidos opositores (PP, Vox y Ciudadanos) a exigir ante el Congreso de los Diputados la comparecencia de Ábalos y del mismo presidente Sánchez. 

La polémica inició este jueves, cuando el diario español Vozpópuli informó que el titular de la cartera de Fomento se había reunido con Rodríguez. “No hubo reunión”, fue la respuesta del gobierno. Según esta primera información, Ábalos estaba “en el aeropuerto privado” de Madrid-Barajas “cuando llegó” el encargado de Turismo de Maduro, Félix Plasencia, con quien mantiene una amistad personal desde hace años. 

“Ya he contestado, ¿eh? Me reuní con el ministro de Turismo. ¿Quiere usted saber cuándo me he reunido con la oposición venezolana? ¿Le interesa? Como una docena de veces. ¿Quiere saber de qué hablamos? Yo me reuní con el ministro de Turismo”, aseguró Ábalos, visiblemente molesto, ante las preguntas de la prensa. 

Horas más tarde, el entorno del ministro español reiteró que “no se reunió con ella”, pero que “fue al aeropuerto a recibir al ministro de Turismo (Plasencia), quien viajaba en el mismo avión que Rodríguez”. Desde el ministerio añadieron que Ábalos no sabía de antemano que Rodríguez iba en el mismo avión que Plasencia.

Las declaraciones acerca del encuentro continuaron variando ligeramente conforme pasaban los días. “Ábalos tuvo conocimiento de que la vicepresidenta iba en el avión un poco antes de su llegada. No fue una reunión, fue un saludo forzado por las circunstancias”, argumentó el viernes el despacho de Fomento. Posteriormente, el mismo Ábalos se volvió a referir al tema, y refirió que subió al avión para explicar que no podía pisar territorio español. 

«Ante esas circunstancias no sé cómo reacciona cada uno, pero en mi caso, la saludé y ya está, nada más, al margen de recordarle que lamentablemente no podía pisar suelo español, y así fue. Luego ni hubo reunión ni pisó territorio español”, dijo el funcionario. En otra entrevista con el medio La Razón, agregó que el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, le informó que la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, había recibido una comunicación de la Embajada venezolana en la que explicaron que en el avión también se encontraba Rodríguez, por lo que Marlaska le pidió expresamente que la representante del chavismo “no baje del avión”.

No obstante, otro reportaje de Vozpópuli asegura que Rodríguez pasó por el aeropuerto sin sellar pasaporte. Goméz, en sus declaraciones para El Diario, desestimó la información. El representante socialista aseguró que no posee los detalles del encuentro, “o en qué instalaciones o salas del aeropuerto estuvo”, pero se ciñó a la última declaración de Ábalos, en la que involucró las órdenes de Grande Marlaska. “Rodríguez no pisó territorio español”, reiteró. 

“Lecciones, ninguna”  

Ante las diferentes versiones del encuentro en el aeropuerto, así como la imposibilidad de que Sánchez se reuniera con Guaidó, la oposición ha puesto en marcha una estrategia para solicitar el Ejecutivo que dé explicaciones. El PP y Vox pidieron la dimisión de Ábalos, al tiempo que hicieron llegar al Congreso una serie de preguntas para el presidente español sobre este tema. «Yo vine para quedarme y no me echa nadie», respondió el encargado de Fomento. Ciudadanos, en cambio, propuso la creación de una comisión para investigar el hecho. 

“Si el señor Sánchez no da ninguna explicación, lanzaremos una iniciativa para que se investigue en el parlamento nacional o incluso a nivel comunitario (de la Unión Europea), ya que se estaría infringiendo algo gravísimo, ya que es una persona que no puede entrar en territorio europeo por haber cometido crímenes contra sus propios compatriotas”, refirió Casado luego de su encuentro con Guaidó. 

Tanto el líder del PP, como Abascal y Arrimadas también criticaron el “desplante” de Sánchez al presidente interino de Venezuela. “Tenemos un Gobierno más pendiente de defender a Maduro, que de respaldar la democracia y la libertad. Lo que está haciendo Sánchez no representa el sentir de la sociedad española, que defiende a una Venezuela libre”, enfatizó Arrimadas.

Ante esto, el representante de exteriores del PSOE asegura que conforme a lo que establecen las leyes, si así el Congreso lo decide, tanto Ábalos como el presidente Sánchez comparecerán y responderán las preguntas que plantee la oposición.

Para Gómez, sin embargo, se trata de una estrategia para “instrumentalizar el sufrimiento de los venezolanos” y sacar un rédito político de la crisis que atraviesa Venezuela. “Eso no lo vamos a permitir. A mí lecciones sobre el dolor y todo lo que atraviesa el pueblo venezolano, ninguna”, advirtió el socialista, quien es de origen Canario y tiene familia en Venezuela. “Desde muy pequeño sé todo lo que pasa allá”, esgrimió.

El representante de relaciones internacionales del PSOE envió también un mensaje a los venezolanos en España que esperaban un encuentro entre ambos presidentes: “Pueden seguir contando con el gobierno, tal como sucedió el 4 de febrero cuando el presidente Sánchez reconoció a Guaidó como legítimo presidente, o cuando reconoció al embajador (Antonio) Ecarri”.

Foto: AFP
Noticias relacionadas