• El viernes 13 de agosto inició en México un nuevo diálogo entre los principales actores políticos de Venezuela. El gobierno mexicano puso como plazo 180 días para llegar a un acuerdo final, aunque es cauteloso con los resultados debido a los fracasos anteriores. Imagen principal: Efe

Después de cuatro intentos fallidos, el viernes 13 de agosto inició un nuevo proceso de negociación entre el régimen de Nicolás Maduro y la oposición venezolana con miras a lograr un acuerdo definitivo para resolver la crisis política y humanitaria en el largo plazo. En Ciudad de México, las partes, representadas por Jorge Rodríguez y Gerardo Blyde, respectivamente, firmaron un memorando de entendimiento para abrir las negociaciones que incluirán siete temas.

Iniciaron las negociaciones entre el régimen de Maduro y la oposición: claves para entender el proceso
Foto: EFE

En El Diario presentamos las claves para entender el proceso:

¿Dónde será?

Las negociaciones se realizarán en México. Así lo confirmó el 5 de agosto el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador. Que se realicen en el país norteamericano responde a una petición del reino de Noruega, uno de los principales mediadores y garantes del proceso.

“Nosotros aceptamos porque lo que buscamos es que haya diálogo y acuerdos entre las partes. Son pláticas entre el gobierno de Venezuela y la oposición. Ojalá y se logre un acuerdo”, dijo López Obrador en una rueda de prensa.

Iniciaron las negociaciones entre el régimen de Maduro y la oposición: claves para entender el proceso
AMLO confirmó a México como sede de las negociaciones. Foto: EFE

Una fuente con conocimientos del diálogo dijo a Efecto Cocuyo que la escogencia de México como sede de la negociación se dio también “por preferencia de Estados Unidos”. El político informó que las partes no descartan que en algún momento las conversaciones se realicen en otros países de la región, y señaló como una posibilidad a Costa Rica.

El canciller mexicano Marcelo Ebrad confirmó el viernes 13 de agosto la llegada de los emisarios del régimen de Maduro y de la oposición. “Doy la más cordial bienvenida a México a las delegaciones que participarán en la inauguración del proceso de negociación y diálogo, y firma de memorando de entendimiento en Venezuela. Les recibimos con todo aprecio y gratitud”, escribió en Twitter.

El Museo de Antropología Nacional, en Ciudad de México, será la sede del primer encuentro.

¿Cómo se llegó hasta acá?

Antes de llegar a México, el régimen chavista y representantes de los principales partidos opositores sentaron las bases en Caracas de la agenda que se negociaría con la facilitación del reino de Noruega. Este es el memorando de entendimiento al cual hizo referencia el canciller mexicano Marcelo Ebrard.

Leer más  ¿Cuáles fueron las causas de la caída de granizo en Caracas?
Iniciaron las negociaciones entre el régimen de Maduro y la oposición: claves para entender el proceso
Dirigentes opositores se reunieron en julio con delegación de la Unión Europea como parte de la fase exploratoria. Foto: Carlos Ocariz

Desde hace varias semanas los máximos representantes de cada bloque político adelantaron estas conversaciones. Por un lado, Maduro aprovechaba sus alocuciones para mediatizar el proceso bajo su narrativa. Así, el 8 de agosto el jerarca del chavismo aseveró que la agenda de negociación contiene siete temas que están siendo debatidos y ratificó sus cuatro condiciones para sentarse en la mesa: “Levantamiento de sanciones, reconocimiento de su gobierno, compromiso de renuncia a la violencia y la conspiración e inclusión de todos los sectores de oposición en el diálogo”.

Por otra parte, los gestos en la oposición al régimen también han sido continuos. Principalmente el sector representado por el presidente interino, Juan Guaidó, quienes promovieron el “Acuerdo de Salvación Nacional”, para establecer una negociación que contemple las condiciones para un proceso electoral justo y transparente.

Otros dirigentes, como Henrique Capriles o Stalin González, también han dado su visto bueno al diálogo e incluso han llegado a otros acuerdos menores –como la renovación parcial del Consejo Nacional Electoral (CNE)– con el régimen desde principios de años.

¿Quiénes son los delegados?

De acuerdo con el memorando, cada parte designará a nueve miembros. Las partes se comprometieron a incluir a más mujeres en las delegaciones y consultar con otros actores nacionales.

Hasta el momento, en representación del régimen irán Jorge Rodríguez, presidente de la ilegítima Asamblea Nacional (AN) del chavismo; Héctor Rodríguez, gobernador del estado Miranda; y a último momento Maduro incluyó a su hijo, Nicolás Maduro Guerra.

Por el lado de la oposición, como cabeza de la delegación estará Gerardo Blyde, exalcalde de Baruta; Tomás Guanipa, de Primero Justicia; Luis Aquiles Moreno, de Acción Democrática; Luis Emilio Rondón Hernández, de Un Nuevo Tiempo; Carlos Vecchio, de Voluntad Popular; Mariela Magallanes, de La Causa Radical; Roberto Enríquez, de Copei; y Stalin González.

Guanipa estará luego de renunciar al cargo de embajador del gobierno interino en Colombia. Aseguró que lo hizo “para realizar todo el esfuerzo necesario para que este proceso sea útil para la libertad de los venezolanos”. Por su parte, Roberto Enríquez participará gracias a un salvoconducto que le otorgó el régimen de Maduro. El líder de Copei se encontraba desde 2017 en calidad de huésped en la Embajada de Chile en Caracas.

La presencia que más incomodó al chavismo fue la de Vecchio, quien aseguró acudir en representación del gobierno interino. Fuentes desde México confirmaron a El Diario que los representantes del régimen de Maduro se negaron en un principio a iniciar el proceso debido a la participación del embajador de Guaidó en Estados Unidos. Horas después confirmaron a este medio que Vecchio sí formará parte de la delegación opositora.

Leer más  Venezuela y Colombia reabrieron sus fronteras luego de siete años de cierre
Carlos Vecchio.

¿Qué temas se negociarán?

Dag Nylander, representante de Noruega, aseguró durante la firma del memorando que se negociarán sobre siete temas:

  1. Derechos políticos para todos.
  2. Garantías electorales.
  3. Levantamiento de sanciones.
  4. Respeto al Estado de derecho.
  5. Convivencia Política y Social. Reparación de las víctimas de la violencia.
  6. Protección de la economía nacional.
  7. Garantía de implementación, seguimiento y verificación de lo acordado.

¿Cómo será y cuánto durará?

El memorando firmado el viernes 13 de agosto estableció cinco términos generales. Entre ellos, un acuerdo integral mediante una negociación incremental. El método será bajo el principio “nada está acordado hasta que todo lo esté, pero con acuerdos parciales”.

De acuerdo con fuentes citadas por El País de España, el viernes 13 de agosto se celebrará un acto público y al menos el fin de semana continuarán las reuniones.

“A partir de ahí las versiones aún difieren: hay quien asegura que las primeras conversaciones se prolongarán durante una semana y, por otro lado, quien recalca que después de estos primeros días las delegaciones regresarán a Venezuela y volverán a México a final de mes para, ahí sí, extenderse más días”, explicó el medio internacional.

Aseguraron que la estructura prevista será similar a la que mantuvieron el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC en La Habana, con países acompañantes de lado y lado.

El periodista mexicano Milton Merlo, editor del portal LaPoliticaOnline, dijo a los periodistas Luz Mely Reyes y Xabier Coscojuela que el gobierno mexicano es cauteloso con respecto al resultado de la negociación. Aseguró que se dio un plazo de 180 días (seis meses) para que terminen las reuniones y haya una solución inmediata.

¿Quiénes serán los intermediarios?

Además de Noruega como facilitador del proceso, el memorando incluye a representantes de Rusia y de Países Bajos apoyarán a las delegaciones.

¿Qué dijeron Gerardo Blyde y Jorge Rodríguez?

Después de la firma del memorando, Blyde y Rodríguez explicaron sus intenciones. Ambos agradecieron a Noruega y a México, y manifestaron su propósito de llegar a acuerdos.

“Solo un acuerdo que nos devuelva la normalidad democrática, los necesarios pesos y contrapesos, la garantía del respeto a los DD HH y el perdón sin impunidad, será el cimiento para construir una Venezuela próspera e incluyente”, dijo Blyde, en representación de la Plataforma Unitaria. “Una negociación no es nunca un fin en sí mismo”, añadió. Emplazó a los venezolanos a apoyar el acuerdo. “Sin importar con qué parte te identificas hoy, te invitamos a dar una oportunidad a este proceso”, aseveró.

Leer más  BID confirmó la destitución de su presidente Claver-Carone: ¿quién será el nuevo encargado del organismo?

Por su parte, Rodríguez improvisó su discurso. “Ha sido complejo, meses de conversaciones, encuentros pendulares, fases exploratorias, para un memorando de entendimiento que nos hable a todos”, dijo. “Nuestra agenda es persistir, es que seamos los venezolanos quienes avancemos en estas negociaciones, sobre todo en acuerdos rápidos y urgentes que favorezcan al pueblo de Venezuela”, añadió.

¿Cuáles son los antecedentes?

La comunidad internacional, aunque ve positivo el establecimiento de una mesa de negociación, es cautelosa con respecto a los resultados que esta pueda generar. Y es que este será el quinto proceso de este tipo (al menos de los públicos). Los cuatro anteriores fracasaron, principalmente por la negativa del régimen de Maduro a hacer concesiones.

El primer proceso fue en abril de 2014. En un acto público, representantes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) acudieron al Palacio de Miraflores para buscar una resolución a las protestas de ese año. Terminó en junio de ese mismo año debido a la falta de voluntad del chavismo a llegar a soluciones reales.

Iniciaron las negociaciones entre el régimen de Maduro y la oposición: claves para entender el proceso
El diálogo en 2014 fue televisado. Foto: Xinhua.

La segunda negociación fue en octubre de 2016, después de que el régimen chavista, a través de su brazo judicial, negara la posibilidad del referendo revocatorio. En esa oportunidad, el principal mediador fue el Vaticano, junto con la Unasur y los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero (España), Leonel Fernández (República Dominicana) y Martín Torrijos (Panamá). Finalizó sin éxito en diciembre, cuando el Vaticano le envió una carta a Maduro reclamando su incumplimiento.

República Dominicana acogió el tercer proceso de este tipo. La oposición, con el poder de la Asamblea Nacional, intentó llegar a acuerdos para establecer derechos políticos y condiciones electorales. Maduro adelantó las elecciones presidenciales. Este fue el que más cerca del éxito estuvo, pero la oposición no lo firmó por no estar de acuerdo con los puntos.

En enero de 2019, con Guaidó proclamado como presidente y buena parte de la comunidad internacional reconociéndolo, entablaron una negociación aunque sin mayores expectativas ni apoyo de otros países. Luego Maduro organizó un diálogo con los dirigentes de la llamada “mesita”, actores sin representatividad social.

Con esos antecedentes negativos, las expectativas están puestas en México.

Noticias relacionadas