• La conmemoración sobre los únicos ataques nucleares de la historia –que produjeron más de 210.000 muertos durante las detonaciones y pusieron fin a la Segunda Guerra Mundial– se realizó este 6 de agosto en Hiroshima, Japón, bajo las medidas de seguridad por la pandemia del covid-19

Este jueves Japón rindió honores a las víctimas del primer ataque nuclear de la historia, que ocurrió en la ciudad nipona de Hiroshima el 6 de agosto de 1945 durante el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial.

75 años después de aquel trágico suceso, la conmemoración se desarrolla en el contexto de la pandemia por covid-19, por lo que el público tuvo que seguir la ceremonia vía online.

Foto: Efe

Sin embargo, los sobrevivientes de la bomba atómica, sus descendientes y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, así como representantes extranjeros, acudieron a la ceremonia principal en Hiroshima, según recogen las agencias internacionales. 

Foto: Efe

En este 2020, a propósito de la cuarentena, se cancelaron otras conmemoraciones como la tradicional de las linternas flotantes de Hiroshima, que son arrojadas al agua en honor a las víctimas.

Foto: Efe

Era 1945. Estados Unidos y Japón ya llevaban 4 años enfrentados en la Guerra del Pacífico, uno de los mayores escenarios del conflicto bélico.

Niños usan mascarillas para protegerse de la radiación en Hiroshima, en 1948 | Foto: AFP

El 24 de julio de ese año el presidente estadounidense Harry Truman había advertido a los japoneses que se rindieran o de lo contrario tendrían una destrucción rápida y absoluta.

Explosión de bomba atómica Little Boy en Hiroshima. Foto: History Channel

13 días después de aquel ultimátum, específicamente a las 8:15 a.m., cayó sobre Hiroshima la bomba atómica Little Boy. Estalló 600 metros antes de llegar al suelo.

Una bomba atómica bautizada como «Little Boy», la misma que fue lanzada sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945 | Foto: AFP

La detonación convirtió rápidamente la ciudad en un infierno. La ola de calor superó los 4.000 °C en un radio de unos 4,5 kilómetros.

Una nube con forma de hongo se levanta sobre Hiroshima, Japón, después de que el bombardero Enola Gay arrojara la bomba atómica. Foto tomada por el Ejército de los EE UU | Foto: AFP

Las consecuencias: más de 140.000 muertos. Algunos fallecieron al instante y otros a los días, semanas y meses siguientes producto de la radiación.

Algunos sobrevivientes pasan delante de uno de los pocos edificios que quedaban dos días después de la bomba atómica en Hiroshima | Foto: AP

El encargado de arrojar la bomba atómica fue el piloto estadounidense Paul Tibbets, quien sobrevolaba la ciudad nipona en el Enola Gay.

El avión B-29 «Enola Gay», fotografiado al aterrizar en la isla Tinian después de su misión en Hiroshima, el 6 de agosto de 1945 | Foto: AFP

El 9 de agosto, tres días después de la primera detonación, EE UU dirigió otro ataque nuclear contra la también ciudad japonesa de Nagasaki. La bomba Fat Man dejó como consecuencia 75.000 muertos más.

Los restos de la Catedral de Urakami en Nagasaki, Japón, después de la bomba atómica en 1945 | Foto: AFP

Estos dos ataques nucleares, los únicos en la historia de la humanidad, hicieron que Japón presentara su rendición oficial el 2 de septiembre de 1945. Con esto se puso fin a la Segunda Guerra Mundial.

Noticias relacionadas