• Apple, Samsung y otros quieren que reemplacemos nuestros teléfonos constantemente, pero muchos de nuestros problemas con los dispositivos actuales se pueden solucionar

Esta nota es una traducción hecha por El Diario de la nota Buy or Wait? Here’s a Guide to Phone Upgrades, original de The New York Times.

Es casi la temporada de teléfonos de nuevo, la época del año en que empresas tecnológicas como Apple, Google y Samsung nos bombardean con deslumbrantes campañas de marketing para persuadirnos de actualizar.

Sus nuevos teléfonos varían un poco, pero el tono siempre es más o menos el mismo: el teléfono que tienes ya no es lo suficientemente bueno porque este nuevo tiene una cámara más elegante y una pantalla más brillante, además de que es más rápido. Así que déle el “viejo” a un miembro de la familia menos inclinado a la tecnología o cámbielo por un crédito por un dispositivo nuevo y brillante.

Este ciclo exagerado crea un dilema anual: ¿es hora de actualizar? Todos sabemos que después de unos años, nuestros teléfonos ya no funcionan tan bien como solían hacerlo. Es posible que no pueda ejecutar las últimas aplicaciones. Puede sentirse lento. Algunos componentes, como las pantallas táctiles, pueden comenzar a fallar.

En algún momento, resulta práctico adquirir un teléfono nuevo, como cuando se acumulan demasiados negativos o el costo de reparar una pieza rota es demasiado alto. Pero a menudo, las actualizaciones pueden ser innecesarias porque los elementos que nos hacen infelices con nuestros teléfonos pueden remediarse con cierto cuidado.

En cualquier caso, deje que su situación personal, no el encanto de la temporada de teléfonos, lo guíe y tómese su tiempo para contemplar.

“En general, debemos evitar vincular la actualización a: ‘Oye, hay un nuevo iPhone. Ahora es el momento de pensar en ello’”, dijo Nick Guy, redactor senior de Wirecutter , la publicación hermana de The New York Times que prueba productos. “No hay nada de malo en conseguir un teléfono más tarde”.

Aquí hay algunas preguntas que debe hacerse, y algunos consejos prácticos, para ayudarlo a deliberar sobre esta decisión.

¿No estoy satisfecho con mi teléfono?

El primer paso y el más importante es medir su satisfacción con su teléfono. Si hay elementos que lo hacen infeliz, profundice en los problemas.

Mucho de lo que nos disgusta con nuestros teléfonos se puede arreglar, por lo que es útil estar al tanto de las soluciones. Estas son dos de las frustraciones más comunes y sus remedios:

-Si el dispositivo se siente lento o no dura todo el día, una de las soluciones más simples y asequibles es reemplazar la batería. Las tiendas Apple reemplazarán la batería de un iPhone por $50 a $70, y muchos técnicos independientes pueden reparar las baterías de los teléfonos Apple y Android por aproximadamente el mismo precio.

Reemplazar la batería alarga enormemente la vida útil de un dispositivo y la acelera. Debido a que las baterías tienen una vida útil limitada, se recomienda reemplazarlas cada dos o tres años de todos modos, dijo Kyle Wiens, director ejecutivo de iFixit, una compañía que publica instrucciones sobre la reparación de dispositivos.

-Otro problema común es quedarse sin almacenamiento de datos, lo que impide que las personas tomen más fotos y descarguen aplicaciones. Una solución rápida es purgar las aplicaciones que ya no usa. En los iPhones, Apple ofrece la herramienta de almacenamiento de iPhone , que muestra una lista de las aplicaciones que consumen la mayor cantidad de datos y cuándo se usaron por última vez. En los dispositivos Android, Google ofrece una herramienta similar.

Algunos problemas importantes no se pueden solucionar fácilmente. Reemplazar una pantalla táctil rota podría costar $200 o más, por ejemplo, que se acerca al precio de un teléfono nuevo decente, como el iPhone SE de $400 o el Google Pixel 4A de $300 . Cuando una reparación cuesta más de la mitad del costo de un teléfono nuevo, puede ser el momento de pensar en cambiar su dispositivo destartalado por crédito por uno nuevo.

¿Puedo obtener actualizaciones de software?

Los fabricantes de teléfonos publican periódicamente actualizaciones de software que incluyen nuevas funciones pero que también abordan las vulnerabilidades de seguridad, por lo que es importante estar al tanto de su instalación. Una buena regla general es considerar una actualización cuando ya no pueda obtener actualizaciones de software.

Los teléfonos Apple obtienen actualizaciones de software durante cinco a seis años. (El software iOS 15 de Apple, que llegará este otoño, será compatible con los teléfonos del iPhone 6S de 2015). Los dispositivos Android los obtienen por un periodo más corto, alrededor de dos o tres años.

Aunque las actualizaciones de seguridad son importantes, para algunas personas puede que no sea práctico actualizar tan pronto como se agoten las actualizaciones de software, dijo Sinan Eren, ejecutivo de la firma de seguridad Barracuda Networks. En países como Turquía, varios impuestos pueden sumar un margen de beneficio de aproximadamente el 100% en los productos electrónicos, dijo, lo que significa que los clientes tienen un incentivo económico para conservar un dispositivo durante más de cinco años.

“Es una situación difícil y, por lo tanto, es un lujo pensar siquiera en la seguridad”, dijo Eren.

Hay formas de solucionar este problema. Las aplicaciones antimalware, como Malwarebytes, pueden hacer que los teléfonos Android más antiguos funcionen de forma segura solo un poco más. Los teléfonos Apple también pueden ejecutar aplicaciones como 1Blocker, que bloquea la carga de anuncios maliciosos en sitios web.

¿Cómo cambiaría mi vida un nuevo teléfono?

Es importante imaginar cómo sería su vida con un teléfono nuevo, dijo el Sr. Guy de Wirecutter. Si tiene un recién nacido en camino y la cámara de su teléfono toma fotos borrosas, una actualización con una cámara mejor probablemente cambiará la experiencia de su teléfono de una manera notable.

Pero si usa principalmente un teléfono solo para tareas básicas como hacer llamadas, enviar mensajes y navegar por la web, uno más nuevo y más rápido no hará una gran diferencia porque los teléfonos han sido bastante rápidos durante años.

“No reemplace algo que funciona bien solo porque hay una versión más nueva y brillante”, dijo Guy.

Noticias relacionadas