• El régimen ordenó al Ceofanb iniciar ejercicios militares en las zonas limítrofes de los estados Zulia, Táchira y Amazonas durante 18 días bajo la premisa de que el gobierno de Colombia quiere iniciar un conflicto armado contra Venezuela

Después de que un grupo disidente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), encabezado por el guerrillero Iván Márquez, anunciara que tomarán las armas nuevamente, la tensión en la frontera colombo-venezolana se incrementó, sobre todo ante las acusaciones de que el régimen de Nicolás Maduro resguarda a estos grupos en el territorio nacional.

Durante una cadena de radio y televisión emitida este 3 de agosto, Nicolás Maduro decretó una “alerta naranja” en la frontera con el vecino país para hacer frente a una supuesta “agresión” por parte del gobierno colombiano de Iván Duque, quien, según dijo Maduro, tiene preparados “falsos positivos” con la intención de iniciar un conflicto militar en Venezuela.

“He ordenado al comandante estratégico operacional de la FANB (Remigio Ceballos) y a todas las unidades militares de la frontera, declarar una alerta naranja frente a la amenaza de agresión de Colombia contra Venezuela”, dijo el dirigente socialista, al tiempo que anunció el comienzo de ejercicios militares del 10 al 28 de septiembre.

Una alerta naranja es el nivel intermedio del Estado de Emergencia contemplado por la legislación venezolana que implica la realización durante dieciocho días de ejercicios militares en la zona fronteriza del país. Esto significa que el Ejército comandado por el régimen estará alerta en la zona fronteriza con Colombia por si existen supuestas agresiones hacia el territorio venezolano por parte de la nación neogranadina.

Recientemente, el general de las Fuerzas Armadas de Colombia, Luis Fernando Navarro, aseguró que varios disidentes de las FARC se encuentran en Venezuela y que “se organizan, entrenan, desarrollan sus actividades de narcotráfico”.

Según inteligencia colombiana, el guerrillero Luciano Marín, alias Iván Márquez, se encontraría entre Apure y Caracas; Seuxis Hernández Solarte, popularmente conocido como Jesús Sántrich, en Caracas. Mientras tanto, Henry Castellanos Garzón, alias Romaña, y Hernán Darío Velásquez, alias El Paísa, se encontrarían en el estado Bolívar. Incluso, Alberto Cruz Lobo, alias Enrique Marulanda e hijo de uno de los fundadores de las FARC, estaría en Amazonas.

Este martes el presidente encargado Juan Guaidó aseguró que la Asamblea Nacional (AN) autorizará el uso de tecnología satelital para ubicar “campamentos alojados” en Venezuela de estos guerrilleros, declarados internacionalmente como terroristas, además de detectar lugares de despegue de aeronaves donde existe tráfico ilícito de drogas.

En contraste, Maduro aseguró que Duque busca culpar a Venezuela “de la guerra interna que tiene su país”. “El gobierno actual de Colombia no quiere la paz, quiere la guerra y lo lamentamos, y ahora quiere acusar a Venezuela de ser el causante de una guerra que tiene 70 años en Colombia”, expresó durante el acto de conmemoración IX aniversario de la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela.

Para Maduro, el objetivo de los ejercicios militares en el país, que calificó como “soberanía y paz”, es poner “a tono” durante 18 días el sistema de armas del Ejército venezolano en las zonas limítrofes de los estados Zulia, Táchira y Amazonas.

blank
Foto: EFE

Resulta curioso que la orden de Maduro se la dio directamente al comandante del Ceofanb, Remigio Ceballos, bajo la excusa de que se conmemoran los 14 años de ese componente militar, y no al ministro de Defensa, Vladimir Padrino López.

Emilio Figueredo, abogado especialista en temas migratorios, escribió en su cuenta en la red social Twitter que Maduro actúa “como un provocador atizando el fuego con Colombia con sus ejercicios militares en la frontera, aparentemente según se comenta, sin Padrino”. Concluyó de esto que quizá serán ahora los milicianos los “defensores de la revolución”.

A pesar de la severa crisis que vive Venezuela y que obliga a millones de personas a emigrar, Nicolás Maduro sigue con la retórica de supuestas agresiones extranjeras para “derrocarlo” del poder.

Noticias relacionadas